El ingrediente activo

MKMS24

Reduce la caí­da del cabe­llo en más de un 90%! Aumente tam­bién el cre­ci­mien­to del nue­vo cabe­llo en un 93% gra­cias al exclu­si­vo com­ple­jo de ingre­dien­tes acti­vos MKMS24.

MKMS24 — EL INGREDIENTE MÁS IMPORTANTE EN LA FÓRMULA DE FACTOR CABELLO

Gracias a las últi­mas tec­no­lo­gías de los cam­pos de la tec­no­lo­gía médi­ca y la bio­quí­mi­ca, este ingre­dien­te acti­vo úni­co pudo deri­var­se para desa­rro­llar la fór­mu­la espe­cial de Factor Hair, una fór­mu­la que cum­ple lo que pro­me­te.

La molé­cu­la MKMS24 se obtie­ne a par­tir de len­te­jas, tomi­llo y bam­bú, por lo que es 100% natu­ral. El ingre­dien­te acti­vo MKMS24 esti­mu­la el cre­ci­mien­to del cabe­llo direc­ta­men­te en la raíz e inhi­be la enzi­ma 5α reduc­ta­se II, que se for­ma a par­tir de la tes­tos­te­ro­na DHT. La DHT cau­sa una de las for­mas más comu­nes de pér­di­da de cabe­llo, la alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca.

El cabe­llo pasa por 3 fases cícli­cas de cre­ci­mien­to, cada una de las cua­les dura de tres a cin­co años. Por supues­to, no todos los cabe­llos pasan por este ciclo al mis­mo tiem­po, pero cada uno de ellos pasa por este ciclo con un retra­so de tiem­po a los otros cabe­llos. Este ciclo tri­fá­si­co se repi­te una y otra vez. La fre­cuen­cia con la que esto suce­de está gené­ti­ca­men­te pre­de­ter­mi­na­da, al igual que la lon­gi­tud de nues­tro cabe­llo. Se tra­ta de un pro­ce­so natu­ral y no de un moti­vo de preo­cu­pa­ción. La pér­di­da de 100–200 pelos al día es nor­mal y no es visi­ble a sim­ple vis­ta.

Si el ciclo natu­ral se acor­ta por la defi­cien­cia de nutrien­tes o la influen­cia de la hor­mo­na dihi­dro­tes­tos­te­ro­na (DHT), pue­de lle­var a un aumen­to de la pér­di­da com­ple­ta del cabe­llo. La pér­di­da de cabe­llo a menu­do comien­za de mane­ra insi­dio­sa. Al prin­ci­pio, el cabe­llo se vuel­ve más y más fino. Una señal de que el cabe­llo ya no reci­be un sumi­nis­tro ópti­mo de nutrien­tes. La pér­di­da de cabe­llo, con man­chas cla­ras y cal­vas, sólo se nota cuan­do ya está más avan­za­da.

Gracias a MKMS24, este pro­ce­so no sólo pue­de ralen­ti­zar­se, sino inclu­so inver­tir­se.

1

ASÍ ES COMO FUNCIONA MKMS24

El ciclo del cabe­llo se divi­de en 3 fases: Anágena, catá­ge­na y teló­ge­na.

La fase anáge­na: En la pri­me­ra y más lar­ga, el cabe­llo se alar­ga dia­ria­men­te duran­te 3–5 años.

La fase catá­ge­na: En esta fase, el folícu­lo pilo­so se enco­ge y se sepa­ra del sumi­nis­tro de san­gre en el cue­ro cabe­llu­do y entra en una espe­cie de esta­do de repo­so. Esta fase dura sólo unas pocas sema­nas.

La fase telo­gé­ni­ca: Cuando el folícu­lo pilo­so entra en esta fase final del cre­ci­mien­to del vello, el folícu­lo pilo­so acti­va el tallo pilo­so y el vello se cae.

Un folícu­lo sano se rege­ne­ra natu­ral­men­te y se une a la cone­xión san­guí­nea del cue­ro cabe­llu­do para for­mar un nue­vo tallo capi­lar. Si el sumi­nis­tro de nutrien­tes no es ópti­mo o la dihi­dro­tes­tos­te­ro­na (DHT) impi­de la reim­plan­ta­ción, el cabe­llo se adel­ga­za y no se rege­ne­ra como de cos­tum­bre.

MKMS24 ase­gu­ra así que la fase anáge­na, la pri­me­ra y más lar­ga fase de cre­ci­mien­to del ciclo capi­lar, se alar­gue y se acor­te la fase teló­ge­na, la fase en la que el tallo capi­lar se disuel­ve y cae. Factor Hair Activator tam­bién pro­por­cio­na a tu cabe­llo todos los nutrien­tes que nece­si­ta para rege­ne­rar­se com­ple­ta­men­te.

Gracias a su fór­mu­la úni­ca, Factor Hair Activator pue­de dete­ner la caí­da del cabe­llo y devol­ver­le su fuer­za y volu­men ori­gi­na­les.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN — Efecto positivo sobre los genes

En un estu­dio clí­ni­co, se inves­ti­gó el efec­to de cua­tro extrac­tos de plan­tas dife­ren­tes sobre la expre­sión géni­ca en los folícu­los pilo­sos. En este estu­dio MKMS24 fue pro­ce­sa­do en un pro­duc­to neu­tro, que se apli­có al cue­ro cabe­llu­do de los volun­ta­rios duran­te 3 sema­nas por la maña­na y por la noche. Antes y des­pués del tra­ta­mien­to se toma­ron y ana­li­za­ron más de una doce­na de folícu­los, entre ellos 30 genes que son espe­cial­men­te impor­tan­tes para la fisio­lo­gía del cabe­llo.

Los resul­ta­dos mos­tra­ron un cam­bio posi­ti­vo en la expre­sión géni­ca del fac­tor de cre­ci­mien­to de los fibro­blas­tos 7 (FGF7) y del nog­gin, así como de los genes impli­ca­dos en la pig­men­ta­ción del cabe­llo. Ambos genes fue­ron fuer­te­men­te acti­va­dos por MKMS24.

El FGF7 y las pro­teí­nas nog­gin son com­pues­tos de seña­li­za­ción que son impor­tan­tes para la induc­ción de una nue­va fase de cre­ci­mien­to del cabe­llo. Mientras que Noggin inhi­be la acti­vi­dad de la pro­teí­na mor­fo­ge­né­ti­ca ósea 4 (BMP4), que desem­pe­ña un papel supre­sor en la tran­si­ción de la fase teló­ge­na a la fase anáge­na, FGF7 ayu­da a ins­truir a las célu­las del núcleo del cabe­llo para que pro­li­fe­ren e ini­cien un nue­vo ciclo capi­lar.

La expre­sión de FGF7 se incre­men­tó en un 62% y de Noggin en un 89% des­pués de tres sema­nas de tra­ta­mien­to. El FGF7 fue esti­mu­la­do en 8 y Noggin en 13 de un total de 15 suje­tos, lo que tuvo un efec­to posi­ti­vo en el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN — Efecto posi­ti­vo sobre el cre­ci­mien­to del cabe­llo

En otro estu­dio, el 7% del extrac­to de MKMS24 se pro­ce­só en un pro­duc­to neu­tro y se pro­bó en un total de 17 suje­tos, 7 muje­res y 10 hom­bres. El pro­duc­to de prue­ba se apli­có dos veces al día en una zona defi­ni­da del cue­ro cabe­llu­do duran­te un perío­do de 20 sema­nas. Mediante un foto­trio­gra­ma, las zonas tra­ta­das del cue­ro cabe­llu­do fue­ron foto­gra­fia­das de cer­ca antes y des­pués de la fase de prue­ba. Luego fue­ron eva­lua­dos con un soft­wa­re espe­cial para ana­li­zar el cre­ci­mien­to del cabe­llo y el núme­ro de folícu­los pilo­sos.

Dos días des­pués, el área afei­ta­da fue foto­gra­fia­da nue­va­men­te para veri­fi­car la can­ti­dad de folícu­los pilo­sos en la fase de cre­ci­mien­to (cabe­llo anágeno).

Las zonas del cue­ro cabe­llu­do tra­ta­das con extrac­to de MKMS24 mos­tra­ron una mayor den­si­dad de cabe­llo anágeno (+21,7) y una menor den­si­dad de cabe­llo teló­geno (-36,3). Al prin­ci­pio del tra­ta­mien­to de 20 sema­nas se obser­vó un lige­ro aumen­to de la pér­di­da de cabe­llo con unos 22 pelos teló­ge­nos en los volun­ta­rios. Al final del estu­dio, sólo se encon­tra­ron unos 12 pelos teló­ge­nos en la mis­ma zona.