Las 3 razones más comunes para la pérdida de cabello en las mujeres

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
detener la caída del cabello en las mujeres

haarausfall bei Frauen stoppen

Las 3 razones más comunes para
y lo que puedes hacer para detener la caída del cabello

La pér­di­da de cabe­llo ya no es un pro­ble­ma que sólo afec­ta a los hom­bres. Cada vez más muje­res en todo el mun­do sufren de pér­di­da de cabe­llo. Mientras que en los Estados Unidos más de 30 millo­nes de muje­res se ven afec­ta­das, en Alemania la cifra ya ron­da los 4 millo­nes. Y la ten­den­cia va en aumen­to. A nivel mun­dial, has­ta un 40% de todas las muje­res has­ta los 50 años de edad se ven afec­ta­das por la pér­di­da de cabe­llo o la pér­di­da de volu­men del cabe­llo, aún más des­pués de la meno­pau­sia. Así que no están solos con este pro­ble­ma.

Pero el lla­ma­do patrón de cal­vi­cie feme­ni­na no está tan acep­ta­do social­men­te como la pér­di­da de cabe­llo en los hom­bres, por lo que las muje­res sufri­mos espe­cial­men­te cuan­do de repen­te se des­pren­den mecho­nes ente­ros de cabe­llo del cue­ro cabe­llu­do cuan­do nos cepi­lla­mos el cabe­llo por la maña­na.

Cabellos grue­sos, bri­llan­tes y lle­nos — cada día nos enfren­ta­mos a este ideal de belle­za, de modo que las exten­sio­nes, pelu­cas, teji­dos, así como innu­me­ra­bles pro­duc­tos para el cre­ci­mien­to del cabe­llo y pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo están en auge para acer­car­nos a este ideal.

Pero, ¿cuá­les son exac­ta­men­te las razo­nes de la pér­di­da de cabe­llo en las muje­res y cómo se pue­de dete­ner?
Causa 1 — Pérdida de cabe­llo cau­sa­da gené­ti­ca­men­te:
La lla­ma­da alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca es la for­ma más común de pér­di­da de cabe­llo con­gé­ni­ta y afec­ta a más de la mitad de todos los hom­bres y a casi el mis­mo núme­ro de muje­res. La raíz del cabe­llo reac­cio­na hiper­sen­si­ble­men­te a las hor­mo­nas sexua­les mas­cu­li­nas, los andró­ge­nos, que tie­nen la con­se­cuen­cia de que el ciclo del cabe­llo se alte­ra y en el peor de los casos esto pue­de lle­var a la cal­vi­cie com­ple­ta.

La cal­vi­cie de patrón feme­nino, a dife­ren­cia de los hom­bres, gene­ral­men­te comien­za con un adel­ga­za­mien­to de la coro­na y lue­go se extien­de por toda el área de la cabe­za. Anteriormente, el cabe­llo fuer­te se vuel­ve más del­ga­do con cada ciclo capi­lar y el cue­ro cabe­llu­do bri­lla más y más has­ta com­ple­tar la cal­vi­cie. Si usted ya tie­ne fami­lia­res que sufren de alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca, es muy pro­ba­ble que se vea afec­ta­do.

Si su tipo de pér­di­da de cabe­llo se debe o no a fac­to­res gené­ti­cos se pue­de ver fácil­men­te en la pro­gre­sión del patrón des­cri­ta en la esca­la de Norwood. Si este tipo de pér­di­da de cabe­llo per­ma­ne­ce sin tra­tar, es pro­ba­ble que su cabe­llo se vuel­va más del­ga­do a medi­da que enve­je­ce.

Causa 2 — Estrés:
{%ALT_TEXT%}
El estrés pue­de lle­var a la pér­di­da del cabe­llo
La pér­di­da de cabe­llo rela­cio­na­da con el estrés es más común de lo que usted se ima­gi­na. Las muje­res somos cria­tu­ras sen­si­bles y tan­to el estrés pro­fe­sio­nal como el pri­va­do afec­tan rápi­da­men­te nues­tro bien­es­tar gene­ral. La bue­na noti­cia es que este tipo de pér­di­da de cabe­llo es rever­si­ble y a menu­do pue­de regu­lar­se por sí sola tan pron­to como el estrés dis­mi­nu­ye.

Se vuel­ve difí­cil cuan­do el estrés está per­ma­nen­te­men­te pre­sen­te y la pér­di­da de cabe­llo ya avan­za­da lle­va a un estrés men­tal aún mayor. Una vez que el cabe­llo se ha caí­do y las áreas cal­vas se han desa­rro­lla­do, esto a menu­do lle­va a un estrés emo­cio­nal aún mayor. Ya no nos sen­ti­mos cómo­dos en nues­tra piel. La pér­di­da de cabe­llo cir­cu­lar en par­ti­cu­lar pue­de tener un efec­to nega­ti­vo dura­de­ro en nues­tra con­fian­za en noso­tros mis­mos.

El estrés per­sis­ten­te, por otro lado, pue­de tener como con­se­cuen­cia que la raíz del cabe­llo ya no esté sufi­cien­te­men­te nutri­da. Un círcu­lo vicio­so. El cabe­llo se cae. Las fases de cre­ci­mien­to del cabe­llo son per­tur­ba­das, por lo que pue­den pasar de 6 a 9 meses has­ta que las raí­ces del cabe­llo se hayan recu­pe­ra­do y comien­ce el cre­ci­mien­to de nue­vo cabe­llo, inclu­so si los fac­to­res de estrés se han eli­mi­na­do con éxi­to.

Causa 3 — Nutrición:
La des­nu­tri­ción uni­la­te­ral y un esti­lo de vida gene­ral­men­te poco salu­da­ble tie­nen un efec­to nega­ti­vo en el cre­ci­mien­to del cabe­llo, al igual que las die­tas estric­tas o las curas de ayuno. Si hay una fal­ta agu­da de nutrien­tes en el cuer­po, los folícu­los pilo­sos ya no están sufi­cien­te­men­te abas­te­ci­dos y el cabe­llo se cae. La fal­ta de hie­rro, zinc, oli­go­ele­men­tos, ami­noá­ci­dos, vita­mi­na B, bio­ti­na y vita­mi­na C, por ejem­plo, sue­le mani­fes­tar­se en for­ma de pér­di­da difu­sa del cabe­llo en lugar de cal­vi­cie exten­sa.

El ciclo del cabe­llo se ve per­tur­ba­do por la fal­ta de nutrien­tes y el nue­vo cre­ci­mien­to se redu­ce o se detie­ne, lo que pro­vo­ca el adel­ga­za­mien­to del cabe­llo. El cabe­llo que se ha caí­do ya no vuel­ve a cre­cer. Si se eli­mi­na la defi­cien­cia de mine­ra­les, el cabe­llo nor­mal­men­te vuel­ve a cre­cer, pero esto pue­de lle­var mucho tiem­po y en algu­nos casos, sin ayu­da exter­na, el esplen­dor ante­rior del cabe­llo nun­ca será res­tau­ra­do.

La defi­cien­cia de hie­rro es tam­bién una de las prin­ci­pa­les razo­nes por las que las muje­res emba­ra­za­das a menu­do sufren de pér­di­da de cabe­llo. Tanto duran­te el emba­ra­zo como duran­te la lac­tan­cia, las muje­res tene­mos una mayor nece­si­dad de hie­rro por­que nues­tro bebé en cre­ci­mien­to tam­bién quie­re que lo cui­den. Una defi­cien­cia de hie­rro se mani­fies­ta, entre otras cosas, por un color de cara páli­do, fati­ga per­sis­ten­te y baja elas­ti­ci­dad. Los estu­dios han demos­tra­do que has­ta un 60% de las muje­res con pér­di­da difu­sa de cabe­llo tie­nen una defi­cien­cia sig­ni­fi­ca­ti­va de hie­rro.

Pérdida de cabe­llo — ¿Qué hacer?
El pri­mer paso es deter­mi­nar la razón de la pér­di­da de cabe­llo. Si su cabe­llo se vuel­ve más del­ga­do y cla­ro des­de el vér­ti­ce, es posi­ble que esté sufrien­do de alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca. En este caso, los folícu­los pilo­sos son hiper­sen­si­bles a la hor­mo­na dihi­dro­tes­tos­te­ro­na (DHT) y la úni­ca for­ma de pre­ve­nir­lo es redu­cir la influen­cia de esta hor­mo­na.

La pér­di­da cir­cu­lar del cabe­llo, que a menu­do es repen­ti­na e impre­vis­ta, sue­le estar rela­cio­na­da con el estrés. Debido a que este tipo de pér­di­da de cabe­llo a menu­do resul­ta en gran­des áreas cal­vas que no son fáci­les de ocul­tar, una solu­ción rápi­da es abso­lu­ta­men­te desea­ble. La eli­mi­na­ción de los fac­to­res de estrés es sin duda la solu­ción más cer­ca­na, pero todos sabe­mos que esto no siem­pre es posi­ble. Por lo tan­to, es impor­tan­te pro­por­cio­nar a las raí­ces del cabe­llo los nutrien­tes lo antes posi­ble para que pue­dan sopor­tar la influen­cia del estrés físi­co y emo­cio­nal y se man­ten­ga el ciclo capi­lar.

En el caso de la caí­da difu­sa del cabe­llo, a menu­do cau­sa­da por des­nu­tri­ción per­ma­nen­te o tem­po­ral, tam­bién es impor­tan­te cui­dar el cabe­llo de for­ma ade­cua­da. De esta mane­ra su cabe­llo no se verá afec­ta­do, a pesar de las defi­cien­cias en la nutri­ción.

Factor Activador de Cabello
3 razo­nes para la caí­da del cabe­llo — 1 solu­ción
Cada cabe­llo pasa por 3 fases de cre­ci­mien­to cícli­co, anáge­na, catá­ge­na y teló­ge­na, cada una de las cua­les dura de tres a cin­co años. Si hay una fal­ta de nutrien­tes o si la hor­mo­na mas­cu­li­na dihi­dro­tes­tos­te­ro­na influ­ye nega­ti­va­men­te en este ciclo de cre­ci­mien­to, las fases indi­vi­dua­les pue­den acor­tar­se o inclu­so dete­ner­se por com­ple­to. Se tra­ta de un adel­ga­za­mien­to del cabe­llo o pér­di­da de cabe­llo.

Un nue­vo prin­ci­pio acti­vo de pro­duc­ción natu­ral lla­ma­do MKMS24 ase­gu­ra que la fase anáge­na, la pri­me­ra y más lar­ga del ciclo capi­lar, se pro­lon­gue y que no se pro­duz­ca una pér­di­da pre­ma­tu­ra. Al mis­mo tiem­po, este ingre­dien­te acti­vo acor­ta la fase teló­ge­na, la fase en la que el tallo del cabe­llo se disuel­ve y cae, de modo que el cabe­llo nue­vo pue­de vol­ver a cre­cer rápi­da­men­te. Para que el cabe­llo crez­ca de for­ma ópti­ma y no se debi­li­te más, la fór­mu­la de Factor Hair pro­por­cio­na al cabe­llo todos los nutrien­tes que nece­si­ta para rege­ne­rar­se com­ple­ta­men­te.

El uso regu­lar pue­de redu­cir e inclu­so rever­tir la pér­di­da de cabe­llo en la mujer, espe­cial­men­te los efec­tos de la alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca. Factor Hair Activator no sólo detie­ne efi­caz­men­te la pér­di­da de cabe­llo, sino que tam­bién ayu­da a esti­mu­lar el cre­ci­mien­to de cabe­llo nue­vo.

Sin hor­mo­nas, natu­ral y 100% libre de efec­tos secun­da­rios
Muchos reme­dios para la pér­di­da de cabe­llo se basan en hor­mo­nas arti­fi­cia­les, que se aso­cian con nume­ro­sos efec­tos secun­da­rios. La molé­cu­la MKMS24, por otro lado, es una

de tomi­llo, len­te­jas y bam­bú. Es 100% natu­ral, clí­ni­ca­men­te pro­ba­do y no tie­ne efec­tos secun­da­rios.

Factor Hair Activator ha demos­tra­do que redu­ce la pér­di­da de cabe­llo en más de un 90% y esti­mu­la el cre­ci­mien­to de cabe­llo nue­vo en un 93%.

Obtenga más información y deténgase
hoy!

Hinterlassen Sie einen Kommentar

Tragen Sie sich in unseren Newsletter ein.