Pérdida de cabello (alopecia): tipos, causas y tratamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El cabe­llo exu­be­ran­te es un sím­bo­lo de salud, feli­ci­dad y éxi­to en nues­tra socie­dad. Por lo tan­to, la pér­di­da de cabe­llo se com­ba­te por todos los medios. Desafortunadamente, la pér­di­da de cabe­llo es un pro­ble­ma muy com­ple­jo para el que no se pue­de encon­trar una cau­sa ni un tra­ta­mien­to efi­caz de inme­dia­to.

La piel y el cabe­llo a veces se cono­cen como “espe­jos de nues­tro cuer­po”. La pér­di­da de cabe­llo pue­de ser el resul­ta­do de una enfer­me­dad físi­ca o men­tal, y por el con­tra­rio, los pro­ble­mas con el cre­ci­mien­to del cabe­llo o el cabe­llo pue­den con­du­cir a pro­ble­mas gra­ves de salud men­tal e inclu­so depre­sión. Por lo tan­to, no es de extra­ñar que se tra­ta de una de las zonas más popu­la­res don­de están acti­vos todo tipo de sables cuá­que­ros y para los que se reco­mien­dan los reme­dios más fan­tás­ti­cos. En el mejor de los casos, estas dro­gas mila­gro­sas no tie­nen nin­gún efec­to, a veces hacien­do más daño que bien.

Hay muchas cau­sas posi­bles de pér­di­da de cabe­llo (o alo­pe­cia) y tam­bién varios tipos de pér­di­da de cabe­llo. Determinar la cau­sa exac­ta es un pri­mer paso en el tra­ta­mien­to.

¿Cómo crece el cabello?

El cabe­llo está hecho de célu­las de la piel en los folícu­los pilo­sos o folícu­los pilo­sos. El núme­ro de folícu­los pilo­sos en el cue­ro cabe­llu­do varía en 100.000. El núme­ro de folícu­los pilo­sos está deter­mi­na­do gené­ti­ca­men­te. El cabe­llo rubio, por ejem­plo, tie­ne más folícu­los pilo­sos que el pelo oscu­ro y peli­rro­jo.

Con la edad, el núme­ro de folícu­los pilo­sos dis­mi­nu­ye lige­ra­men­te, y por lo tan­to auto­má­ti­ca­men­te el núme­ro de pelos.

El cre­ci­mien­to del cabe­llo es un pro­ce­so cícli­co con fases de cre­ci­mien­to (“fase ana­gé­ni­ca”), tran­si­ción (“fase cata­gé­ni­ca”) y degra­da­ción (“fase de telo­geno”). La fase de cre­ci­mien­to del cabe­llo del crá­neo toma alre­de­dor de 3 años. Al final de este perío­do, la divi­sión celu­lar se detie­ne y el cabe­llo se vuel­ve más del­ga­do y del­ga­do. Durante la fase de tran­si­ción, el cabe­llo se aflo­ja gra­dual­men­te fue­ra del folícu­lo pilo­so y se cae duran­te la fase de degra­da­ción. Esta fase de cons­truc­ción tar­da unos 3 meses. A dife­ren­cia de algu­nos ani­ma­les, don­de el cabe­llo es masi­vo des­pués del invierno, el ciclo del cabe­llo en los seres huma­nos es mucho más regu­lar. Aunque hay una cier­ta influen­cia esta­cio­nal con un pico de pér­di­da de cabe­llo alre­de­dor de agos­to-sep­tiem­bre.

En los seres huma­nos, 60 a 90% del cabe­llo está siem­pre en la fase de cre­ci­mien­to y 10 a 20% en el res­to o fase de degra­da­ción. Suponiendo que 10.000 pelos están en una cabe­za y que un cabe­llo se que­da duran­te 100 días (3 meses), enton­ces un pro­me­dio de 100 pelos salen natu­ral­men­te en un día.

La velo­ci­dad a la que cre­ce el cabe­llo varía de per­so­na a per­so­na, pero en pro­me­dio el cabe­llo se hin­cha por día en 0,5 mm más lar­go. El cabe­llo de las muje­res cre­ce lige­ra­men­te más rápi­do que el de los hom­bres, y la “edad máxi­ma” es entre 50 y 70 años.

Medir la pérdida de cabello

Si tie­ne la impre­sión de que está per­dien­do dema­sia­dos cabe­llos, se pue­den rea­li­zar exá­me­nes de segui­mien­to:

- Durante 24 horas, 4 días des­pués del lava­do (o si se lava el cabe­llo más a menu­do, 24 horas antes del siguien­te lava­do) reco­ger y con­tar la pér­di­da de cabe­llo;
— la prue­ba de trac­ción: Tire con cui­da­do de un haz de pelo de unos 100 pelos. Si se des­car­gan más de 20 pelos, se requie­ren exá­me­nes adi­cio­na­les;
— el esta­do del tri­cho­gra­ma o raíz del cabe­llo: En este méto­do, alre­de­dor de 50 pelos se cor­tan a 1 cm, que lue­go se tiran con un tirón rápi­do hacia el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Las raí­ces del cabe­llo se exa­mi­nan bajo el micros­co­pio, que pro­por­cio­na infor­ma­ción obje­ti­va sobre las fases de cre­ci­mien­to y las for­mas anor­ma­les de las raí­ces del cabe­llo.

Alopecia androgenética

La for­ma más común de pér­di­da de cabe­llo es la alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca, que se pro­du­ce bajo la influen­cia de andró­ge­nos, las hor­mo­nas mas­cu­li­nas. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo ocu­rre tan­to en hom­bres como en muje­res, aun­que en menor medi­da.

Es la pér­di­da de cabe­llo típi­ca que ocu­rre a par­tir de cier­ta edad. En los hom­bres, por lo gene­ral comien­za con un cam­bio de la línea del cabe­llo en las sie­nes, más tar­de tam­bién en la fren­te. Al mis­mo tiem­po, la coro­na pue­de que­dar des­nu­da. La eta­pa final, en la que sólo que­da el pelo en for­ma de herra­du­ra, sólo se alcan­za por 10 a 15% de los hom­bres. En las muje­res, la pér­di­da de cabe­llo es más dis­cre­ta y nun­ca se con­vier­te en una ver­da­de­ra cal­vi­cie.

Esta for­ma de pér­di­da de cabe­llo es here­di­ta­ria. Se cree que hay una pre­dis­po­si­ción gené­ti­ca que hace que la raíz del cabe­llo sea más sen­si­ble a la hor­mo­na mas­cu­li­na en algu­nas per­so­nas, inclu­so en con­cen­tra­cio­nes nor­ma­les, lo que hace que el cabe­llo ter­mi­ne su ciclo capi­lar más rápi­do y por lo tan­to más pelo que fallar de lo que se for­ma.

Esta for­ma de pér­di­da de cabe­llo no se pue­de “curar”, pero hay una serie de méto­dos para dete­ner el desa­rro­llo o inclu­so cau­sar un nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo:

- Una loción para el cabe­llo con 2% de mino­xi­dil, un medi­ca­men­to uti­li­za­do ori­gi­nal­men­te para la pre­sión arte­rial alta, pue­de hacer que el cabe­llo vuel­va a cre­cer. Sin embar­go, el pro­duc­to debe ser uti­li­za­do de por vida, de lo con­tra­rio la pér­di­da de cabe­llo comen­za­rá de nue­vo.
— Estudios recien­tes tam­bién mues­tran que una loción con un ingre­dien­te acti­vo anti­bac­te­riano y anti­fún­gi­co tam­bién pue­de inhi­bir la pér­di­da de cabe­llo y la pica­zón aso­cia­da.
— En las muje­res, en apro­xi­ma­da­men­te el 50% de los casos es posi­ble inhi­bir la pér­di­da de cabe­llo con pre­pa­ra­cio­nes hor­mo­na­les que blo­quean la acción de la hor­mo­na mas­cu­li­na tes­tos­te­ro­na.
— Los méto­dos qui­rúr­gi­cos como el tras­plan­te de cabe­llo y la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do pue­den pro­por­cio­nar resul­ta­dos muy satis­fac­to­rios.

Alopecia areata

La alo­pe­cia area­ta, la for­ma más común de pér­di­da de cabe­llo des­pués de la alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca, se carac­te­ri­za por una o más man­chas redon­das a ova­la­das, com­ple­ta­men­te cal­vas, que están bien defi­ni­das y gene­ral­men­te de tama­ño limi­ta­do. Sin embar­go, estas man­chas pue­den fusio­nar­se y con­ver­tir­se en una cal­vi­cie com­ple­ta.

Las man­chas cal­vas se pro­du­cen prin­ci­pal­men­te en el cue­ro cabe­llu­do, pero tam­bién pue­den afec­tar la zona de la bar­ba, las cejas, las pes­ta­ñas o el pubis. La dura­ción de esta enfer­me­dad varía entre 4 y 10 meses. El pro­ce­so de cura­ción comien­za con el cre­ci­mien­to de peque­ños pelos espon­jo­sos blan­cos, que gra­dual­men­te se deco­lo­ran.

La cau­sa de esto aún no ha sido acla­ra­da, pero aquí tam­bién podría haber un fac­tor here­di­ta­rio. También se sos­pe­cha que cier­tas enfer­me­da­des auto­in­mu­nes (es decir, enfer­me­da­des, cau­sa­das por la pro­duc­ción de anti­cuer­pos con­tra par­tes del pro­pio cuer­po, en este caso con­tra las raí­ces del cabe­llo), una pre­dis­po­si­ción here­di­ta­ria al desa­rro­llo de una aler­gia, pro­ble­mas de tiroi­des, algu­nas infec­cio­nes de la boca, nariz, gar­gan­ta y oídos (por ejem­plo, iti­ne­ra­rio sinu­sal, cavi­dad den­tal y oral, etc.) y fac­to­res psi­co­ló­gi­cos (como el estrés) pue­den desem­pe­ñar un papel.

Dado que la cau­sa y el cur­so de este tipo de pér­di­da de cabe­llo no se cono­ce, tam­po­co hay tra­ta­mien­to cau­sal. Las opcio­nes tera­péu­ti­cas inclu­yen el uso gene­ral o local de cor­ti­coes­te­roi­des o tera­pia PUVA, que es un tra­ta­mien­to con rayos UVA de luz que pue­de cau­sar tem­po­ral­men­te el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Debido a la sos­pe­cha de un mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma inmu­ni­ta­rio, ya se ha uti­li­za­do una sus­tan­cia, lo que des­en­ca­de­na una aler­gia de con­tac­to a las man­chas cal­vas. La res­pues­ta inmu­ne diri­gi­da con­tra este alér­geno de con­tac­to enton­ces supri­me la reac­ción diri­gi­da con­tra la raíz del cabe­llo, para que el cabe­llo pue­da vol­ver a cre­cer.

Pérdida difusa del cabello

Esta for­ma de pér­di­da de cabe­llo se pro­pa­ga por todo el cue­ro cabe­llu­do y rara vez con­du­ce a la cal­vi­cie com­ple­ta.

La for­ma más común es telo­genhair o telo­ge­neff­vium, que ter­mi­na el ciclo capi­lar pre­ma­tu­ra­men­te y alcan­za la fase teló­ge­na o de degra­da­ción más rápi­do. Esta for­ma de pér­di­da de cabe­llo pue­de ser una con­se­cuen­cia del estrés físi­co o psi­co­ló­gi­co, como fie­bre alta, infec­cio­nes, ane­mia, ciru­gía, un acci­den­te, pro­ble­mas emo­cio­na­les, una die­ta estric­ta, abu­so de alcohol y así suce­si­va­men­te. Algunos medi­ca­men­tos (por ejem­plo, algu­nos anti­coa­gu­lan­tes y medi­ca­men­tos anti­hi­per­ten­si­vos) tam­bién pue­den des­en­ca­de­nar dicha pér­di­da de cabe­llo.

Normalmente, la pér­di­da de cabe­llo ocu­rre apro­xi­ma­da­men­te 3 meses des­pués del fac­tor des­en­ca­de­nan­te.

La pér­di­da de cabe­llo, que a menu­do ocu­rre unos tres meses des­pués del par­to, tam­bién es una for­ma de eflu­vio teló­geno. La pro­por­ción de cabe­llo anaeo (pelo en la fase de cre­ci­mien­to) es del 95% duran­te el emba­ra­zo, por lo que la pér­di­da de cabe­llo teló­geno nor­mal se redu­ce en gran medi­da en este momen­to. Después del par­to, estos folícu­los pilo­sos pasan rápi­da­men­te a la fase teló­ge­na bajo la influen­cia de la dis­mi­nu­ción de los nive­les de estró­geno. El resul­ta­do es un aumen­to en la pér­di­da de cabe­llo alre­de­dor de 3 a 4 meses más tar­de.

Con el telo­geno Effluvium, hay poco más que hacer que abor­dar la cau­sa y espe­rar: en los pró­xi­mos 6 a 12 meses, el cabe­llo cre­ce­rá espon­tá­nea­men­te. Si es nece­sa­rio, suple­men­tos de cis­ti­na y metio­ni­na, los blo­ques de cons­truc­ción de nues­tro cabe­llo, se pue­den admi­nis­trar duran­te unos meses.

Lo mis­mo se apli­ca a la pér­di­da de cabe­llo en pacien­tes con cán­cer tra­ta­dos con qui­mio­te­ra­pia. Aquí, sin embar­go, las raí­ces del cabe­llo están tan gra­ve­men­te daña­das que el cabe­llo toda­vía falla en la fase de cre­ci­mien­to y la pér­di­da de cabe­llo pue­de ocu­rrir den­tro de la sema­na des­pués del ini­cio de la tera­pia. Esta for­ma de pér­di­da de cabe­llo tam­bién se recu­pe­ra por sí mis­ma des­pués de la inte­rrup­ción del tra­ta­mien­to.

Cicatrización

Este tipo de pér­di­da de cabe­llo, alo­pe­cia de cica­tri­ces, es una con­se­cuen­cia de la cica­tri­za­ción de la piel del crá­neo, que cau­sa la pér­di­da per­ma­nen­te de una serie de folícu­los pilo­sos. Esto pue­de estar pre­sen­te des­de el naci­mien­to o pue­de ocu­rrir más ade­lan­te en la vida debi­do a que­ma­du­ras, acci­den­tes o infec­ción. También pue­de ser la eta­pa final de una infec­ción fún­gi­ca. Para deter­mi­nar esto, se requie­re un examen espe­cia­li­za­do para eli­mi­nar un peque­ño peda­zo de piel.
La recu­pe­ra­ción no es posi­ble, pero en el caso de una infec­ción fún­gi­ca, por ejem­plo, se pue­de pre­ve­nir otra catás­tro­fe.

Alopecia traumática

La alo­pe­cia trau­má­ti­ca es cau­sa­da por el esti­ra­mien­to del cabe­llo. Un ejem­plo típi­co es la pér­di­da de cabe­llo en las muje­res, que a menu­do hacen una cola de caba­llo. Esto a veces con­du­ce a una dilu­ción del cabe­llo a nivel de la fren­te.

Otro ejem­plo típi­co es la lla­ma­da manía tri­cho­till, la manía de jugar cons­tan­te­men­te con arbus­tos de pelo. Esto pue­de con­du­cir a exten­sas man­chas cal­vas.

Una recu­pe­ra­ción com­ple­ta es posi­ble si el cabe­llo se deja solo.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter.

Por favor, lea antes de enviar
He leído y entendido la política de privacidad. Acepto que mis datos y datos se recopilarán y almacenarán electrónicamente para responder a mi consulta. Tenga en cuenta: Puede revocar su consentimiento en cualquier momento para el futuro enviando un correo electrónico a info@factorhair.de .

Factor Hair

No sueñes con un cabello hermoso y saludable. Con Factor Hair Activator puedes abordar el problema en la raíz y activar el nuevo crecimiento del cabello con una tasa de éxito de más del 93%.

Aproveche nuestra fórmula única, cuyo eficacia ha sido probada por estudios clínicos. Consigue un cabello más grueso, saludable y fuerte de lo que jamás creíste posible.

Factorhair 2019 © todos los derechos reservados.

Initiative: Fairness im Handel

Miembro de la iniciativa "Equidad en el Comercio".
Información sobre la iniciativa: https://www.fairness-im-handel.de

Programa de afiliados Webmaster para productos de belleza exclusivos