Pérdida de cabello

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ein Hoffnungsschimmer für die Opfer von Haarausfall

Inhaltsverzeichnis

Un rayo de esperanza para las víctimas de la caída del cabello

Un artícu­lo en el sitio web de Bloomberg des­cri­be la inves­ti­ga­ción de Merck & Co (MRK) y Actelion Ltd. sobre una pro­teí­na espe­cí­fi­ca que se cree que cau­sa cal­vi­cie en los hom­bres. La pro­teí­na que se encuen­tra en el cue­ro cabe­llu­do se prue­ba para ver si cier­tos medi­ca­men­tos pue­den con­tro­lar­la efi­caz­men­te.

La pro­teí­na, la pros­ta­glan­di­na D2 o PGD2, se encon­tró en can­ti­da­des exce­si­vas en áreas cal­vas del cue­ro cabe­llu­do. El tra­ta­mien­to de Merck se cen­tra en los enjua­gues facia­les y acte­lión en las pre­pa­ra­cio­nes para aler­gias. En ambos tra­ta­mien­tos, los estu­dios se encuen­tran en las últi­mas eta­pas; se ocu­pan del blo­queo de la pro­teí­na.

En la actua­li­dad, casi 8 de cada 10 hom­bres de 60 años mues­tran algu­nos sig­nos de cal­vi­cie; las esta­dís­ti­cas se refie­ren a los hom­bres de piel cla­ra. El medi­ca­men­to Propecia de Merck y Johnson & Johnson Rogaine ralen­ti­za la pér­di­da de cabe­llo y en algu­nos casos pro­mue­ve el bajo cre­ci­mien­to. Se cree que los hom­bres con pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo serán capa­ces de expe­ri­men­tar el cre­ci­mien­to del cabe­llo cuan­do se eli­mi­na la pro­teí­na pros­ta­glan­di­na. Lo que no es segu­ro es si los folícu­los pilo­sos vol­ve­rán a su lon­gi­tud ante­rior y pro­du­ci­rán el pelo lar­go.

Los inves­ti­ga­do­res exa­mi­na­ron todos los genes encon­tra­dos en las mues­tras del cue­ro cabe­llu­do de 5 hom­bres para com­pa­rar las par­tes cal­vas con las par­tes pelu­das. Todas las mues­tras mos­tra­ron altos nive­les de pros­ta­glan­di­na en las mues­tras des­nu­das en com­pa­ra­ción con las mues­tras pelu­das. Mediante el segui­mien­to de estos resul­ta­dos, los inves­ti­ga­do­res encon­tra­ron que 17 hom­bres con pér­di­da de cabe­llo tenían nive­les de PID2 en las áreas cal­vas tres veces más alto que en áreas con cre­ci­mien­to del cabe­llo. En rato­nes, el estu­dio tam­bién mos­tró que los nive­les exce­si­vos de PID2 redu­je­ron los folícu­los.

Estudios ante­rio­res han demos­tra­do que inclu­so en indi­vi­duos cal­vos, las célu­las madre res­pon­sa­bles de la for­ma­ción del cabe­llo per­ma­ne­cen intac­tas. Además, los folícu­los pilo­sos sólo están pre­sen­tes en un tama­ño más peque­ño y pro­du­cen pelos cor­tos y del­ga­dos que ape­nas pasan a tra­vés de la super­fi­cie de la piel con el tiem­po.

Mientras que los últi­mos estu­dios toda­vía se están lle­van­do a cabo, que no se ocu­pan espe­cí­fi­ca­men­te de la pér­di­da de cabe­llo, pero con otras áreas, exis­te una cla­ra posi­bi­li­dad de que los nue­vos hallaz­gos final­men­te abran las puer­tas a una cura para la cal­vi­cie de patrón mas­cu­lino.

En un estu­dio com­ple­ta­men­te inde­pen­dien­te de la Escuela perel­man de Medicina de la Universidad de Pensilvania, los inves­ti­ga­do­res encon­tra­ron nive­les inusual­men­te altos de pros­ta­glan­di­na, un lípi­do en el cue­ro cabe­llu­do de los hom­bres con cal­vi­cie.

Podemos espe­rar que estos avan­ces anun­cien nue­vos tra­ta­mien­tos para uno de los pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo más comu­nes en los hom­bres.

Todo lo mejor de la raíz de ortiga contra la pérdida de cabello

La raíz de orti­ga tam­bién se lla­ma orti­ga y orti­ga; es una bue­na opción de tra­ta­mien­to her­ba­rio para la pér­di­da de cabe­llo. Pero real­men­te no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca que res­pal­de las afir­ma­cio­nes de que pue­de pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo o pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Sin embar­go, el uso no daña real­men­te a menos que la per­so­na tome medi­ca­men­tos espe­cia­les.

La plan­ta ha exis­ti­do duran­te siglos y se uti­li­za para tra­tar diver­sas enfer­me­da­des. La orti­ga se ori­gi­na en Asia y el nor­te de Europa, pero aho­ra se encuen­tra en dife­ren­tes par­tes del mun­do. La plan­ta de orti­ga tie­ne el pelo del­ga­do en el tallo y las hojas, que pican al tac­to y le dan su nom­bre. La raíz se uti­li­za a menu­do para tra­tar pro­ble­mas de prós­ta­ta.

¿Por qué perdemos el pelo?

Hay nume­ro­sas razo­nes por las que las per­so­nas sufren pér­di­da de cabe­llo. Una de las razo­nes más comu­nes es la dihi­dro­tes­tos­te­ro­na, un ver­da­de­ro rom­pe la len­gua, así que vamos a pegar­nos a DHT. La tes­tos­te­ro­na se con­vier­te en DHT, que lue­go se une a los folícu­los pilo­sos y evi­ta que los nutrien­tes lle­guen a los folícu­los para ali­men­tar­los. El resul­ta­do es una vida útil acor­ta­da de los folícu­los pilo­sos, lo que hace que el cabe­llo cai­ga más rápi­do de lo que nor­mal­men­te debe­ría caer. La DHT tam­bién pue­de hacer que los folícu­los pilo­sos se enco­jan, hacien­do que el cabe­llo sea más del­ga­do y fino, hacién­do­lo rom­per­se fácil­men­te.

La pér­di­da de cabe­llo tam­bién se atri­bu­ye a otros fac­to­res, como el enve­je­ci­mien­to, la tiroi­des, el estrés, las infec­cio­nes fún­gi­cas, la dia­be­tes, cier­tos medi­ca­men­tos y el emba­ra­zo. Los cam­bios hor­mo­na­les tam­bién pue­den cau­sar pér­di­da de cabe­llo.

¿Cómo ayuda la raíz de ortiga con la pérdida de cabello?

Se supo­ne que la raíz de orti­ga tie­ne las pro­pie­da­des nece­sa­rias para blo­quear y supri­mir la con­ver­sión de tes­tos­te­ro­na en DHT. Bloquear la pro­duc­ción de DHT sig­ni­fi­ca una reduc­ción en la pér­di­da de cabe­llo. No hay estu­dios para demos­trar la efi­ca­cia de esta hier­ba.

La raíz de orti­ga está dis­po­ni­ble en varias for­mas, inclu­yen­do: extrac­to seco, extrac­to líqui­do, raíz seca y tin­tu­ra de raíz. Cada tipo de pre­pa­ra­ción de la raíz de orti­ga debe tomar­se en dosis espe­cí­fi­cas. Hay varios cham­pús a la ven­ta que con­tie­nen la raíz de orti­ga.

Efectos secundarios de la raíz de ortiga

Tomar tra­ta­mien­tos de raíz de orti­ga para la pér­di­da de cabe­llo tie­ne pocos efec­tos secun­da­rios. En raras oca­sio­nes, se pue­de pro­du­cir acu­mu­la­ción de líqui­do o males­tar esto­ma­cal. Las per­so­nas que toman medi­ca­men­tos anti­coa­gu­lan­tes deben con­sul­tar a un médi­co antes de tomar la raíz de orti­ga, ya que pue­de tener pro­pie­da­des anti­coa­gu­lan­tes. Se reco­mien­da a las madres emba­ra­za­das y lac­tan­tes no rea­li­zar tra­ta­mien­tos de raíz de orti­ga sin con­sul­tar a un médi­co.

Tratamientos para la pérdida de cabello por alopecia (pérdida de cabello enferma)

La alo­pe­cia, la pér­di­da pato­ló­gi­ca del cabe­llo, se refie­re a un pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo cau­sa­do por diver­sas cau­sas como la edad, la enfer­me­dad, el esti­lo de vida, la medi­ca­ción y los fac­to­res here­di­ta­rios. Los exper­tos en cabe­llo pue­den eva­luar la cau­sa en fun­ción de la pro­gre­sión de la pér­di­da de cabe­llo y el tiem­po. La pér­di­da repen­ti­na de cabe­llo, por ejem­plo, gene­ral­men­te se atri­bu­ye a una enfer­me­dad, tra­ta­mien­tos médi­cos como qui­mio­te­ra­pia o un cam­bio en la die­ta. La pér­di­da gra­dual del cabe­llo es más un pro­ble­ma here­di­ta­rio y par­te del pro­ce­so nor­mal de enve­je­ci­mien­to. Este tipo de alo­pe­cia es uno de los pro­ble­mas más comu­nes de pér­di­da de cabe­llo y se pue­de obser­var tan­to en hom­bres como en muje­res.

Otros tipos de alopecia son:

  • La pér­di­da de cabe­llo muy repen­ti­na, en la que la per­so­na pier­de el cabe­llo en man­chas, debe ser exa­mi­na­da por un espe­cia­lis­ta en salud. Este podría ser el sín­to­ma de una enfer­me­dad sub­ya­cen­te; pue­de ser una enfer­me­dad auto­in­mu­ne que cau­sa pér­di­da de cabe­llo.
  • Los folícu­los pilo­sos pue­den ser des­trui­dos por enfer­me­da­des de tiroi­des, ane­mia y ano­re­xia. También pue­de ocu­rrir como un efec­to secun­da­rio de cier­tos medi­ca­men­tos, como medi­ca­men­tos uti­li­za­dos para tra­tar pro­ble­mas car­día­cos, pre­sión arte­rial alta y depre­sión.
  • Los patro­nes de pér­di­da de cabe­llo en hom­bres y muje­res son muy dife­ren­tes; En los hom­bres, la pér­di­da de cabe­llo gene­ral­men­te ocu­rre cer­ca de la línea del cabe­llo, en el cue­ro cabe­llu­do o en la par­te pos­te­rior de la cabe­za. En las muje­res, la pér­di­da de cabe­llo ocu­rre prin­ci­pal­men­te en la par­te delan­te­ra y en la par­te supe­rior del cue­ro cabe­llu­do. La pér­di­da de cabe­llo es un gran pro­ble­ma en Estados Unidos, fren­te a un asom­bro­so 80 millo­nes o más de hom­bres y muje­res.

Tratamiento de la alopecia

Después de todas las malas noti­cias, es alen­ta­dor saber que tam­bién hay bue­nas noti­cias. Existen dife­ren­tes tipos de tra­ta­mien­to para la pér­di­da de cabe­llo. Si la pér­di­da de cabe­llo es el sín­to­ma de un pro­ble­ma médi­co, el pro­ble­ma debe abor­dar­se pri­me­ro. Los tra­ta­mien­tos en for­ma de tera­pias de cre­ci­mien­to del cabe­llo y algu­nos tra­ta­mien­tos de ven­ta libre están dis­po­ni­bles para la pér­di­da de cabe­llo here­di­ta­ria. También exis­ten téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas para el tras­plan­te de cabe­llo.

El pri­mer paso hacia un cre­ci­mien­to más salu­da­ble del cabe­llo es la con­sul­ta de un médi­co que pro­ba­ble­men­te rea­li­za­rá algu­nas prue­bas para hacer un diag­nós­ti­co. A veces, el médi­co gene­ral reco­mien­da al pacien­te a un der­ma­tó­lo­go si la pér­di­da de cabe­llo está rela­cio­na­da con un pro­ble­ma de la piel. Sólo des­pués de que se haya deter­mi­na­do la cau­sa, el médi­co le rece­ta­rá un tra­ta­mien­to.

Además de los tra­ta­mien­tos de ven­ta libre, el tras­plan­te de cabe­llo, el lóbu­lo del cue­ro cabe­llu­do, el tra­ta­mien­to con láser y la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do son algu­nos de los tra­ta­mien­tos de alo­pe­cia dis­po­ni­bles.

La alo­pe­cia en sí no cau­sa com­pli­ca­cio­nes; el úni­co pro­ble­ma es en reali­dad la pér­di­da de con­fian­za en sí mis­mo en la apa­rien­cia de la pér­di­da de cabe­llo.

Champúes anti-pérdida de cabello para prevenir la caída del cabello

La gen­te está cons­tan­te­men­te bus­can­do en Internet infor­ma­ción sobre cham­pús para la pér­di­da de cabe­llo. Cualquier per­so­na que algu­na vez ha expe­ri­men­ta­do el tor­men­to psi­co­ló­gi­co de la pér­di­da exce­si­va de cabe­llo sabe lo que sig­ni­fi­ca estar cons­tan­te­men­te en la bús­que­da del cham­pú ade­cua­do para la pér­di­da de cabe­llo; un cham­pú mila­gro­so que detie­ne la pér­di­da de cabe­llo y pro­mue­ve el cre­ci­mien­to del cabe­llo. La pre­gun­ta a la que que­re­mos encon­trar res­pues­tas es: ¿exis­ten real­men­te esos pro­duc­tos, y si es así, cómo fun­cio­nan?

Una cosa que sabe­mos: Los cham­pús son una solu­ción ren­ta­ble para los tra­ta­mien­tos de pér­di­da de cabe­llo más exor­bi­tan­te­men­te caros de hoy en día. El acto de ir a la tien­da y ele­gir un cham­pú que pre­ten­de dete­ner la pér­di­da de cabe­llo impli­ca poco esfuer­zo y dolor — y poco dine­ro.

Hay varios malen­ten­di­dos bajo los cua­les las per­so­nas tra­ba­jan si creen que han ele­gi­do el cham­pú ade­cua­do. Cuando un cham­pú espu­ma bien, algu­nas per­so­nas pien­san que es el mejor por­que les da un cabe­llo real­men­te lim­pio — que no es cier­to. Espuma exce­si­va sig­ni­fi­ca que el cham­pú es dema­sia­do duro para el cabe­llo y pro­mue­ve la pér­di­da de cabe­llo en lugar de la pér­di­da de cabe­llo.

Se deben evi­tar los cham­pús con ten­sioac­ti­vos; es el quí­mi­co que pro­du­ce toda la her­mo­sa espu­ma que no es real­men­te bueno para noso­tros. Trate de encon­trar cham­pús sin este ingre­dien­te. Los mejo­res cham­pús deben pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo, por lo que los ingre­dien­tes deben coin­ci­dir con este pen­sa­mien­to. Saw pal­me­ta es un buen ingre­dien­te para cham­pús — blo­quea la hor­mo­na DHT, que cau­sa la pér­di­da de cabe­llo. ¿Qué hace exac­ta­men­te DHT? Causa una con­trac­ción de los folícu­los pilo­sos, que even­tual­men­te mue­ren, cau­san­do pér­di­da de cabe­llo y final­men­te cal­vi­cie. Nettle Bay es otro ingre­dien­te útil para un cham­pú, y algu­nos acei­tes esen­cia­les tam­bién ayu­dan. La lavan­da, por ejem­plo, ayu­da a esti­mu­lar el nue­vo cre­ci­mien­to.

No hay un solo estu­dio que demues­tra que un cham­pú ha ayu­da­do algu­na vez con­tra la pér­di­da de cabe­llo!

En reali­dad, no hay estu­dios que demues­tren que los cham­pús son efi­ca­ces con­tra la pér­di­da de cabe­llo para pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo. Los cham­pús cier­ta­men­te no ayu­dan en los casos en que la pér­di­da de cabe­llo es here­di­ta­ria o cau­sa­da por cam­bios hor­mo­na­les. Tampoco los cham­pús ayu­dan si un medi­ca­men­to en par­ti­cu­lar des­en­ca­de­na la pér­di­da de cabe­llo. Por lo tan­to, es muy impor­tan­te con­sul­tar a un médi­co para deter­mi­nar la ver­da­de­ra cau­sa del pro­ble­ma y tra­tar la cau­sa, en lugar de tra­tar los sín­to­mas.

Un der­ma­tó­lo­go pue­de ayu­dar con con­se­jos sobre los mejo­res cham­pús que se pue­den uti­li­zar para pre­ve­nir una mayor pér­di­da de cabe­llo.

Consejos ayurvédicos para mantener el cabello lujoso y saludable

Ayurveda o Ayurweda es un arte cura­ti­vo tra­di­cio­nal indio que toda­vía tie­ne muchos usua­rios en la India, Nepal y Sri Lanka. En Asia, espe­cial­men­te en la India, Ayurveda tam­bién se ense­ña cien­tí­fi­ca­men­te como un méto­do de cura­ción y acep­ta­do por la pobla­ción.

¿Por qué algu­nas muje­res dis­fru­tan de un cre­ci­mien­to de cabe­llo lujo­so mien­tras que otras no? La gené­ti­ca jue­ga un papel impor­tan­te en el tipo de cabe­llo con el que nace­mos. Sin embar­go, inde­pen­dien­te­men­te del tipo de cabe­llo con el que este­mos natu­ral­men­te equi­pa­dos, es posi­ble dis­fru­tar de una cabe­za grue­sa y salu­da­ble del cabe­llo apli­can­do algu­nos con­se­jos tra­di­cio­na­les de la anti­gua prác­ti­ca ayur­vé­di­ca para man­te­ner el cabe­llo en lugar de per­der­lo.

  • La nutri­ción es uno de los aspec­tos impor­tan­tes del cabe­llo sano; los dos están estre­cha­men­te vin­cu­la­dos. Una die­ta rica en ver­du­ras de hoja ver­de, fru­tas fres­cas, pro­duc­tos lác­teos, pes­ca­dos gra­sos, fru­tos secos y semi­llas ayu­da a man­te­ner los nutrien­tes nece­sa­rios para un cabe­llo salu­da­ble.
  • El estrés pue­de con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo, la pér­di­da de pig­men­tos del cabe­llo y pro­ble­mas de salud. No es fácil des­ha­cer­se del estrés en situa­cio­nes trau­má­ti­cas de la vida, pero tene­mos que inten­tar­lo. Las téc­ni­cas de medi­ta­ción, res­pi­ra­ción y rela­ja­ción, así como el ejer­ci­cio, pue­den ayu­dar a ali­viar el estrés. Participar en pasa­tiem­pos espe­cí­fi­cos como la jar­di­ne­ría, la cos­tu­ra, el tra­ba­jo volun­ta­rio, etc. Cuando nos toma­mos el tiem­po para hacer cosas por los demás, ten­de­mos a olvi­dar nues­tros pro­pios pro­ble­mas, lo que con­du­ce a una reduc­ción en el nivel de estrés bajo el cual tra­ba­ja­mos.
  • Los ali­men­tos refi­na­dos y los ali­men­tos enla­ta­dos no pue­den ayu­dar­te a man­te­ner­te salu­da­ble por­que están con­ta­mi­na­dos con todos los pro­duc­tos quí­mi­cos, otros adi­ti­vos y con­ser­van­tes. Estos ali­men­tos no tie­nen ali­men­tos natu­ra­les dis­po­ni­bles para el cuer­po. Evita las bebi­das hela­das, ya que inhi­ben la diges­tión y la absor­ción de nutrien­tes.
  • Hay cier­tos ingre­dien­tes que se pue­den aña­dir a la coci­na y se con­si­de­ran aptos para el cabe­llo. Cúrcuma, pimien­ta negra y comino son algu­nas de las espe­cias que se pue­den aña­dir. Trate de asar las espe­cias y moler­las en un pol­vo; aña­dir­lo al yogur para el con­su­mo dia­rio y, en últi­ma ins­tan­cia, a un cabe­llo salu­da­ble.
  • Hay un núme­ro de hier­bas ayur­vé­di­cas cono­ci­das por sus pro­pie­da­des de cui­da­do del cabe­llo, habi­li­da­des de reduc­ción del estrés y efec­tos de equi­li­brio. Brahmi o Gotu Kola, Eclipta Alba y muchos otros están dis­po­ni­bles en clí­ni­cas ayur­vé­di­cas y tien­das de medi­ci­na alter­na­ti­va.
  • Masajea el cue­ro cabe­llu­do al menos dos veces por sema­na con acei­te calien­te para esti­mu­lar el cue­ro cabe­llu­do e hidra­tar­lo. El coco, la almen­dra o el acei­te de oli­va son una bue­na opción. Aplicar el acei­te masa­jeán­do­lo sua­ve­men­te en el cue­ro cabe­llu­do, lue­go deja actuar duran­te unas horas antes de usar un cham­pú her­ba­rio pura­men­te natu­ral para eli­mi­nar el acei­te. El masa­je de la cabe­za con acei­te tie­ne la ven­ta­ja adi­cio­nal de que tam­bién con­tri­bu­ye a la rela­ja­ción.

Consejos principales para problemas de pérdida de cabello

La pér­di­da de cabe­llo no nece­sa­ria­men­te nece­si­ta ser tra­ta­da como una enfer­me­dad, pero no pode­mos mini­mi­zar el gran sufri­mien­to que cau­sa a las per­so­nas. Si usted está en la mise­ria debi­do a la pér­di­da de cabe­llo, usted pue­de enten­der mejor por qué es tan dolo­ro­so. Hablemos de cómo ocu­rre la pér­di­da de cabe­llo y cómo dete­ner la pér­di­da de cabe­llo.

En el sen­ti­do tra­di­cio­nal, la pér­di­da de cabe­llo se aso­cia con una gran can­ti­dad de nega­ti­vi­dad; en el sub­cons­cien­te, se aso­cia con el enve­je­ci­mien­to y la pér­di­da de la pro­pia belle­za. La pér­di­da pre­ma­tu­ra del cabe­llo real­men­te pue­de cau­sar a una per­so­na un gran albo­ro­to emo­cio­nal y pue­de con­du­cir a la depre­sión y la abs­ti­nen­cia de los círcu­los socia­les.

Los siguien­tes con­se­jos selec­cio­na­dos se han uti­li­za­do efi­caz­men­te para dete­ner la pér­di­da de cabe­llo, pero hay que recor­dar que lo que fun­cio­na para una per­so­na no nece­sa­ria­men­te fun­cio­na para otros.

¿Te enjua­gas el cuer­po? Necesitamos mucha agua todos los días para librar al cuer­po de las toxi­nas que se acu­mu­lan den­tro de noso­tros. Todos sabe­mos acer­ca de los 8 vasos pres­cri­tos por día; está per­fec­ta­men­te bien supe­rar esta cifra. Las toxi­nas son res­pon­sa­bles de una gran par­te de los pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo. El agua fil­tra­da no con­tie­ne ele­men­tos como plo­mo o clo­ro; esto es nece­sa­rio para un cabe­llo sano.

Tome una píl­do­ra mul­ti­vi­ta­mí­ni­co dia­ria­men­te: La pér­di­da gra­ve de cabe­llo pue­de ser una cla­ra indi­ca­ción de que fal­tan una serie de nutrien­tes que fal­tan en el sis­te­ma. Junto con una die­ta equi­li­bra­da, tam­bién nece­si­ta­mos algu­nos suple­men­tos vita­mí­ni­cos para corre­gir rápi­da­men­te las defi­cien­cias. Cuanto más tiem­po per­ma­nez­can los defec­tos en el cuer­po, peor será el pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo. Los pre­pa­ra­dos mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos se pue­den com­prar en cual­quier casa de refor­ma o far­ma­cia. Puede hablar con su médi­co antes de com­prar las table­tas para ave­ri­guar lo que es mejor para usted.

Para la mayo­ría de las per­so­nas, es difí­cil: redu­cir la cafeí­na. La cafeí­na actúa como un diu­ré­ti­co que hace que vayas al baño más a menu­do, con el resul­ta­do de que libe­ras más líqui­do del nece­sa­rio. Esto con­du­ce a la des­hi­dra­ta­ción; una con­di­ción que muchos de noso­tros ni siquie­ra somos cons­cien­tes, que a su vez afec­ta el cabe­llo. Limite la inges­ta de cafeí­na y reem­plá­ce­la con una taza de té de hier­bas o agua corrien­te.

Consejos de conclusión para problemas de pérdida de cabello:

Cuando los nutrien­tes en el cuer­po no son sufi­cien­tes para rea­li­zar su tarea, el des­equi­li­brio afec­ta a varias fun­cio­nes en el cuer­po, inclu­yen­do la for­ma en que el cabe­llo cre­ce. Los folícu­los daña­dos cau­sa­dos por una mala ali­men­ta­ción con­du­cen a la pér­di­da de cabe­llo.

Causas de las manchas calvas en las mujeres

En las muje­res, la pér­di­da de cabe­llo rara vez ocu­rre en for­ma de man­chas o man­chas cal­vas. Sin embar­go, esto no sig­ni­fi­ca que nun­ca ocu­rri­rá, por­que hay con­di­cio­nes que pue­den cau­sar­lo. En las muje­res, la pér­di­da de cabe­llo en for­ma de par­ches pue­de ocu­rrir debi­do a una enfer­me­dad u otras cau­sas. Este pro­ble­ma es raro en las muje­res, pero cuan­do ocu­rre, gene­ral­men­te ocu­rre duran­te la meno­pau­sia o poco des­pués del ini­cio de la meno­pau­sia.

A con­ti­nua­ción se des­cri­ben los dife­ren­tes tipos de pér­di­da de cabe­llo y las cau­sas en las muje­res.

Alopecia androgénica

Este tipo de pér­di­da de cabe­llo es común en los hom­bres y se cono­ce como cal­vi­cie mas­cu­li­na. A pesar del nom­bre, las muje­res tam­bién pue­den expe­ri­men­tar un tipo simi­lar de patrón de cal­vi­cie, en el que el cabe­llo se adel­ga­za fuer­te­men­te y las man­chas cal­vas apa­re­cen en la par­te supe­rior del cue­ro cabe­llu­do y tam­bién en los lados. La pér­di­da de cabe­llo es cau­sa­da por la hor­mo­na DHT, que blo­quea los folícu­los pilo­sos y hace que el cabe­llo se enco­ja y se esti­se.

La pér­di­da de cabe­llo pue­de ser gené­ti­ca o debi­do al alto nivel de andró­ge­nos cir­cu­lan­tes cau­sa­do por otra enfer­me­dad. En las muje­res, el sín­dro­me de ova­rio poli­cís­ti­co, la meno­pau­sia, el emba­ra­zo, los medi­ca­men­tos anti­con­cep­ti­vos y la peri meno­pau­sia pue­den cau­sar este tipo de cal­vi­cie.

Tratamiento de la alopecia androgénica

La FDA ha apro­ba­do Minoxidil para el tra­ta­mien­to de las man­chas cal­vas; es una apli­ca­ción tópi­ca y se uti­li­za para tra­tar la pér­di­da de cabe­llo andro­gé­ni­ca. Hay otros medi­ca­men­tos y algu­nos cor­ti­coes­te­roi­des que los médi­cos pue­den reco­men­dar para tra­tar el pro­ble­ma.

Alopecia Areata

La alo­pe­cia area­ta es otro tipo de pér­di­da de cabe­llo que afec­ta a muje­res y hom­bres; cau­sa cal­vi­cie en los pun­tos del cue­ro cabe­llu­do. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo es muy repen­tino y la for­ma de la man­cha es gene­ral­men­te redon­da. Los folícu­los pilo­sos son ata­ca­dos acci­den­tal­men­te por el sis­te­ma inmu­ni­ta­rio del cuer­po. Desde el pun­to de vis­ta de la per­so­na en cues­tión, ¡esto es un error cos­to­so! La bue­na noti­cia es que el pro­ble­ma es tem­po­ral, siem­pre que la cau­sa se iden­ti­fi­que y abor­de inme­dia­ta­men­te. El cre­ci­mien­to del cabe­llo gene­ral­men­te aumen­ta de nue­vo a la nor­ma­li­dad, y en algu­nos casos tam­bién pue­de ocu­rrir sin tra­ta­mien­to.

Tratamiento Alopecia Areata

Inyecciones de este­roi­des y cre­mas, mino­xi­dil y ciclos­po­ri­na, así como otros tra­ta­mien­tos pue­den ser reco­men­da­dos por el médi­co para el tra­ta­mien­to de la alo­pe­cia area­ta.

Los tra­ta­mien­tos varían depen­dien­do del tipo de pro­ble­ma, la ver­da­de­ra razón de la cal­vi­cie de la per­so­na y el esta­do de salud de la per­so­na. Por ejem­plo, una infec­ción fún­gi­ca en el cue­ro cabe­llu­do requie­re un tipo dife­ren­te de tra­ta­mien­to, como medi­ca­men­tos anti­fún­gi­cos ade­cua­dos.

Usted pue­de ayu­dar­se a sí mis­mo man­te­nien­do una die­ta equi­li­bra­da y bebien­do mucha agua. Asegúrese de mover­se al menos tres o cua­tro veces por sema­na.

Cambia tu estilo de vida para mantener tu cabello

En un mun­do de lujo exce­si­vo y com­pla­cen­cia, a menu­do ten­de­mos a gas­tar dema­sia­do. Esto, a su vez, con­du­ce a una serie de pro­ble­mas de salud, por­que sea­mos hones­tos: dema­sia­do de lo bueno es real­men­te dema­sia­do malo. Tomemos, por ejem­plo, la comi­da, la ham­bur­gue­sa oca­sio­nal está bien, un poco de auto-indul­ge­men­to pue­de hacer­te feliz. Pero tra­gar comi­da cha­ta­rra todos los días sólo con­du­ci­rá a la obe­si­dad, que a su vez cau­sa muchos otros pro­ble­mas de salud. Entonces usted tie­ne acné y piel man­cha­da de toda la gra­sa; Problemas diges­ti­vos por tra­tar de dige­rir la sobre­car­ga de gra­sa, y por lo tan­to la lis­ta con­ti­núa.

En algún momen­to, los malos hábi­tos ali­men­ti­cios afec­ta­rán nues­tro cabe­llo por­que el cuer­po tie­ne que absor­ber nutrien­tes y entre­gar­los al cue­ro cabe­llu­do. Sin nutrien­tes, las raí­ces se apa­gan y el cabe­llo se cae. Los cham­pús o tra­ta­mien­tos capi­la­res más caros no fun­cio­na­rán.

Entre todos los fár­ma­cos sofis­ti­ca­dos, tra­ta­mien­tos láser, tras­plan­tes capi­la­res y otras for­mas de tra­ta­mien­to, hay un tipo bási­co de tra­ta­mien­to que pre­fe­ri­mos pasar por alto. Hacer cam­bios en nues­tro esti­lo de vida — esta es en reali­dad una for­ma muy efi­caz de tra­tar. Por ejem­plo, si tie­nes un tra­ba­jo extre­ma­da­men­te estre­san­te que te asus­ta mucho y te des­ahu­yen­ta el estó­ma­go, ¿no crees que es hora de bus­car un nue­vo tra­ba­jo? Ningún tra­ba­jo vale tan­ta mise­ria. ¿Y cómo serás capaz de tra­ba­jar si te enfer­mas? Si sufri­mos día tras día por estrés, debe tener una vál­vu­la en algún lugar, y la vál­vu­la desea­da es a menu­do su cabe­llo.

El con­su­mo exce­si­vo de alcohol, el taba­quis­mo y el con­su­mo de dro­gas even­tual­men­te con­du­cen a una rup­tu­ra com­ple­ta de las fun­cio­nes cor­po­ra­les. Esta caries tam­bién inclu­ye tu cabe­llo. El alcohol evi­ta que los nutrien­tes impor­tan­tes lle­guen a los folícu­los, cau­san­do que el cabe­llo mue­ra y falle. Debido a la fal­ta de nutri­ción ade­cua­da, no pue­de cre­cer nin­gún cabe­llo nue­vo.

Tanto el estrés exce­si­vo como las defi­cien­cias nutri­cio­na­les pue­den con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo. Hay varios acei­tes esen­cia­les como rome­ro o sal­via que se pue­den uti­li­zar para masa­jear el cue­ro cabe­llu­do para nutrir el cabe­llo y esti­mu­lar el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Aún más impor­tan­te es des­ha­cer­se de los hábi­tos de adic­ción que sólo con­du­cen a cabe­llo daña­do es la mejor opción. Reduce el con­su­mo de alcohol, dese­cha los ciga­rri­llos y comien­za con una die­ta salu­da­ble que pro­por­cio­ne al cuer­po todos los nutrien­tes esen­cia­les.

Lidiar con la pérdida de cabello en mujeres jóvenes

La pér­di­da de cabe­llo es bas­tan­te mala a medi­da que enve­je­ce­mos, pero es real­men­te impen­sa­ble que esto suce­da a una edad tem­pra­na. Lamentablemente, les pasa a algu­nas muje­res y hom­bres jóve­nes. Los chi­cos, por supues­to, tie­nen su arma­du­ra machis­ta en la que pue­den recaer. Las muje­res jóve­nes lo están pasan­do muy mal. Los ami­gos pue­den ser crue­les, y algu­nos de ellos pue­den rego­ci­jar­se secre­ta­men­te en su des­gra­cia, y eso pue­de suce­der muy rápi­da­men­te. Si tie­ne pro­ble­mas con pre­gun­tas sobre qué hacer, siga leyen­do para encon­trar infor­ma­ción útil.

Tal vez usted aca­ba de tener la expe­rien­cia inopor­tuno que su mun­do per­fec­to ha sido des­trui­do por encon­trar una masa de pelo en su almoha­da! Inmediatamente sien­tes tu cabe­za, pero el pelo pare­ce estar ahí. Durante la pró­xi­ma sema­na, lo mis­mo suce­de cada vez con más fre­cuen­cia. Tu cora­zón se ace­le­ra, y empie­zas a ima­gi­nar que tie­nes una cal­vi­cie, por lo que pro­ba­ble­men­te te encuen­tres ence­rra­do en la fábu­la de los niños como Rapunzel.

Tratar de ilus­trar la situa­ción no pue­de esca­par de la ate­rra­do­ra reali­dad de las muje­res jóve­nes que pier­den el pelo. ¿Por qué me pasa esto?” es pro­ba­ble­men­te la pre­gun­ta uni­ver­sal que se hacen todas las muje­res jóve­nes con pér­di­da de cabe­llo. Queremos dis­cu­tir por qué la pér­di­da de cabe­llo ocu­rre en muje­res jóve­nes. Pero antes de hacer eso, que­re­mos tra­tar algo posi­ti­vo: cómo tra­tar la caí­da del cabe­llo en muje­res jóve­nes.

El tra­ta­mien­to gene­ral­men­te se deci­de sobre la base de la cau­sa del pro­ble­ma. Una defi­cien­cia de nutrien­tes se pue­de reme­diar, por ejem­plo, cam­bian­do la die­ta y toman­do un suple­men­to vita­mí­ni­co para sumi­nis­trar los nutrien­tes que fal­tan.

En caso de trau­ma o estrés, una sesión de tera­pia con un espe­cia­lis­ta pue­de ayu­dar a deter­mi­nar las cau­sas pro­fun­das del estrés. Una vez iden­ti­fi­ca­das las cau­sas, se pue­den tomar las medi­das ade­cua­das para libe­rar a la per­so­na de la situa­ción de estrés o para eli­mi­nar el estrés de la vida. El trau­ma es algo que suce­de y lo vivi­mos; no se pue­de eli­mi­nar, pero pode­mos apren­der a lidiar con los efec­tos devas­ta­do­res.

Los masa­jes regu­la­res para el cabe­llo son muy úti­les para ayu­dar a que la san­gre cir­cu­le más libre­men­te. La mejo­ra de la cir­cu­la­ción san­guí­nea con­du­ce a un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo. Dependiendo de la gra­ve­dad del pro­ble­ma, hay cre­mas y locio­nes tópi­cas, medi­ca­men­tos, for­mas de tejer el cabe­llo y tras­plan­tar cabe­llo para tra­tar el pro­ble­ma.

ras­trear las cau­sas; estos pue­den variar des­de trau­ma, estrés, defi­cien­cias nutri­cio­na­les, des­equi­li­brios hor­mo­na­les, enfer­me­da­des e infec­cio­nes. Hay muchas otras cau­sas como cau­sas here­di­ta­rias y reac­cio­nes a cier­tos medi­ca­men­tos.

Vitaminas esenciales para mantener la estructura capilar

Pérdida de cabe­llo, inclu­so el tér­mino nos hace estre­me­cer — inclu­so con una vai­na grue­sa nos sen­ti­mos un poco ansio­sos por la idea de la pér­di­da de cabe­llo. Para algu­nas per­so­nas, no es sólo mie­do, sino tam­bién una reali­dad. Es real­men­te una cosa horri­ble cuan­do empie­zas a per­der el cabe­llo. Esto pue­de suce­der a cual­quier edad y por muchas razo­nes dife­ren­tes. A veces, al final, los médi­cos nos frus­tran sólo con la lar­ga lis­ta de posi­bi­li­da­des de las que nos acu­san. En serio, si explo­ra­mos la lis­ta, podría­mos ser muy vie­jos y la cal­vi­cie ya no será un pro­ble­ma!

La pér­di­da de cabe­llo es en reali­dad más común a medi­da que más y más per­so­nas tie­nen pro­ble­mas con la pér­di­da de cabe­llo en dife­ren­tes eta­pas de sus vidas. Los jóve­nes e inclu­so los ado­les­cen­tes pue­den expe­ri­men­tar pér­di­da de cabe­llo. Una de las prin­ci­pa­les razo­nes por las que las per­so­nas sufren de pér­di­da de cabe­llo, apar­te de razo­nes gené­ti­cas, es la fal­ta de vita­mi­nas impor­tan­tes en el cuer­po.

Cuando come­mos, las vita­mi­nas de los ali­men­tos se absor­ben en el cuer­po y se trans­mi­ten a las diver­sas par­tes del cuer­po. Las vita­mi­nas se uti­li­zan para la nutri­ción diri­gi­da y el for­ta­le­ci­mien­to de dife­ren­tes par­tes del cuer­po y todo el cuer­po. El pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo sur­ge cuan­do la capa­ci­dad del cuer­po para absor­ber nutrien­tes de los ali­men­tos se ve afec­ta­da. Cuando se pro­du­ce este pro­ble­ma, los médi­cos pri­me­ro deter­mi­na­rán qué está cau­san­do la obs­truc­ción de la inges­ta de nutrien­tes. Cuando el cuer­po ha per­di­do su capa­ci­dad para absor­ber vita­mi­nas y mine­ra­les, suple­men­tos die­té­ti­cos se pres­cri­ben en for­ma de píl­do­ra o tóni­co para res­tau­rar el equi­li­brio de nutrien­tes en el cuer­po.

Una de las ven­ta­jas de las vita­mi­nas para el cabe­llo es el blo­queo de la pro­duc­ción de dihi­dro­tes­tos­te­ro­na (DHT), que es la razón prin­ci­pal de la pér­di­da de cabe­llo. Las vita­mi­nas tam­bién vigo­ri­zan los folícu­los pilo­sos daña­dos, nutren el cue­ro cabe­llu­do, curan las infec­cio­nes y pro­mue­ven el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

  • Las vita­mi­nas del gru­po B son esen­cia­les para la pre­ven­ción de la caí­da del cabe­llo. El áci­do fóli­co per­te­ne­ce al gru­po de vita­mi­nas del gru­po B y con­du­ce a canas pre­ma­tu­ras del cabe­llo en caso de defi­cien­cia. Las vita­mi­nas del gru­po B son abun­dan­tes en ali­men­tos natu­ra­les como coli­flor, hue­vos, gui­san­tes y fri­jo­les.
  • La vita­mi­na C es muy útil para aumen­tar la cir­cu­la­ción san­guí­nea en el cue­ro cabe­llu­do y para ase­gu­rar que los folícu­los se sumi­nis­tren ade­cua­da­men­te con nutrien­tes. La dosis dia­ria reco­men­da­da para noso­tros es 2000 mg.
  • La bio­ti­na es nece­sa­ria para man­te­ner el cabe­llo y la piel salu­da­bles; pue­de ayu­dar en la pre­ven­ción o ralen­ti­za­ción de la cal­vi­cie de acuer­do con el patrón mas­cu­lino. Se pue­de encon­trar en semi­llas de gira­sol, soja, len­te­jas, nue­ces, ave­na y gui­san­tes ver­des.
  • La vita­mi­na E es nece­sa­ria para mejo­rar la salud del cue­ro cabe­llu­do, oxi­ge­nar la san­gre y pro­mo­ver la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Investigación sobre remedios para la caída del cabello

Tomar len­ta­men­te el cabe­llo más del­ga­do o tal vez caer la piel ten­drá en cuen­ta tu vida y te cau­sa­rá estrés y preo­cu­pa­ción cons­tan­te. Sabemos que a nadie le gus­ta per­der el pelo, y que­re­mos ayu­dar­te a enten­der lo que le pasa a tu coro­na­ción.

A medi­da que más y más pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo entran en el mer­ca­do y los ingre­sos y el nivel de vida aumen­tan, las per­so­nas a menu­do prue­ban nue­vos pro­duc­tos para hacer que el cabe­llo se vea más her­mo­so. La tele­vi­sión y las pelí­cu­las son pode­ro­sos moti­va­do­res para hacer­nos lucir her­mo­sos. Cuando vemos a una mujer her­mo­sa anun­cian­do pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo, rara vez pen­sa­mos que que­re­mos el aspec­to más que el pro­duc­to en sí.

La pér­di­da de cabe­llo se ha con­ver­ti­do en una indus­tria muy gran­de hoy en día; Personas de todas las eda­des sufren de pér­di­da de cabe­llo y están bus­can­do solu­cio­nes inme­dia­tas. La alo­pe­cia o la cal­vi­cie pue­den ata­car a cual­quier per­so­na en cual­quier momen­to. Sencillamente, una cal­vi­cie sur­ge cuan­do los folícu­los pilo­sos dejan de pro­du­cir cabe­llo.

Hay dife­ren­tes tipos de pér­di­da de cabe­llo del tipo pro­gre­si­vo don­de la mayo­ría de los hom­bres comien­zan a tener una cal­vi­cie de fren­te a los lados y al revés. Otro tipo de pér­di­da de cabe­llo es la pér­di­da de cabe­llo en las man­chas que pue­den ocu­rrir en hom­bres o muje­res debi­do a un des­equi­li­brio hor­mo­nal o medi­ca­ción dura. La for­ma más gra­ve es la pér­di­da total de cabe­llo; no se sabe con cer­te­za si los fac­to­res here­di­ta­rios están invo­lu­cra­dos. La cien­cia moder­na sigue tra­ba­jan­do en este pro­ble­ma.

El mito de que las per­so­nas muy inte­li­gen­tes a menu­do con­si­guen una cal­vi­cie es sólo eso — un mito. Hay varias razo­nes por las que las per­so­nas pue­den empe­zar a per­der cabe­llo, pero un exce­so en el depar­ta­men­to cere­bral no es la cau­sa de la pér­di­da de cabe­llo. Los exper­tos en pér­di­da de cabe­llo a menu­do afir­man que el estrés exce­si­vo pue­de con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo. Esto pue­de ser cier­to por­que dema­sia­do estrés con­du­ce a otros pro­ble­mas en el cuer­po. Por ejem­plo, el estrés a tra­vés de preo­cu­pa­cio­nes cons­tan­tes pue­de con­du­cir a la pér­di­da de ape­ti­to. Si el cue­ro cabe­llu­do no reci­be los ali­men­tos nece­sa­rios, el cabe­llo no pue­de cre­cer correc­ta­men­te.

La obse­sión por el cabe­llo y su pér­di­da ya fue incor­po­ra­da a la his­to­ria por los anti­guos egip­cios y grie­gos. Nunca se ha encon­tra­do una solu­ción real para curar com­ple­ta­men­te la cal­vi­cie. Gracias a los enor­mes avan­ces en cien­cias médi­cas, aho­ra tene­mos tra­ta­mien­tos con láser y ciru­gía de tras­plan­te de cabe­llo para solu­cio­nar una mala situa­ción.

La pér­di­da de cabe­llo no ocu­rre sin un pro­ble­ma sub­ya­cen­te; una con­sul­ta con un médi­co es nece­sa­ria para ave­ri­guar cuál es el ver­da­de­ro pro­ble­ma. Normalmente, al tra­tar el pro­ble­ma real, la pér­di­da de cabe­llo tam­bién se eli­mi­na.

Encontrar ayuda con la pérdida de cabello

La pér­di­da de cabe­llo requie­re tiem­po y pacien­cia para inves­ti­gar satis­fac­to­ria­men­te el pro­ble­ma y tra­tar­lo ade­cua­da­men­te. Sin embar­go, no debe­mos ser dema­sia­do com­pla­cien­tes, por­que la pér­di­da de cabe­llo pue­de ser una señal de aler­ta tem­pra­na de un pro­ble­ma médi­co gra­ve. Es segu­ro decir que la pér­di­da de cabe­llo es a menu­do cau­sa­da por un pro­ble­ma sub­ya­cen­te. Un médi­co es la mejor per­so­na para con­sul­tar para deter­mi­nar la ver­da­de­ra cau­sa de la pér­di­da de cabe­llo.

Dado que el pri­mer paso es ave­ri­guar por qué se cae el cabe­llo, se reco­mien­da no per­der el tiem­po bus­can­do ayu­da médi­ca. Hay muchas cau­sas dife­ren­tes de pér­di­da de cabe­llo que pue­den ser tem­po­ra­les o per­ma­nen­tes. Algunos pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo requie­ren tra­ta­mien­to médi­co, otros no. Las cau­sas de la pér­di­da de cabe­llo, que a menu­do se encuen­tran como la cau­sa del pro­ble­ma, inclu­yen medi­ca­men­tos, gené­ti­ca, die­ta, uso exce­si­vo de tra­ta­mien­tos para el cabe­llo duro, enfer­me­da­des, hábi­tos adic­ti­vos y estrés.

Uno de los más comu­nes e ino­fen­si­vos (excep­to por el ego) de todos los pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo es la cal­vi­cie mas­cu­li­na. No se reco­mien­da nin­gún tra­ta­mien­to médi­co para este tipo de pro­ble­ma. El pro­ble­ma no tie­ne sus raí­ces en una con­di­ción médi­ca. Los médi­cos gene­ral­men­te reco­mien­dan tra­ta­mien­tos comer­cia­les de res­tau­ra­ción capi­lar, una pelu­que­ría o un tras­plan­te de cabe­llo.

Para algu­nos tipos de pér­di­da de cabe­llo cau­sa­da por nues­tras pro­pias accio­nes, hay un reme­dio muy sim­ple. Detener el efec­to y dar a los folícu­los pilo­sos tiem­po para sanar y recu­pe­rar la fuer­za. El cabe­llo deja­rá de caer tan pron­to como los folícu­los estén lo sufi­cien­te­men­te sanos. Demasiados tra­ta­mien­tos capi­la­res con pro­duc­tos quí­mi­cos duros solo se uti­li­zan para dañar los folícu­los y dete­ner el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Del mis­mo modo, el con­su­mo exce­si­vo de alcohol y cafeí­na pue­de pre­ve­nir el cre­ci­mien­to del cabe­llo y con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo. La pér­di­da de cabe­llo cau­sa­da por el emba­ra­zo y el par­to se debe a cam­bios hor­mo­na­les en el cuer­po, que se disuel­ven auto­má­ti­ca­men­te des­pués del naci­mien­to del niño.

Hay algu­nas cau­sas de pér­di­da de cabe­llo que requie­ren tra­ta­mien­to médi­co para dete­ner o rever­tir el pro­ble­ma. Por ejem­plo, si usted tie­ne un pro­ble­ma de tiroi­des, o ane­mia, fie­bre alta, infec­cio­nes, etc., solo un médi­co pue­de rece­tar­le el tra­ta­mien­to ade­cua­do. En pri­mer lugar, la enfer­me­dad debe ser tra­ta­da y com­ple­ta­men­te cura­da. Normalmente, el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo se resuel­ve en cuan­to se tra­ta la enfer­me­dad sub­ya­cen­te. Sólo en raras oca­sio­nes se requie­re tra­ta­mien­to adi­cio­nal.

Algunas per­so­nas eli­gen bus­car ayu­da médi­ca si la pér­di­da de cabe­llo no es un pro­ble­ma médi­co que lo cau­sa. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo pue­de ser per­ma­nen­te y pron­to se vuel­ve nota­ble y emba­ra­zo­so. Los tra­ta­mien­tos de res­tau­ra­ción capi­lar pue­den ser la mejor opción en estos casos.

Inyecciones de folículo para tratar la pérdida de cabello

La pér­di­da de cabe­llo es un tér­mino del que escu­cha­mos cada vez más. El pro­ble­ma afec­ta a hom­bres y muje­res de dife­ren­tes eda­des debi­do a diver­sos fac­to­res. Hay varios tipos de tra­ta­mien­tos, inclu­yen­do pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos, que tie­nen una bue­na tasa de éxi­to. Sin embar­go, si usted no está dema­sia­do intere­sa­do en un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co más lar­go, pue­de optar por un tra­ta­mien­to de inyec­ción de folícu­lo basa­do en el nue­vo tra­ta­mien­to des­pués del pro­ce­di­mien­to clon. Este tipo de tra­ta­mien­to aún no está dis­po­ni­ble para el públi­co, pero se está con­vir­tien­do en un gana­dor cuan­do se tra­ta de dar nue­va vida en el cabe­llo teñi­do.

Las inyec­cio­nes de folícu­lo se basan en dos tra­ta­mien­tos más anti­guos en los que el cabe­llo se tras­plan­ta del pro­pio cuer­po o de otra per­so­na. El tras­plan­te de vello cor­po­ral al cue­ro cabe­llu­do no siem­pre ha demos­tra­do ser exi­to­so; El vello cor­po­ral no pros­pe­ra bien en el cue­ro cabe­llu­do, que es pro­ba­ble­men­te la razón por la que cre­cen bien en el cuer­po en abso­lu­to. El segun­do méto­do tam­po­co es muy exi­to­so, ya que exis­te un alto ries­go de recha­zo en el teji­do tras­plan­ta­do.

La inyec­ción de folícu­lo se basa en el con­cep­to de tras­plan­te ante­rior, pero uti­li­za el pro­pio cabe­llo, por lo que prác­ti­ca­men­te no hay ries­go de recha­zo. Este tipo de tra­ta­mien­to solo fun­cio­na en per­so­nas que tie­nen al menos un peque­ño por­cen­ta­je de folícu­los sanos que toda­vía pro­du­cen cabe­llo.

Los folícu­los inclu­yen un núme­ro de dife­ren­tes tipos de célu­las, y la clo­na­ción de algu­nos de ellos es posi­ble. Los folícu­los pilo­sos salu­da­bles se toman del cue­ro cabe­llu­do de la per­so­na para su tra­ta­mien­to. Aunque no todo el folícu­lo pue­de ser recons­trui­do, par­te del anda­mio se pue­de cons­truir de tal mane­ra que el cue­ro cabe­llu­do se hace que com­ple­te el pro­ce­so.

Varias célu­las se pue­den cul­ti­var en un labo­ra­to­rio a par­tir de un folícu­lo de donan­te. Una vez que las célu­las están lis­tas, se inyec­tan en el cue­ro cabe­llu­do. La des­ven­ta­ja del tra­ta­mien­to es que cada anda­mio del folícu­lo debe inyec­tar­se indi­vi­dual­men­te en el cue­ro cabe­llu­do en el lugar don­de debe ubi­car­se. Estamos hablan­do pro­ba­ble­men­te de cien­tos de inyec­cio­nes para lograr una cober­tu­ra ade­cua­da de un pun­to cal­vo. Se pue­de con­si­de­rar un tatua­je en el cue­ro cabe­llu­do por­que las inyec­cio­nes no pene­tran pro­fun­da­men­te.

El tra­ta­mien­to se rea­li­za gene­ral­men­te en varias sesio­nes debi­do al núme­ro de inyec­cio­nes. El cue­ro cabe­llu­do pica­rá muy fuer­te des­pués de tan­tos gol­pes, pero no pue­des ras­car­te. Tome un poco de para­ce­te­mol para con­tro­lar la pica­zón. Los folícu­los sue­len tar­dar unos días en acos­tum­brar­se a su nue­vo hogar, acos­tum­brar­se al medio ambien­te y lue­go comen­zar la pro­duc­ción del cabe­llo.

Alimentos que te ayudan a mantener el cabello

Hay una serie de fac­to­res que con­du­cen a la pér­di­da de cabe­llo, inclu­yen­do mala die­ta, enfer­me­dad tiroi­dea, medi­ca­men­tos, pro­ble­mas hor­mo­na­les y qui­mio­te­ra­pia. ¿Alguna vez has nota­do que en algu­nas cul­tu­ras las per­so­nas tie­nen un cre­ci­mien­to del cabe­llo muy lujo­so con pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo limi­ta­dos? En la socie­dad occi­den­tal, el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo está bas­tan­te exten­di­do por­que la die­ta que las per­so­nas comen care­ce de nutrien­tes esen­cia­les. La sobre­acen­te no es una solu­ción, ya que los nutrien­tes toda­vía se pue­den extraer del cuer­po.

El cuer­po nece­si­ta un gran núme­ro de vita­mi­nas, mine­ra­les, áci­dos gra­sos y fito­nu­trien­tes para dis­fru­tar de una bue­na salud. Los ali­men­tos que come­mos deter­mi­nan cuán salu­da­ble es el cre­ci­mien­to del cabe­llo y si pode­mos man­te­ner nues­tro cabe­llo o si falla debi­do a defi­cien­cias de nutrien­tes.

La siguien­te lis­ta es una guía de lo que debe con­su­mir­se y por qué se deben con­su­mir estos ali­men­tos. Se reco­mien­da a los lec­to­res que lle­ven a cabo más inves­ti­ga­cio­nes para ampliar la lis­ta.

  • Soja: El hie­rro ayu­da a pro­du­cir hemo­glo­bi­na, que pro­por­cio­na oxí­geno al teji­do, y la vita­mi­na E ayu­da a que la san­gre cir­cu­le mejor en el área de la cabe­za. La soja tie­ne un alto con­te­ni­do de hie­rro y vita­mi­na E. Trate de agre­gar fri­jo­les her­vi­dos a ensa­la­das y pla­tos de car­ne.
  • Garbanzos: otro tipo muy útil de fri­jo­les relle­nos de vita­mi­na B6 y zinc, ambos nece­sa­rios para un cabe­llo sano. El zinc tra­ba­ja en con­jun­to con la vita­mi­na A para cons­truir pro­teí­nas para el cabe­llo. La fal­ta de zinc y vita­mi­na A con­du­ce a la cas­pa, lo que pue­de con­du­cir a pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo. Los gar­ban­zos se pue­den aña­dir a ensa­la­das, car­nes y pla­tos de aves de corral.
  • Almendras: La mayo­ría de las per­so­nas tie­nen la fal­sa impre­sión de que las almen­dras cau­san coles­te­rol alto. Las almen­dras son una de las mejo­res fuen­tes de hie­rro, pro­teí­nas y vita­mi­na E. También son un ali­men­to para redu­cir el coles­te­rol. El coles­te­rol alto pue­de con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo y las almen­dras pue­den ayu­dar a pre­ve­nir esto.
  • Leche: La leche de vaca es una bue­na fuen­te de yodo que pro­por­cio­na cal­cio para hue­sos fuer­tes, dien­tes y cabe­llo sano. La leche enri­que­ci­da con cal­cio, pro­teí­nas y vita­mi­nas es una bue­na fuen­te de nutrien­tes para un cabe­llo sano.
  • Trigo ente­ro: con­tie­ne síli­ce y hie­rro; La síli­ce rara vez se encuen­tra en la die­ta occi­den­tal. Es muy nece­sa­rio por­que ayu­da al cuer­po a absor­ber mejor los nutrien­tes.
  • Pescado: Ciertos pes­ca­dos gra­sos como el sal­món, la caba­lla y las sar­di­nas son una rica fuen­te de áci­dos gra­sos omega‑3. Estos áci­dos esen­cia­les pue­den ayu­dar a ali­men­tar los folícu­los para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo y pre­ve­nir la cal­vi­cie.

Pérdida de cabello — ¡La ayuda oportuna es importante!

La pri­me­ra vez vemos un poco de pelo extra en el cepi­llo o en la almoha­da y nos hemos sumer­gi­do en las pro­fun­di­da­des de la mise­ria. Para las muje­res, la pér­di­da de cabe­llo es real­men­te impen­sa­ble, y para los chi­cos tam­po­co es fácil. La pér­di­da de cabe­llo es tra­ta­ble, pero la cal­vi­cie no siem­pre es cura­ble. Esto depen­de de la per­so­na y la gra­ve­dad del pro­ble­ma. En la mayo­ría de los casos, la pér­di­da de cabe­llo gra­ve en últi­ma ins­tan­cia con­du­ce a la cal­vi­cie per­ma­nen­te. Hay tra­ta­mien­tos de cal­vi­cie que han mos­tra­do resul­ta­dos posi­ti­vos, pero encon­trar una cura dura­de­ra pue­de ser difí­cil.

No come­tan el error que muchas per­so­nas han come­ti­do y se arre­pien­ten; No igno­re los sig­nos de adver­ten­cia tem­pra­na de la pér­di­da de cabe­llo. Al igual que con cual­quier enfer­me­dad, la detec­ción tem­pra­na del pro­ble­ma pue­de con­du­cir a una cura, mien­tras que la detec­ción tar­día a menu­do sig­ni­fi­ca que el pro­ble­ma es dema­sia­do avan­za­do para ser tra­ta­do. El cán­cer es una com­pa­ra­ción bas­tan­te seria, pero es un ejem­plo típi­co.

Todo el mun­do des­cri­be la pér­di­da de alre­de­dor de 100 hebras de pelo como nor­mal, pero se deben exa­mi­nar todas las más de 50 hebras al día. Los sig­nos gra­ves de aler­ta tem­pra­na de pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo inclu­yen:

  • Adelgazamiento del cabe­llo en el que el cue­ro cabe­llu­do es repen­ti­na­men­te más visi­ble que antes
  • Queda mucho pelo en la almoha­da cada maña­na
  • Después de cada cepi­llo una gran can­ti­dad de pelo en el cepi­llo de pelo
  • Una gran can­ti­dad de pér­di­da de cabe­llo obs­tru­ye el dre­na­je des­pués de duchar­se
  • El cabe­llo se cae fácil­men­te cuan­do con­du­ces las manos a tra­vés del cabe­llo

Estas cosas no deben suce­der en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les; si suce­den, es mejor ver a un médi­co para saber con cer­te­za cuál es el pro­ble­ma. Una vez que el médi­co rea­li­za algu­nas prue­bas, se reve­la el pro­ble­ma sub­ya­cen­te que cau­sa la pér­di­da de cabe­llo. Por lo gene­ral, los médi­cos tra­tan pri­me­ro el pro­ble­ma que cau­só la pér­di­da de cabe­llo. También pue­des tomar un suple­men­to vita­mí­ni­co, cam­biar tu die­ta para des­ha­cer­te de todas las gra­sas y azú­ca­res que no son bue­nos para el cre­ci­mien­to del cabe­llo, y mover­te un poco. Esto le ayu­da­rá a man­te­ner un cuer­po salu­da­ble y tam­bién un cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo.

Desde píl­do­ras has­ta tóni­cos para bajar el cabe­llo y otros tra­ta­mien­tos, pro­ba­ble­men­te haya algo para ti ahí fue­ra. Pero no tomes nada y no uses nada has­ta que estés segu­ro de que es segu­ro hacer­lo. El ver­da­de­ro pro­ble­ma debe ser iden­ti­fi­ca­do antes de que usted pue­da tomar el tra­ta­mien­to. No todos los pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo son gené­ti­cos u hor­mo­na­les. Podría ser una reac­ción alér­gi­ca a un pro­duc­to que está uti­li­zan­do que cau­sa pér­di­da de cabe­llo.

Terapia para la pérdida de cabello y la hipnosis

Cualquier per­so­na que haya expe­ri­men­ta­do la ago­nía de la pér­di­da de cabe­llo enten­de­rá por qué las per­so­nas están bus­can­do deses­pe­ra­da­men­te un tra­ta­mien­to que revier­ta el pro­ce­so. Nadie, ya sean de 25 u 85 años, quie­re per­der el pelo. La pér­di­da de cabe­llo ocu­rre por una varie­dad de razo­nes, pero hay tra­ta­mien­tos que lo detie­nen, pre­vie­nen más pér­di­da de cabe­llo y pro­mue­ven el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

En 2009, el International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis publi­có hallaz­gos que indi­can la fuer­te posi­bi­li­dad de uti­li­zar la hip­no­sis como tra­ta­mien­to para la alo­pe­cia area­ta. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo ocu­rre en las man­chas y gene­ral­men­te se pro­du­ce cuan­do el sis­te­ma inmu­ni­ta­rio del cuer­po lan­za un auto­adhe­sión.

La creen­cia de la gen­te en la hip­no­sis se divi­de en una creen­cia y una com­ple­ta incre­du­li­dad en ella. Dejemos cla­ro al prin­ci­pio de una cosa que la hip­no­sis en sí mis­ma no pue­de curar la pér­di­da de cabe­llo; sin embar­go, a tra­vés de la tera­pia suges­ti­va, las per­so­nas pue­den dis­fru­tar de una mejor salud men­tal, lo que con­du­ce a una menor pér­di­da de cabe­llo. Pocos estu­dios han ana­li­za­do real­men­te los tra­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos para tra­tar la pér­di­da de cabe­llo. El Dr. Willemsen, que lle­vó a cabo la inves­ti­ga­ción, cre­yó que la hip­no­te­ra­pia mejo­ra el bien­es­tar men­tal, lo que a su vez mejo­ra la salud del cue­ro cabe­llu­do.

Veintiocho per­so­nas con pro­ble­mas gra­ves de pér­di­da de cabe­llo fue­ron selec­cio­na­das para el estu­dio. Todas las per­so­nas ya han pro­ba­do dro­gas con­ven­cio­na­les, pero no han teni­do éxi­to. Los indi­vi­duos se some­tie­ron a hip­no­te­ra­pia duran­te seis meses. El tra­ta­mien­to se basó en una com­bi­na­ción de tera­pia de reduc­ción del estrés y tera­pia de hip­no­sis para el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Las reunio­nes se cele­bra­ban tres o cua­tro veces a la sema­na, y lue­go una vez cada tres sema­nas.

Terapia de hip­no­sis para la pér­di­da de cabe­llo — 100% sin efec­tos secun­da­rios

12 de las 28 per­so­nas mos­tra­ron resul­ta­dos posi­ti­vos de tera­pia com­bi­na­da, con el nue­vo cabe­llo cre­cien­do a más del 75 por cien­to del área del cue­ro cabe­llu­do. No hubo efec­tos secun­da­rios de la tera­pia.

Los resul­ta­dos de la hip­no­te­ra­pia para este estu­dio mos­tra­ron que la hip­no­sis pue­de com­ba­tir efi­caz­men­te la pér­di­da de cabe­llo, mejo­rar los nive­les de estrés y redu­cir la depre­sión. La rela­ción real entre la pér­di­da de cabe­llo y la hip­no­sis aún no está cla­ra. Sin embar­go, se supo­ne que una men­te sana es una men­te feliz, que a su vez con­du­ce a un cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo. El tra­ta­mien­to mues­tra que las per­so­nas que sufren de estrés psi­co­ló­gi­co seve­ro pue­den encon­trar ali­vio del estrés a tra­vés de la hip­no­sis y al mis­mo tiem­po pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

La tera­pia de hip­no­sis tie­ne una lar­ga his­to­ria de ser uti­li­za­do para ali­viar el estrés, ali­viar las ten­sio­nes acu­mu­la­das, libe­rar a las per­so­nas de los ata­ques de ansie­dad y bási­ca­men­te repro­gra­mar la men­te para ser feliz. La tera­pia de hip­no­sis se basa en el prin­ci­pio de que una men­te feliz es como un cuer­po sano.

Pérdida de cabello y tritología

La pér­di­da de cabe­llo ha teni­do un efec­to bas­tan­te devas­ta­dor en hom­bres y muje­res que, por des­gra­cia, se enfren­tan a este pro­ble­ma. El pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo se exa­cer­ba espe­cial­men­te cuan­do la per­so­na menos espe­ra la pér­di­da. Desde la gené­ti­ca has­ta el estrés, el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo pue­de deber­se a varias cau­sas. Las cau­sas pue­den ser dife­ren­tes, pero la con­fian­za en sí mis­mo y la pér­di­da de con­fian­za en sí mis­mos son las mis­mas en cada situa­ción.

¿A dón­de va para encon­trar res­pues­tas a sus pre­gun­tas, reco­pi­lar infor­ma­ción y encon­trar el tra­ta­mien­to ade­cua­do? En una pala­bra, un tri­có­lo­go — no un médi­co, pero un espe­cia­lis­ta para varios tipos de pér­di­da de cabe­llo y pro­ble­mas rela­cio­na­dos con el cue­ro cabe­llu­do, como la cas­pa obs­ti­na­da.

La tri­co­lo­gía se refie­re a la cien­cia que se ocu­pa de los pro­ble­mas del cabe­llo y del cue­ro cabe­llu­do. Los méto­dos para tra­tar los pro­ble­mas no están orien­ta­dos médi­ca­men­te, ya que el tri­có­lo­go no es un exper­to médi­co ofi­cial. Sin embar­go, los tri­có­lo­gos están capa­ci­ta­dos en fisio­lo­gía y ana­to­mía, que se ocu­pan de la piel y el cuer­po, nutri­ción, quí­mi­ca, pro­ble­mas capi­la­res y pro­ble­mas del cue­ro cabe­llu­do.

Una visi­ta a un médi­co de fami­lia pue­de ase­gu­rar­se de que el tra­ta­mien­to correc­to para el pro­ble­ma se basa en las prue­bas rea­li­za­das por el médi­co y los resul­ta­dos resul­tan­tes. Existen solu­cio­nes tópi­cas, medi­ca­men­tos, reme­dios a base de hier­bas, tra­ta­mien­tos con láser y ciru­gía de tras­plan­te de cabe­llo para resol­ver el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo.

¿Cuándo se con­sul­ta a un tri­có­lo­go? Cualquier pro­ble­ma rela­cio­na­do con el cue­ro cabe­llu­do o el cabe­llo es res­pon­sa­bi­li­dad de un tri­có­lo­go cali­fi­ca­do. La mayo­ría de las con­sul­tas con tri­có­lo­gos se uti­li­zan para resol­ver pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo. La cas­pa, la pro­duc­ción exce­si­va de acei­te, el cabe­llo gra­so y otros pro­ble­mas pue­den con­du­cir a adel­ga­za­mien­to del cabe­llo y la pér­di­da de cabe­llo.

El pri­mer paso en la bús­que­da de tra­ta­mien­to por un tri­có­lo­go es hacer una cita para una con­sul­ta. Un examen del cue­ro cabe­llu­do y el cabe­llo y una dis­cu­sión de la anam­ne­sis del pacien­te se deri­va­rá de la con­sul­ta. El aná­li­sis reve­la los fac­to­res sub­ya­cen­tes que cau­san la pér­di­da de cabe­llo. Sólo des­pués de que se hayan iden­ti­fi­ca­do las cau­sas reales del pro­ble­ma, el tri­có­lo­go con­si­de­ra­rá lo siguien­te:

  • Si el pro­ble­ma pue­de ser mejor tra­ta­do por un médi­co.
  • ¿Es el pro­ble­ma lo sufi­cien­te­men­te gra­ve como para mere­cer tra­ta­mien­to; si es así, ¿qué tipo de tra­ta­mien­to es ideal para traer el mayor bene­fi­cio al pacien­te?
  • ¿Justifica el pro­ble­ma una ope­ra­ción? Si la res­pues­ta es posi­ti­va, el tri­có­lo­go pro­por­cio­na­rá infor­ma­ción deta­lla­da sobre las diver­sas opcio­nes y ayu­da­rá a encon­trar una clí­ni­ca ade­cua­da, un ciru­jano ade­cua­do y un méto­do ade­cua­do para un uso ópti­mo.

Puede ser difí­cil encon­trar al tri­có­lo­go ade­cua­do. Por lo tan­to, ase­gú­re­se de que la per­so­na está regis­tra­da en el Instituto de Trichología.

Pérdida de cabello asociada con la menopausia

La pér­di­da de cabe­llo pue­de ser devas­ta­do­ra inde­pen­dien­te­men­te de las cau­sas, ya que tan­to los hom­bres como las muje­res sien­ten los efec­tos dolo­ro­sos de este pro­ble­ma. La pér­di­da de cabe­llo no se pue­de cla­si­fi­car real­men­te como una enfer­me­dad, pero pue­de ser cau­sa­da por una enfer­me­dad. Otra razón para la pér­di­da de cabe­llo en las muje­res es la meno­pau­sia. Esta es una con­di­ción que todas las muje­res pasan cuan­do tie­nen 40 años o más. Pérdida de cabe­llo cau­sa­da por cam­bios hor­mo­na­les en el cuer­po pue­de ser tra­ta­do por reme­dios her­ba­les, cam­bios en el esti­lo de vida y tera­pia de reem­pla­zo hor­mo­nal.

Pérdida de cabe­llo en las muje­res duran­te la meno­pau­sia resul­ta de fluc­tua­cio­nes en los nive­les hor­mo­na­les (nive­les de estró­geno y tes­tos­te­ro­na). Lo mejor es tra­tar el pro­ble­ma hor­mo­nal y no el pro­ble­ma de la caí­da del cabe­llo. La meno­pau­sia es pro­ba­ble­men­te la fase más difí­cil en la vida de una mujer; mar­ca el final del ciclo mens­trual, que trans­fie­re a la mujer de la eta­pa de fer­ti­li­dad a la eta­pa de infer­ti­li­dad. Este perío­do es uno de los cam­bios físi­cos y emo­cio­na­les más lla­ma­ti­vos, y alre­de­dor del 75 por cien­to de las muje­res en la meno­pau­sia expe­ri­men­tan un adel­ga­za­mien­to de su cabe­llo.

Reducir el estró­geno sig­ni­fi­ca que los nive­les de tes­tos­te­ro­na son ele­va­dos, hacien­do que los folícu­los pilo­sos pro­duz­can menos cabe­llo. Esta dis­mi­nu­ción repen­ti­na de estró­geno y el aumen­to de la tes­tos­te­ro­na es la razón prin­ci­pal de la pér­di­da de cabe­llo en las muje­res duran­te la meno­pau­sia.

Durante un tiem­po, la tera­pia de reem­pla­zo hor­mo­nal para el tra­ta­mien­to de la pér­di­da de cabe­llo duran­te la meno­pau­sia fue el últi­mo gri­to. Sin embar­go, los infor­mes de cán­cer de ova­rio y de mama, enfer­me­da­des car­día­cas y coá­gu­los san­guí­neos pron­to lle­va­ron a las per­so­nas a recon­si­de­rar sus opcio­nes.

Un cam­bio de esti­lo de vida es defi­ni­ti­va­men­te reco­men­da­ble, y es el méto­do más ren­ta­ble de tra­tar la pér­di­da de cabe­llo con la tasa de éxi­to más alta. Una die­ta equi­li­bra­da sin gra­sas malas, azú­ca­res refi­na­dos y adi­ti­vos quí­mi­cos te ayu­da a com­ba­tir la caí­da del cabe­llo. Toda la bon­dad de las fru­tas y ver­du­ras en for­ma de vita­mi­nas, mine­ra­les, pro­teí­nas y otros ele­men­tos ayu­da a tu cabe­llo a cre­cer sano y fuer­te.

El alcohol y la cafeí­na no son bue­nos para la salud; Las per­so­nas que tien­den a beber dema­sia­do nece­si­tan redu­cir drás­ti­ca­men­te su inges­ta. Tanto la cafeí­na como el alcohol blo­quean la capa­ci­dad de absor­ción de las raí­ces para obte­ner nutrien­tes.

El ejer­ci­cio es una nece­si­dad para man­te­ner el cuer­po en for­ma, ali­viar el estrés y per­mi­tir que la san­gre cir­cu­le libre­men­te. Con el nivel correc­to de movi­mien­to regu­lar, todo el cuer­po comien­za a fun­cio­nar mejor.

La medi­ci­na alter­na­ti­va se ha uti­li­za­do duran­te siglos para curar diver­sas dolen­cias. Hay cier­tos reme­dios her­ba­les que pue­den pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Lo que quie­ras tomar para tra­tar la pér­di­da de cabe­llo rela­cio­na­da con la meno­pau­sia, debes hacer­lo en con­sul­ta con un médi­co.

Pérdida de cabello en adolescentes

Las esta­dís­ti­cas mues­tran que un por­cen­ta­je cre­cien­te de jóve­nes ado­les­cen­tes pier­den su cabe­llo. Es impor­tan­te enten­der por qué el pro­ble­ma se pro­du­ce en pri­mer lugar y, en segun­do lugar, cómo evi­tar que con­ti­núe. ¿Estás en tu ado­les­cen­cia tra­tan­do de lidiar con la pér­di­da de cabe­llo? Siga leyen­do para obte­ner infor­ma­ción valio­sa.

Hay muchas razo­nes por las que la pér­di­da de cabe­llo ocu­rre en jóve­nes y ancia­nos. Sin embar­go, las cau­sas pro­mi­nen­tes que des­en­ca­de­nan la pér­di­da de cabe­llo pue­den deber­se a cier­tos fac­to­res comu­nes. Los años de ado­les­cen­cia son con­si­de­ra­dos el mejor momen­to para diver­tir­se, ser des­preo­cu­pa­do y expe­ri­men­tar con muchas cosas. En este momen­to, esta­mos muy orgu­llo­sos de afir­mar nues­tra nue­va inde­pen­den­cia. Esto pue­de con­du­cir a malos hábi­tos ali­men­ti­cios, por­que el énfa­sis está en la bue­na apa­rien­cia, que pos­te­rior­men­te resul­ta ser magra! Otros en el otro lado del extre­mo van por la bor­da con comi­da cha­ta­rra y se vuel­ven obe­sos. Todos estos fac­to­res afec­tan nues­tra salud y even­tual­men­te con­du­cen a la pér­di­da de cabe­llo has­ta el cue­ro cabe­llu­do.

A los ado­les­cen­tes les gus­ta expe­ri­men­tar con nue­vos colo­res de cabe­llo para lucir de moda y enca­jar en la mul­ti­tud. Luego está toda la publi­ci­dad feroz de los pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo que los hace com­prar cosas que no nece­si­tan. Mientras que los pro­duc­tos hacen que el cabe­llo se vea de moda o sexy, los efec­tos a lar­go pla­zo son daños con una gran D. La mejor mane­ra de pre­ve­nir el daño al cabe­llo es dejar de usar los pro­duc­tos de lujo y com­prar un cham­pú y deter­gen­te her­bal com­ple­ta­men­te natu­ral. Elige algo sua­ve en lugar de ele­gir pro­duc­tos debi­do a sus pro­me­sas o aro­mas.

Con el fin de no dañar su cabe­llo, es nece­sa­rio tomar una deci­sión muy fir­me para evi­tar cam­biar cons­tan­te­men­te el pei­na­do y estre­sar el cabe­llo con calen­ta­do­res y tren­zas apre­ta­das sólo para estar de moda. Tenga esto en cuen­ta — es mejor no estar tan de moda que empe­zar a cal­vi­cier a una edad tem­pra­na. Geles, espu­mas y corn­rows, por ejem­plo, no ayu­dan a for­ta­le­cer el cabe­llo, sino que sólo hacen que la resis­ten­cia a la trac­ción natu­ral del cabe­llo se des­gas­te.

No a todo el mun­do le gus­ta­rá, pero hay que decir­lo. En la fase de la ado­les­cen­cia, que­re­mos pro­bar­lo todo. No hay nada de malo en eso, todo es par­te del pro­ce­so de des­per­tar. Sin embar­go, cuan­do inten­ta­mos cosas que dañan el cuer­po y ter­mi­nan vol­vién­do­se adic­tos a cosas como el alcohol, el taba­quis­mo o las dro­gas, sólo pri­va­mos al cuer­po de sus nutrien­tes esen­cia­les. En las niñas, tomar píl­do­ras anti­con­cep­ti­vas a una edad tem­pra­na debi­li­ta su cabe­llo, lo que con­du­ce a la pér­di­da de cabe­llo. Tenemos que ocu­par­nos de esta zona noso­tros mis­mos si que­re­mos seguir tenien­do una lujo­sa cabe­za de pelo.

Remedio para la caída del cabello para promover el crecimiento del cabello

Ciertamente no hay esca­sez de curas para la pér­di­da de cabe­llo dis­po­ni­bles en el mer­ca­do hoy en día. Sin embar­go, tene­mos que tener cui­da­do con lo que usa­mos en nues­tro cue­ro cabe­llu­do, ya que cier­tos pro­duc­tos pue­den tener efec­tos nega­ti­vos. Además, algu­nos pro­duc­tos reac­cio­nan nega­ti­va­men­te a los medi­ca­men­tos que se toman.

Remedios her­ba­rios son muy popu­la­res entre muchas per­so­nas, prin­ci­pal­men­te por­que estos reme­dios son todos natu­ra­les y gene­ral­men­te no tie­nen efec­tos secun­da­rios. Si bien no hay garan­tía de que el tra­ta­mien­to fun­cio­ne en todas las per­so­nas, es posi­ble que uno de los reme­dios pro­mue­va con éxi­to el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

Sanadores naturales para la caída del cabello

Los pro­duc­tos anti-pér­di­da de cabe­llo que han demos­tra­do ser efi­ca­ces inclu­yen:

  • Romero: es una hier­ba que se uti­li­za típi­ca­men­te en la coci­na debi­do a su sabor. Sin embar­go, la hier­ba tie­ne otro uso — para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. El rome­ro se ha uti­li­za­do para tra­tar diver­sas con­di­cio­nes de salud como enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, cóli­cos rena­les, ali­viar los calam­bres esto­ma­ca­les y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Se reali­zó un estu­dio sobre la uti­li­dad del rome­ro para el cre­ci­mien­to del cabe­llo. El estu­dio con­clu­yó que cuan­do se mez­cla con cier­tos acei­tes, la hier­ba es un tra­ta­mien­to muy efi­caz y un reme­dio segu­ro para la pér­di­da de cabe­llo. Demostró ser par­ti­cu­lar­men­te exi­to­so en el tra­ta­mien­to de la pér­di­da de cabe­llo en par­ches en el cue­ro cabe­llu­do. El rome­ro, que se aña­dió a los acei­tes de hier­bas y masa­jeó en el cue­ro cabe­llu­do duran­te varios meses, mos­tró una mejo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en el recre­ci­mien­to del cabe­llo en las man­chas cal­vas.
  • Aloe Vera: se con­si­de­ra una plan­ta mila­gro­sa lle­na de mine­ra­les, vita­mi­nas, ami­noá­ci­dos, enzi­mas y mucho más. De hecho, no se ha encon­tra­do nin­gu­na otra plan­ta que esté tan cer­ca de la bio­quí­mi­ca del cuer­po. Sus ven­ta­jas inclu­yen la cura­ción del cue­ro cabe­llu­do y la lim­pie­za de los poros. El Aloe Vera con­tie­ne varios nutrien­tes esen­cia­les que pro­mue­ven el cre­ci­mien­to de cabe­llo nue­vo. La apli­ca­ción tópi­ca del gel de Aloe Vera direc­ta­men­te en el cue­ro cabe­llu­do es segu­ra ya que el gel es un pro­duc­to natu­ral y no tie­ne efec­tos secun­da­rios. Un cham­pú case­ro hecho de gel de aloe vera con leche de coco y acei­te de ger­men de tri­go ayu­da a pro­mo­ver el nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo.
  • Henna: está muy exten­di­da en los paí­ses del sur de Asia y Oriente Medio. Es una hier­ba que se uti­li­za popu­lar­men­te para teñir el cabe­llo, dán­do­le un color marrón roji­zo. Lo que la mayo­ría de la gen­te no sabe es que la hen­na pue­de tra­tar efi­caz­men­te la pér­di­da de cabe­llo y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de cabe­llo nue­vo. La hen­na se mez­cla bien con las pro­teí­nas natu­ra­les del cabe­llo para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to. La hen­na pue­de for­ta­le­cer el cabe­llo y hacer­lo más salu­da­ble al seguir uti­li­zán­do­lo. La hen­na repa­ra las esca­mas del cabe­llo, equi­li­bra el pH del cue­ro cabe­llu­do para pre­ve­nir la pér­di­da pre­ma­tu­ra del cabe­llo y cura pro­ble­mas del cue­ro cabe­llu­do como la seque­dad exce­si­va y la cas­pa.

Tratamientos para la pérdida de cabello: Tratamiento de impulsos eléctricos

Cuando la pér­di­da de cabe­llo levan­ta su fea cabe­za, es com­pren­si­ble que nos asus­te­mos por qué hacer. La con­fu­sión es exa­ge­ra­da debi­do a los muchos tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles. Numerosas pre­gun­tas, como qué ele­gir, qué efec­tos secun­da­rios ocu­rren, si fun­cio­na, cuán­to tiem­po toma­rá el tra­ta­mien­to, cuán­to cos­ta­rá, y muchas otras pre­gun­tas preo­cu­pan la men­te.

Podría muy bien ser que usted no es un can­di­da­to ade­cua­do para medi­ca­men­tos, locio­nes o tras­plan­tes de cabe­llo. ¿Qué haces enton­ces? Puedes con­si­de­rar tra­ta­mien­tos alter­na­ti­vos para dete­ner o rever­tir el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo. Siempre bus­que ayu­da pro­fe­sio­nal antes de inver­tir en un tra­ta­mien­to que no cono­ce.

El tra­ta­mien­to de elec­tro­im­pul­sa es un tipo de tra­ta­mien­to para la pér­di­da de cabe­llo que tuvo gran inte­rés tras la publi­ca­ción de los resul­ta­dos del ensa­yo clí­ni­co de 1991. El estu­dio en sí se lle­vó a cabo con 30 hom­bres, todos volun­ta­rios y todos aque­llos que sufren de cal­vi­cie mas­cu­li­na. Cada per­so­na estu­vo expues­ta a una peque­ña can­ti­dad de esti­mu­la­ción eléc­tri­ca. El estu­dio duró seis meses, con 29 de los par­ti­ci­pan­tes expe­ri­men­tan­do un nue­vo cre­ci­mien­to o sin más pér­di­da de cabe­llo.

Calvicie según el patrón mas­cu­lino, uno de los pri­me­ros sín­to­mas es la dege­ne­ra­ción ner­vio­sa, que con­du­ce a la pér­di­da de cabe­llo. El cabe­llo saca­do de una zona sana del cue­ro cabe­llu­do due­le; Sin embar­go, las hebras saca­das de las zonas des­nu­das no due­len por­que el daño a los ner­vios ha qui­ta­do la capa­ci­dad de sen­tir.

Científicos y exper­tos bio­mé­di­cos han iden­ti­fi­ca­do el uso de la esti­mu­la­ción eléc­tri­ca para repa­rar el teji­do y los hue­sos heri­dos como un hecho. De la mis­ma mane­ra, la esti­mu­la­ción repe­ti­da de los folícu­los pilo­sos por ener­gía pul­sa­da pue­de lle­var los folícu­los pilo­sos de nue­vo a la fun­ción nor­mal.

Los impul­sos eléc­tri­cos son una téc­ni­ca no qui­rúr­gi­ca para dete­ner la pér­di­da de cabe­llo. Las fre­cuen­cias eléc­tri­cas se envían des­de un cam­po elec­tros­tá­ti­co a los folícu­los pilo­sos diri­gi­dos para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to. El tra­ta­mien­to es un tra­ta­mien­to de pene­tra­ción limi­ta­da y de baja fre­cuen­cia en el que los impul­sos eléc­tri­cos se envían lo sufi­cien­te­men­te bajo como para afec­tar los folícu­los pilo­sos, pero no lo sufi­cien­te­men­te pro­fun­do como para afec­tar el teji­do sub­ya­cen­te. Los tra­ta­mien­tos se con­si­de­ran segu­ros y rela­ti­va­men­te indo­lo­ros.

El tra­ta­mien­to de elec­tro­im­pul­sa para la pér­di­da de cabe­llo gene­ral­men­te se rea­li­za dos veces por sema­na, pero esto depen­de de los resul­ta­dos espe­ra­dos. La dura­ción del tra­ta­mien­to es de entre 3–6 meses y depen­de de la gra­ve­dad de la enfer­me­dad.

Los can­di­da­tos idea­les para este tipo de tra­ta­mien­to son las per­so­nas que sufren de cal­vi­cie mas­cu­li­na o feme­ni­na, pér­di­da tem­po­ral del cabe­llo debi­do a la qui­mio­te­ra­pia, pér­di­da de cabe­llo rela­cio­na­da con la enfer­me­dad y adel­ga­za­mien­to del cabe­llo. Solo se reco­mien­da a los can­di­da­tos que cum­plan los cri­te­rios que eli­jan este tra­ta­mien­to para la pér­di­da de cabe­llo.

Efectos secundarios del tratamiento de impulsos eléctricos para la pérdida de cabello

La elec­tro­te­ra­pia dosi­fi­ca­da inco­rrec­ta­men­te pue­de pro­vo­car espas­mos mus­cu­la­res dolo­ro­sos. Como regla gene­ral, la corrien­te se empa­re­ja con el pacien­te. En caso de entu­me­ci­mien­to, exis­te el ries­go de que­ma­du­ras y daños en los teji­dos debi­do a la elec­tró­li­sis.

Trasplante capilar

Tratamientos para la pérdida de cabello: cirugía de reemplazo capilar

Una cal­vi­cie que pro­gre­sa len­ta­men­te o cal­vi­cie repen­ti­na pue­de tener un efec­to muy nega­ti­vo en la salud y el bien­es­tar de una per­so­na. Nadie quie­re usar una cal­vi­cie volun­ta­ria­men­te; ¡Las estre­llas de Hollywood son pro­ba­ble­men­te la úni­ca excep­ción! Si bien la cal­vi­cie no se pue­de curar real­men­te por­que aún no se ha inven­ta­do una cura mila­gro­sa, hay dos cate­go­rías prin­ci­pa­les de tra­ta­mien­tos para la pér­di­da de cabe­llo en hom­bres y muje­res: tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos y tra­ta­mien­tos médi­cos. Mientras que la ciru­gía gene­ral­men­te no se reco­mien­da, es una solu­ción efi­caz para la cal­vi­cie pre­ma­tu­ra.

En este artícu­lo que­re­mos dar una bre­ve visión gene­ral de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de la ciru­gía de reem­pla­zo capi­lar. Esto bene­fi­cia­rá a las per­so­nas que actual­men­te están pasan­do por la ago­nía de la pér­di­da de cabe­llo y tra­tan­do de ave­ri­guar cuál es la mejor solu­ción.

Please enter correct post id for Video SEO Post

Gracias a los avan­ces en cien­cia y tec­no­lo­gía, exis­ten nue­vas y mejo­res téc­ni­cas para el tras­plan­te de cabe­llo o el reem­pla­zo capi­lar. Este pro­ce­di­mien­to no es bara­to, pero es una bue­na mane­ra, espe­cial­men­te para los hom­bres jóve­nes, de recu­pe­rar su con­fian­za en sí mis­mos per­di­dos.

El cos­to de un tras­plan­te de cabe­llo varía depen­dien­do de la clí­ni­ca, el ciru­jano y el país. En los Estados Unidos, por ejem­plo, las tari­fas son gene­ral­men­te entre 3–8 dóla­res por folícu­lo, en el Reino Unido el cos­to del tras­plan­te es entre 2000 y 5000 GBP. Hay fac­to­res que deter­mi­nan el cos­to de una ope­ra­ción de reem­pla­zo capi­lar, como la exten­sión del pro­ble­ma o el área de cal­vi­cie a cubrir, el núme­ro de sesio­nes y el pro­ce­di­mien­to uti­li­za­do.

La ciru­gía de reem­pla­zo capi­lar a menu­do se rea­li­za en hom­bres que sufren de cal­vi­cie pre­ma­tu­ra. Por lo gene­ral, la ope­ra­ción se rea­li­za solo cuan­do falla el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co con finas­te­ri­da o mino­xi­dil. Un tras­plan­te no se rea­li­za en hom­bres meno­res de 20 años de edad, ya que el médi­co no está segu­ro de cómo va la cal­vi­cie. Las per­so­nas con alo­pe­cia nar­bi­ti­ca, que expe­ri­men­tan pér­di­da de cabe­llo debi­do a lesio­nes u otras for­mas de lesio­nes del cue­ro cabe­llu­do, tam­bién son ele­gi­bles para la ciru­gía de tras­plan­te.

Las per­so­nas con pro­ble­mas con el adel­ga­za­mien­to del cabe­llo no son can­di­da­tas ade­cua­das para la ciru­gía de reem­pla­zo capi­lar. Los tras­plan­tes exi­to­sos se basan en la eli­mi­na­ción de folícu­los sanos de áreas del cue­ro cabe­llu­do que pro­du­ci­rán vello en el futu­ro. Esto no es posi­ble si hay áreas don­de el cabe­llo no pue­de vol­ver a cre­cer.

En el tras­plan­te de cabe­llo, los folícu­los sanos se toman de los lados y de la par­te pos­te­rior de la cabe­za o de los sitios del donan­te, como se les lla­ma. En gene­ral, en el caso de la cal­vi­cie mas­cu­li­na, el cabe­llo comien­za a retro­ce­der de la par­te delan­te­ra al ápi­ce y en algu­nos casos tam­bién a la par­te pos­te­rior. Los folícu­los de las áreas sanas se tras­plan­tan a las zonas cal­vas para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo a tra­vés del micro-tras­plan­te.

Tratamientos de pérdida de cabello revisados

La pér­di­da de cabe­llo se está con­vir­tien­do cada vez más en uno de los mayo­res pro­ble­mas médi­cos a los que se enfren­tan las per­so­nas. Debido a la varie­dad de fac­to­res que cau­san el pro­ble­ma, las per­so­nas a menu­do corren de un lado a otro para encon­trar el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Echemos un vis­ta­zo a algu­nos de los mejo­res tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos médi­cos dis­po­ni­bles hoy en día. Debe enten­der­se que con­sul­tar a un médi­co antes de pro­bar los tra­ta­mien­tos de pér­di­da de cabe­llo es esen­cial para evi­tar efec­tos secun­da­rios y otros pro­ble­mas.

Como el mer­ca­do está inun­da­do de tra­ta­mien­tos para la pér­di­da de cabe­llo, ele­gir el tra­ta­mien­to ade­cua­do pue­de ser una tarea abru­ma­do­ra. El pri­mer paso es deter­mi­nar la cau­sa del pro­ble­ma; esto se pue­de hacer con la ayu­da de un médi­co. Una vez que se ha detec­ta­do el pro­ble­ma, debe deci­dir si desea tomar medi­ca­men­tos. Para algu­nas per­so­nas, los medi­ca­men­tos no son una opción debi­do a otras afec­cio­nes que pue­den hacer que los medi­ca­men­tos coli­sio­nen.

La alter­na­ti­va a los medi­ca­men­tos son apli­ca­cio­nes tópi­cas como locio­nes y cre­mas. Estos son algu­nos de los tra­ta­mien­tos más impor­tan­tes para que la pér­di­da de cabe­llo se deten­ga, dis­mi­nu­ya o cubra la pér­di­da de cabe­llo. Dependiendo del tipo de pér­di­da de cabe­llo, pue­des ele­gir lo que es mejor.

Propecia para la caída del cabello

Propecia se comer­cia­li­za como un avan­ce médi­co para la rever­sión de la cal­vi­cie mas­cu­li­na en los hom­bres. Propecia actúa sobre la inhi­bi­ción de la enzi­ma (5‑alfa reduc­ta­sa) que pro­du­ce la hor­mo­na DHT, una inyec­ción late­ral de la hor­mo­na tes­tos­te­ro­na mas­cu­li­na.

Propecia es el úni­co medi­ca­men­to apro­ba­do por la FDA para el tra­ta­mien­to de la cal­vi­cie en los hom­bres. Las prue­bas rea­li­za­das duran­te un perío­do de dos años reve­la­ron una esta­dís­ti­ca que mues­tra que sólo un peque­ño núme­ro de hom­bres fue­ron capa­ces de man­te­ner su cabe­llo y tam­bién vol­ver a cre­cer par­te del cabe­llo per­di­do.

Minoxidil en caso de pérdida de cabello

Este es un medi­ca­men­to que se uti­li­zó ori­gi­nal­men­te para tra­tar la pre­sión arte­rial alta. Por casua­li­dad, sur­gió que los efec­tos secun­da­rios bas­tan­te extra­ños de la dro­ga real­men­te ayu­da­ron a rever­tir el pro­ce­so de cal­vi­cie y en algu­nos casos ralen­ti­za­ron. Cuando Minoxidil se admi­nis­tra tópi­ca­men­te como una loción en luga­res don­de toda­vía hay un peque­ño cre­ci­mien­to en el cabe­llo, pue­de ini­ciar el pro­ce­so de cre­ci­mien­to y hacer el cabe­llo más lar­go y más grue­so.

Minoxidil se fabri­ca bajo el nom­bre rogai­ne (nom­bre comer­cial) y no se reco­mien­da para: muje­res, hom­bres que no están segu­ros de la cau­sa real del pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo, per­so­nas meno­res de 18 años de edad o en con­jun­to con otros medi­ca­men­tos para el cue­ro cabe­llu­do.

Además de Factor Hair Activator, hay dema­sia­dos pro­duc­tos para enu­me­rar, des­de medi­ca­men­tos has­ta locio­nes, cham­pús y más.

Cómo vencer la caída del cabello

Comencemos por enten­der las cau­sas de la pér­di­da de cabe­llo antes de mirar las diver­sas mane­ras de evi­tar­lo. La alo­pe­cia o la pér­di­da de cabe­llo no es un pro­ble­ma nue­vo. Las per­so­nas han lucha­do con el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo una y otra vez a lo lar­go de la his­to­ria, algu­nos más que otros. La cal­vi­cie mas­cu­li­na o feme­ni­na o la alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca es la for­ma más común de pér­di­da de cabe­llo. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo está rela­cio­na­da con la gené­ti­ca, don­de la cal­vi­cie es un pro­ble­ma here­di­ta­rio.

Hay otros fac­to­res, como razo­nes médi­cas y ambien­ta­les, que cau­san la pér­di­da de cabe­llo. Es acon­se­ja­ble con­sul­tar a un der­ma­tó­lo­go antes de com­prar medi­ca­men­tos de ven­ta libre para tra­tar la pér­di­da de cabe­llo. La pér­di­da de cabe­llo pue­de ocu­rrir debi­do a una varie­dad de enfer­me­da­des. Para deter­mi­nar qué está cau­san­do el pro­ble­ma, se debe con­sul­tar a un espe­cia­lis­ta. Sin cono­cer la cau­sa de la caí­da del cabe­llo, nin­gún médi­co es capaz de pres­cri­bir nin­gún tipo de tra­ta­mien­to.

Los der­ma­tó­lo­gos están capa­ci­ta­dos para ofre­cer una gama de tra­ta­mien­tos, inclu­yen­do tra­ta­mien­tos natu­ra­les, cos­mé­ti­cos o médi­cos, depen­dien­do de la cau­sa y gra­ve­dad del pro­ble­ma. El tra­ta­mien­to médi­co para la pér­di­da de cabe­llo ha expe­ri­men­ta­do un enor­me cre­ci­mien­to. Mientras tan­to, se están lan­zan­do medi­ca­men­tos que están dise­ña­dos para pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo. Las tera­pias far­ma­co­ló­gi­cas no son la solu­ción ideal para cual­quier per­so­na que ten­ga un pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo. La razón por la que fun­cio­nan los medi­ca­men­tos es que se diri­gen a la cau­sa sub­ya­cen­te del pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo.

También ha habi­do un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el seg­men­to de la tera­pia cos­mé­ti­ca, ya que cada vez más per­so­nas con este tipo de tra­ta­mien­to encuen­tran una res­pues­ta a su pro­ble­ma. El reem­pla­zo cos­mé­ti­co del cabe­llo es una de las opcio­nes más caras para lidiar con la pér­di­da de cabe­llo.

Las tera­pias natu­ra­les han exis­ti­do duran­te siglos y cubren una amplia gama de dolen­cias, inclu­yen­do la pér­di­da de cabe­llo. Las tera­pias natu­ra­les se basan en la creen­cia de que la pér­di­da de cabe­llo es una con­di­ción natu­ral y tales agen­tes pue­den res­tau­rar el equi­li­brio natu­ral del cue­ro cabe­llu­do. Estas tera­pias inclu­yen ejer­ci­cios para aumen­tar el flu­jo san­guí­neo al cue­ro cabe­llu­do y los folícu­los, masa­jes del cue­ro cabe­llu­do y reme­dios her­ba­les para la pér­di­da de cabe­llo.

Algunos reme­dios her­ba­rios que son popu­la­res para el tra­ta­mien­to de la alo­pe­cia inclu­yen:

  • Henna: acon­di­cio­nó el cabe­llo para man­te­ner­lo salu­da­ble y redu­cir el ries­go de pér­di­da de cabe­llo. Es una vie­ja hier­ba tra­di­cio­nal que se ha uti­li­za­do duran­te años para tra­tar el cabe­llo que cae.
  • El acei­te de jojo­ba es otro reme­dio her­ba­rio que tra­ta con éxi­to diver­sas enfer­me­da­des de la piel como el ecze­ma y la pso­ria­sis, así como la cas­pa.

Cómo lidiar con la pérdida temprana de cabello

La cal­vi­cie pre­ma­tu­ra es algo a lo que pode­mos estar acos­tum­bra­dos en los hom­bres. Incluso tene­mos un nom­bre para ello — cal­vi­cie mas­cu­li­na. ¡Pero la cal­vi­cie tem­pra­na en las muje­res! Desafortunadamente, es cier­to; las muje­res tam­bién tie­nen una cal­vi­cie feme­ni­na por varias razo­nes. Estas razo­nes inclu­yen estrés, emba­ra­zo, meno­pau­sia, mala die­ta, enfer­me­da­des, adic­cio­nes como alcoho­lis­mo y medi­ca­men­tos duros.

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia, la pér­di­da de cabe­llo gene­ral­men­te se pue­de dete­ner, la cau­sa sub­ya­cen­te pue­de ser tra­ta­da, y el cabe­llo pue­de ser esti­mu­la­do para vol­ver a cre­cer. El ciclo de cre­ci­mien­to nor­mal del cabe­llo cons­ta de tres fases. Durante la fase de cre­ci­mien­to, las hebras capi­la­res cre­cen a apro­xi­ma­da­men­te un cen­tí­me­tro por mes — esta fase dura 2–3 años. La segun­da fase es la fase de repo­so en la que des­can­sa el cabe­llo — esta fase dura 23 meses. La fase final es la fase de caí­da, en la que el cabe­llo muer­to falla y el cabe­llo nue­vo reem­pla­za el cabe­llo ele­gan­te. Este pro­ce­so impli­ca la pér­di­da de 50–100 pelos dia­rios.

Cuando se alte­ra el equi­li­brio nor­mal del cue­ro cabe­llu­do, las fases se des­equi­li­bran y se pro­du­ce cal­vi­cie. La mayo­ría de los pro­ble­mas de cal­vi­cie en los hom­bres (alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca) se deben a fac­to­res here­di­ta­rios. Otros tipos de pér­di­da de cabe­llo son gene­ral­men­te cau­sa­dos por una die­ta defi­cien­te, estrés exce­si­vo y fac­to­res psi­co­ló­gi­cos. Hay un pro­ble­ma lla­ma­do tri­co­ti­lo­ma­nía; Las per­so­nas con este tras­torno se sacan el cabe­llo debi­do a una for­ma extre­ma de ansie­dad.

El patrón de pér­di­da de cabe­llo en hom­bres y muje­res es dife­ren­te. En los hom­bres, la pér­di­da de cabe­llo gene­ral­men­te comien­za a lo lar­go de la línea del cabe­llo y se mue­ve len­ta­men­te hacia arri­ba hacia la cabe­za. En las muje­res, comien­za con el adel­ga­za­mien­to del cabe­llo y la pér­di­da de cabe­llo en la par­te delan­te­ra, los lados y la par­te supe­rior de la cabe­za.

La gen­te cree en el vie­jo ada­gio de que lo que no se pue­de sanar debe ser sopor­ta­do. En el moder­nis­mo avan­za­do de hoy, sin embar­go, encon­tra­mos cura­cio­nes que se cree que exis­ten. La cal­vi­cie se pue­de tra­tar esti­mu­lan­do el cre­ci­mien­to del cabe­llo nue­vo. Dado que somos úni­cos como indi­vi­duos, el mis­mo tra­ta­mien­to pue­de no fun­cio­nar en cada ser humano debi­do a dife­ren­tes fac­to­res gené­ti­cos y otros.

La Clínica Mayo men­cio­na mino­xi­dil, que está dis­po­ni­ble en for­ma líqui­da o como espu­ma. Se cree que esta dro­ga pro­mue­ve el nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo en per­so­nas con cier­tos tipos de pér­di­da de cabe­llo. Minoxidil es un pro­duc­to de ven­ta libre que se ven­de en la mayo­ría de las far­ma­cias. Finasteride es tam­bién una for­ma de medi­ca­men­to para retra­sar la pér­di­da de cabe­llo y esti­mu­lar el cre­ci­mien­to en los hom­bres con pro­ble­mas de cal­vi­cie mas­cu­li­na. Este medi­ca­men­to es una píl­do­ra de pres­crip­ción y debe ser pres­cri­to por un médi­co.

Plantas que ayudan con la caída del cabello

Cómo mantener el cabello de forma herbaria

El cabe­llo humano sólo pue­de ser teji­do muer­to, pero es una de las cosas que más preo­cu­pan a la gen­te en todo el mun­do. De hecho, las per­so­nas hacen casi cual­quier cosa para pre­ve­nir la caí­da del cabe­llo o para hacer que su cabe­llo vuel­va a cre­cer. Las far­ma­cias ven­den una gama de pro­duc­tos, y las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas fabri­can una varie­dad de pro­duc­tos, todos con el obje­ti­vo de pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo y ayu­dar­le a man­te­ner su cabe­llo.

Debemos tener en cuen­ta que a menu­do estos pro­duc­tos cau­san pér­di­da de cabe­llo en lugar de pre­ve­nir­lo. Todas las afir­ma­cio­nes sal­va­jes de los fabri­can­tes rara vez son ver­da­de­ras y pue­den tener algu­nos efec­tos secun­da­rios gra­ves. Por otro lado, los tra­ta­mien­tos her­ba­rios siem­pre han esta­do en uso y han demos­tra­do su efi­ca­cia en varias oca­sio­nes.

La pér­di­da de cabe­llo es gené­ti­ca, y pue­de ser difí­cil pre­ve­nir o rever­tir la cal­vi­cie here­di­ta­ria. Pero inclu­so eso es posi­ble; hay clí­ni­cas en Tailandia y otras par­tes del mun­do que se espe­cia­li­zan en mejo­rar el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Ciertas enfer­me­da­des con­du­cen a la pér­di­da de cabe­llo, por ejem­plo cán­cer — la qui­mio­te­ra­pia gene­ral­men­te con­du­ce a la pér­di­da de cabe­llo. Otros fac­to­res que con­du­cen a la pér­di­da de cabe­llo inclu­yen mala ali­men­ta­ción, enfer­me­dad tiroi­dea, medi­ca­men­tos y pro­ble­mas hor­mo­na­les.

Estos son algu­nos tra­ta­mien­tos natu­ra­les a base de hier­bas que pre­vie­nen la pér­di­da de cabe­llo y te ayu­dan a man­te­ner tu cabe­llo

  • Ginkgo bilo­ba: es uno de los tra­ta­mien­tos her­ba­rios más ven­di­dos en Europa y los Estados Unidos, apar­te de otros paí­ses. Es una espe­cie arbó­rea muy anti­gua y per­te­ne­ce a la mejor medi­ci­na en Alemania y Francia. La plan­ta es rica en anti­oxi­dan­tes que se uti­li­zan para aumen­tar el flu­jo san­guí­neo a los folícu­los o raí­ces del cabe­llo en el cue­ro cabe­llu­do. Esto ayu­da a for­ta­le­cer y esti­mu­lar el eje del cabe­llo.
  • Dong Quai: DHT se con­si­de­ra una de las prin­ci­pa­les cau­sas de pér­di­da de cabe­llo, y Dong Quai con­tie­ne fito­es­tró­ge­nos que ayu­dan a pre­ve­nir la for­ma­ción de DHT. Se cree que la hier­ba esti­mu­la el recre­ci­mien­to duran­te la cal­vi­cie. Dong Quai en com­bi­na­ción con la raíz de orti­ga se dice que es un tra­ta­mien­to muy efi­caz para la pér­di­da de cabe­llo, que está dis­po­ni­ble hoy en día.
  • Raíz de orti­ga: Se cree que la apli­ca­ción de la raíz de orti­ga en el cue­ro cabe­llu­do esti­mu­la el cre­ci­mien­to del cabe­llo. La raíz de orti­ga o la orti­ga ordi­na­ria ha exis­ti­do duran­te mucho tiem­po y se uti­li­za en nume­ro­sos tra­ta­mien­tos para una amplia varie­dad de dolen­cias. Es un blo­quea­dor de DHT muy fuer­te, pero cual­quier per­so­na que tome medi­ca­men­tos rece­ta­dos debe poner­se en con­tac­to con un médi­co antes de comen­zar el tra­ta­mien­to de la raíz de la urti­ca­ria.

Cómo tratar la calvicie masculina

Un por­cen­ta­je bas­tan­te gran­de de la pobla­ción mas­cu­li­na comien­za a per­der cabe­llo con la edad en el área de los tem­plos. A medi­da que la pér­di­da de cabe­llo con­ti­núa con el tiem­po, se extien­de a la par­te supe­rior de la cabe­za. A medi­da que la pér­di­da de cabe­llo con­ti­núa exten­dién­do­se, tam­bién pue­de afec­tar el cabe­llo en los lados de la cabe­za y la par­te pos­te­rior de la cabe­za, cau­san­do cal­vi­cie com­ple­ta. Ciertamente no es una ima­gen muy agra­da­ble!

¿Qué es exac­ta­men­te la cal­vi­cie mas­cu­li­na? Cuando la hor­mo­na mas­cu­li­na tes­tos­te­ro­na se con­vier­te en DHT (dihi­dro­tes­tos­te­ro­na), afec­ta a los folícu­los pilo­sos enco­gién­do­los. La con­trac­ción es cau­sa­da por ras­gos gené­ti­cos here­di­ta­rios y pue­de no afec­tar a todos los hom­bres en gene­ral de la mis­ma mane­ra.

Se esti­ma que alre­de­dor del 40 por cien­to de la pobla­ción mas­cu­li­na se verá afec­ta­da por la cal­vi­cie de patrón mas­cu­lino cuan­do alcan­cen la mar­ca 40. Es mejor tomar medi­das pre­ven­ti­vas que espe­rar a la pér­di­da de todo el cabe­llo. Hay una amplia gama de píl­do­ras, locio­nes, cre­mas y cham­pús para abor­dar el pro­ble­ma. Una mane­ra de com­ba­tir la pér­di­da de cabe­llo es con­tro­lar los nive­les de DHT en el cuer­po.

Saw Palmetto ha sido iden­ti­fi­ca­do como un suple­men­to her­ba­rio que pue­de ayu­dar a pre­ve­nir o dete­ner la cal­vi­cie de patrón mas­cu­lino. Los cien­tí­fi­cos que lle­va­ron a cabo exten­sas prue­bas encon­tra­ron que la hier­ba era efi­caz en el tra­ta­mien­to de los hom­bres cal­vos. Saw Palmetto es una for­ma de tra­tar el cuer­po des­de den­tro.

Otro méto­do es masa­jear el cue­ro cabe­llu­do dia­ria­men­te duran­te unos 15 minu­tos. ¿Por qué no haces eso mien­tras ves un pro­gra­ma de tele­vi­sión favo­ri­to? No le pare­ce­rá moles­to y no es nece­sa­rio pro­gra­mar nin­gún tiem­po espe­cial para el masa­je dia­rio. El masa­je debe ser una esti­mu­la­ción sua­ve de las raí­ces para per­mi­tir el cre­ci­mien­to del cabe­llo nue­vo. Los folícu­los pilo­sos pros­pe­ran a tra­vés de una bue­na cir­cu­la­ción san­guí­nea, sin la cual se enco­ge­rán y mori­rán. A tra­vés del masa­je del cue­ro cabe­llu­do, los folícu­los están bien sumi­nis­tra­dos con nutrien­tes vita­les para per­mi­tir el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

Los chi­nos son cons­cien­tes del poder de la pal­me­ta de sie­rra, raíz de orti­ga y otras hier­bas que ayu­dan a man­te­ner un cre­ci­mien­to salu­da­ble y exu­be­ran­te del cabe­llo. Remedios her­ba­rios pro­vie­nen de anti­guas creen­cias y cos­tum­bres, pero las per­so­nas han expe­ri­men­ta­do la efi­ca­cia de las hier­bas de pri­me­ra mano. Por ejem­plo, un suple­men­to dia­rio de has­ta 1.500 mili­gra­mos de pal­me­ta de sie­rra pue­de evi­tar que la cal­vi­cie mas­cu­li­na se pro­pa­gue dia­ria­men­te. La hier­ba está dis­po­ni­ble en la mayo­ría de las far­ma­cias y cen­tros de nutri­ción y es bara­to.

Tratamientos de pérdida de cabello con luz infrarroja y UV

Los tra­ta­mien­tos para la pér­di­da de cabe­llo van des­de solu­cio­nes natu­ra­les como reme­dios a base de hier­bas has­ta pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos para pro­ble­mas más com­ple­jos. Hay una varie­dad de tra­ta­mien­tos para cubrir dife­ren­tes tipos de pér­di­da de cabe­llo. Básicamente, la pér­di­da de cabe­llo es per­ma­nen­te o tem­po­ral. Sin embar­go, la luz UV y los tra­ta­mien­tos infra­rro­jos son una com­bi­na­ción de pro­ce­di­mien­tos médi­cos con solu­cio­nes natu­ra­les.

Tanto la luz ultra­vio­le­ta (UV) como la luz infra­rro­ja son ondas de luz que apor­tan varias ven­ta­jas a los folícu­los pilo­sos. Cuando la luz UV o infra­rro­ja se diri­ge a áreas del cue­ro cabe­llu­do don­de se ha pro­du­ci­do la pér­di­da de cabe­llo, la luz ayu­da con la cir­cu­la­ción san­guí­nea, aumen­ta el sumi­nis­tro de oxí­geno y nutrien­tes y la acti­vi­dad celu­lar. Con el uso ade­cua­do, ambos tipos de luz pro­mue­ven una fase de cre­ci­mien­to del cabe­llo más lar­ga y acor­tan la dura­ción de la fase de repo­so del cabe­llo.

El tra­ta­mien­to de la luz UV se con­si­de­ra un tra­ta­mien­to rela­ti­va­men­te segu­ro y no inva­si­vo de la pér­di­da de cabe­llo. Se toman las pre­cau­cio­nes ade­cua­das para garan­ti­zar que la luz UV no que­me o expon­ga la piel a la radia­ción. Si un pacien­te se some­te a un tra­ta­mien­to de luz infra­rro­ja o UV, debe sen­tar­se deba­jo del dis­po­si­ti­vo duran­te 15–30 minu­tos mien­tras la luz se diri­ge a las áreas cal­vas del cue­ro cabe­llu­do. Este tipo de tra­ta­mien­to es libre de dolor y males­tar.

Hasta la fecha, todos los tra­ta­mien­tos de luz infra­rro­ja y UV para la pér­di­da de cabe­llo han demos­tra­do resul­ta­dos con­sis­ten­tes sólo con pér­di­da de cabe­llo leve. Por ejem­plo, en per­so­nas que aca­ban de empe­zar a expe­ri­men­tar un adel­ga­za­mien­to del cabe­llo o una lige­ra pér­di­da de cabe­llo. Las per­so­nas que sufren de pér­di­da de cabe­llo a lar­go pla­zo o pér­di­da de cabe­llo gra­ve debi­do a un acci­den­te o enfer­me­dad gra­ve no se sabe que se bene­fi­cian de este tipo de tra­ta­mien­to. Además, los tra­ta­mien­tos de luz infra­rro­ja y UV no tuvie­ron éxi­tocon la pér­di­da tem­po­ral del cabe­llo.

La mejor mane­ra de deter­mi­nar si usted es el can­di­da­to ideal para el tra­ta­mien­to de luz UV o infra­rro­ja es con­sul­tar a un médi­co. Es impor­tan­te que pri­me­ro deter­mi­ne la cau­sa de la pér­di­da de cabe­llo. Es posi­ble que no nece­si­te tra­ta­mien­to lige­ro. Por ejem­plo, si la pér­di­da de cabe­llo es una reac­ción del cuer­po a un medi­ca­men­to que está toman­do, la inte­rrup­ción del medi­ca­men­to ase­gu­ra­rá que la pér­di­da de cabe­llo se revier­ta a tiem­po.

Una pala­bra de pre­cau­ción,luz UV y tra­ta­mien­tos infra­rro­jos por lo gene­ral pro­por­cio­nan alre­de­dor del 50 por cien­to de cre­ci­mien­to del cabe­llo en per­so­nas que se han some­ti­do al tra­ta­mien­to. Sin embar­go, no hay garan­tía de que el efec­to del tra­ta­mien­to dure mucho tiem­po. El nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo pue­de pare­cer del­ga­do o apa­re­cer en las man­chas. Lo bueno es que los tra­ta­mien­tos tie­nen una tasa de éxi­to del 90 por cien­to al dete­ner la pér­di­da de cabe­llo.

La picazón del cuero cabelludo conduce a la pérdida de cabello

El sín­dro­me de pica­zón del cue­ro cabe­llu­do a menu­do se acu­ña con la caí­da del cabe­llo. Esta con­di­ción es irri­tan­te de varias mane­ras, ya que no sólo tene­mos que lidiar con la pica­zón, sino tam­bién enfren­tar el hecho de que per­de­mos el cabe­llo. La bue­na noti­cia es que la pér­di­da de cabe­llo en la pica­zón del cue­ro cabe­llu­do es un pro­ble­ma tem­po­ral; el cabe­llo vuel­ve a cre­cer tan pron­to como se tra­ta la pica­zón. Todos los días se espe­ra una cier­ta can­ti­dad de pér­di­da de cabe­llo. La pér­di­da de cabe­llo es un pro­ble­ma si la pér­di­da es mayor que el nivel nor­mal de pér­di­da de cabe­llo por día.

¿Por qué tene­mos una pica­zón en el cue­ro cabe­llu­do en pri­mer lugar y cuál es la cone­xión con la pér­di­da de cabe­llo? Si el cue­ro cabe­llu­do secre­ta acei­te exce­si­vo de lymuch, el tér­mino médi­co para el pro­ble­ma es la dises­te­sia del cue­ro cabe­llu­do. El acei­te o el sebo es en reali­dad una cubier­ta pro­tec­to­ra para el eje del folícu­lo. El acei­te pro­por­cio­na al cabe­llo los nutrien­tes nece­sa­rios. Cuando la can­ti­dad de acei­te exce­de la can­ti­dad nor­mal, la piel se infla­ma y cau­sa una pica­zón cons­tan­te. Cuando nos ras­ca­mos a cau­sa de la pica­zón, la piel comien­za a disir­se. La des­ca­ma­ción hace que el cue­ro cabe­llu­do sea sus­cep­ti­ble a infec­cio­nes bac­te­ria­nas y fún­gi­cas, lo que hace que la pica­zón del cue­ro cabe­llu­do sea más fuer­te.

Los pro­duc­tos quí­mi­cos duros en los pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo y la sucie­dad en el aire aumen­tan la irri­ta­ción y hacen que la pica­zón del cue­ro cabe­llu­do sea aún más. Esto hace que el cabe­llo falle debi­do a la pica­zón y el exce­so de acei­te. Cuando los folícu­los están daña­dos, el cabe­llo falla por­que ya no reci­be los nutrien­tes que nece­si­ta para man­te­ner­se salu­da­ble.

Estas son algu­nas suge­ren­cias para cui­dar la pica­zón del cue­ro cabe­llu­do y pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo:

Deje de usar tin­tes duros y otros pro­duc­tos quí­mi­ca­men­te con­ta­mi­na­dos. Sólo por­que un pro­duc­to anun­cia la luna, no hay razón para salir corrien­do y com­prar­lo. Cambiar su cham­pú; podría ser la cau­sa de la irri­ta­ción. Son los pro­duc­tos quí­mi­cos en cham­pús que eli­mi­nan los acei­tes natu­ra­les exis­ten­tes del cabe­llo. Champúes natu­ra­les son más ade­cua­dos para el cabe­llo, y muchos de ellos con­tie­nen pro­pie­da­des anti­bac­te­ria­nas y anti­fún­gi­cas para dete­ner la pica­zón y eli­mi­nar la infec­ción.

Esto no debe ser un insul­to, pero la higie­ne per­so­nal es esen­cial para man­te­ner un cue­ro cabe­llu­do salu­da­ble. Lávese el cabe­llo tan pron­to como se engra­se o ensu­cie. Si has esta­do en el pol­vo todo el día, láva­te el pelo. Las per­so­nas que están al aire libre tie­nen que lavar­se el pelo todos los días. Aquellos que hacen ejer­ci­cio regu­lar­men­te deben lavar­se el cabe­llo al menos en días alter­na­ti­vos. Si es más pro­ba­ble que te que­des en casa, debe­ría estar bien lavar­te el cabe­llo dos veces por sema­na.

Coma salu­da­ble­men­te y evi­te los pro­duc­tos quí­mi­cos agre­si­vos y los tra­ta­mien­tos tér­mi­cos para su cabe­llo.

Terapia para la pérdida de cabello con láser

Como vivi­mos en un mun­do de tec­no­lo­gía avan­za­da, no es de extra­ñar que la tec­no­lo­gía se esté uti­li­zan­do para pre­ve­nir la caí­da del cabe­llo. Las clí­ni­cas de pér­di­da de cabe­llo ofre­cen tec­no­lo­gía láser a tra­vés de pro­gra­mas guia­dos médi­ca­men­te para dete­ner y pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo. La tera­pia se com­bi­na con varios pro­duc­tos para el cabe­llo y nutrien­tes para hom­bres y muje­res.

La tera­pia capi­lar con láser es un méto­do no qui­rúr­gi­co para el tra­ta­mien­to cos­mé­ti­co de la pér­di­da de cabe­llo, pro­ble­mas del cue­ro cabe­llu­do y adel­ga­za­mien­to del cabe­llo. Durante más de 30 años, la tec­no­lo­gía del cabe­llo láser se ha some­ti­do a una serie de prue­bas para garan­ti­zar la segu­ri­dad del pro­ce­so.

Cuando se uti­li­za un dis­po­si­ti­vo láser, la tec­no­lo­gía de luz láser infra­rro­ja de bajo nivel se uti­li­za en el cue­ro cabe­llu­do y el cabe­llo para pro­mo­ver un cre­ci­mien­to mejor, más rico y más com­ple­to del cabe­llo. El dis­po­si­ti­vo láser es simi­lar al seca­dor habi­tual que se encuen­tra en los salo­nes de belle­za y en casa. El dis­po­si­ti­vo apli­ca un láser fres­co direc­ta­men­te en el cue­ro cabe­llu­do para esti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea, que a su vez pue­de pro­mo­ver un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo.

Hay nume­ro­sos estu­dios sobre los bene­fi­cios de la luz en el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Si lo pien­sas, nota­rás que el cabe­llo cre­ce más rápi­do en verano debi­do a la luz que en invierno. En verano, la cir­cu­la­ción san­guí­nea se mejo­ra con la luz roja de los rayos del sol. Esto a su vez esti­mu­la los folícu­los pilo­sos para pro­mo­ver un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo.

La tera­pia con luz láser uti­li­za un con­cep­to simi­lar para dar a los folícu­los pilo­sos el impul­so de luz roja. Esta luz pro­vie­ne del dis­po­si­ti­vo láser, que vie­ne a una fre­cuen­cia pre­ci­sa para repa­rar el cabe­llo y revi­ta­li­zar los folícu­los.

Beneficios de la terapia capilar con láser

Las ven­ta­jas de la tera­pia capi­lar con láser son múl­ti­ples:

  • La tera­pia capi­lar con láser es un pro­ce­di­mien­to sen­ci­lloque se rea­li­za sin dolor ni moles­tias. Basado en el prin­ci­pio de que la ener­gía lumí­ni­ca es absor­bi­da por la mate­ria oscu­ra, en este caso el cabe­llo, los folícu­los y el cue­ro cabe­llu­do, los folícu­los y el cue­ro cabe­llu­do reci­ben la esti­mu­la­ción nece­sa­ria para pro­du­cir un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo. Se reco­mien­da que el tra­ta­mien­to sea rea­li­za­do úni­ca­men­te por un téc­ni­co láser cua­li­fi­ca­do y expe­ri­men­ta­do.
  • La tera­pia capi­lar con láser es amplia­men­te uti­li­za­da y la mayo­ría de los der­ma­tó­lo­gos pue­den ofre­cer el tra­ta­mien­to a un pre­cio ase­qui­ble. El tra­ta­mien­to ha demos­tra­do ser bene­fi­cio­so ya que per­mi­te un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo que se ve más grue­so y más com­ple­to.
  • La tera­pia con láser no impli­ca nin­gún tipo de ciru­gía; es un méto­do no qui­rúr­gi­co que pro­mue­ve el cre­ci­mien­to del cabe­llo. No se cono­cen efec­tos secun­da­rios como el tra­ta­mien­to renue­va el cue­ro cabe­llu­do sin dañar­lo.

Embarazo y pérdida de cabello

Debido a los múl­ti­ples cam­bios físi­cos y men­ta­les que tie­nen lugar duran­te este tiem­po, las muje­res a menu­do sufren pér­di­da de cabe­llo poco des­pués del naci­mien­to del niño. Durante este tiem­po, los cam­bios hor­mo­na­les tie­nen lugar en el cuer­po. Dado que cada mujer es úni­ca, se supo­ne que los mis­mos cam­bios no ocu­rren de mane­ra simi­lar en todas las muje­res.

Los cam­bios se basan en el tipo de cuer­po, las estruc­tu­ras hor­mo­na­les, la salud y la aten­ción duran­te y des­pués del emba­ra­zo. La pér­di­da de cabe­llo ocu­rre en algu­nas muje­res poco des­pués o inclu­so duran­te el emba­ra­zo. Según las esta­dís­ti­cas, alre­de­dor del 75 por cien­to de las muje­res encues­ta­das tuvie­ron algún tipo de pér­di­da de cabe­llo des­pués del naci­mien­to del niño.

¿Qué des­en­ca­de­na la pér­di­da de cabe­llo en las muje­res cuan­do el emba­ra­zo ha ter­mi­na­do? Como la mayo­ría de noso­tros sabe­mos, per­de­mos entre 25 y 100 pelos al día en nues­tras cabe­zas. Esto es natu­ral y ocu­rre duran­te el cepi­lla­do, el sue­ño, el lava­do del cabe­llo y el masa­je del cue­ro cabe­llu­do. El cabe­llo pasa por tres fases, la últi­ma de las cua­les es la fase teló­ge­na, en la que el cabe­llo des­can­sa antes de caer­se duran­te el cepi­lla­do o lava­do.

Si una mujer está emba­ra­za­da, el pelo es en reali­dad menos. Entre los cam­bios hor­mo­na­les en el cuer­po inclu­yen el aumen­to de los nive­les de las hor­mo­nas feme­ni­nas estró­geno y pro­ges­te­ro­na. Estas hor­mo­nas pre­vie­nen la pér­di­da de cabe­llo, que nor­mal­men­te debe­ría fallar todos los días. Durante el emba­ra­zo, las muje­res pue­den deco­rar­se con su pelo extra grue­so. Después del naci­mien­to del niño, el meta­bo­lis­mo comien­za a esta­bi­li­zar­se, los nive­les hor­mo­na­les vuel­ven a los nive­les nor­ma­les y la vida como lo cono­cía­mos antes de que se reanu­de la fase de emba­ra­zo. El resul­ta­do es que el cabe­llo comien­za a caer. Recuerda que en la fase de repo­so hay muchos pelos que debe­rían haber caí­do pero no caye­ron. Esto pue­de hacer que la pér­di­da de cabe­llo parez­ca muy gra­ve, pero no cau­sa cal­vi­cie.

Hay que men­cio­nar que en algu­nas muje­res, el estrés post-emba­ra­zo cau­sa­do por la mater­ni­dad y la pér­di­da de nutrien­tes por la lac­tan­cia mater­na pue­de cau­sar pér­di­da de cabe­llo.

Dado que el cabe­llo es más pro­pen­so a la pér­di­da de cabe­llo des­pués del naci­mien­to del niño, debe­mos ase­gu­rar­nos de que el cabe­llo se tra­ta cui­da­do­sa­men­te. Usa un pei­ne ancho den­ta­do y tra­ta de evi­tar pei­nar el cabe­llo cuan­do estén moja­dos. Idealmente, el cabe­llo debe secar­se de for­ma natu­ral y sin el uso de un seca­dor de pelo.

El uso de cham­pús y enjua­gues her­ba­les con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al cui­da­do del cue­ro cabe­llu­do y los folícu­los pilo­sos. Evite el uso de pro­duc­tos que con­ten­gan pro­duc­tos quí­mi­cos agre­si­vos. No ate el cabe­llo muy bien, ya que pue­de rom­per­se fácil­men­te.

La die­ta correc­ta, que está lle­na de nutrien­tes, es bue­na para el bebé y para el cabe­llo. Añadir mucha pro­teí­na a tu die­ta ayu­da a for­ta­le­cer tu cabe­llo.

Prevención de la caída del cabello — entender qué lo causa

¿Tienes algún pro­ble­ma con el adel­ga­za­mien­to o la caí­da del cabe­llo? No todo se pier­de, por­que hay tra­ta­mien­tos que pre­vie­nen la caí­da del cabe­llo. Así que deten­ga­mos las lágri­mas y vamos a tra­ba­jar y pri­me­ro a ave­ri­guar qué cau­sa la pér­di­da de cabe­llo, y en segun­do lugar, cómo encon­trar el tra­ta­mien­to ade­cua­do para el pro­ble­ma.

Las cau­sas más comu­nes de pér­di­da de cabe­llo se atri­bu­yen a genes here­di­ta­rios, tras­tor­nos hor­mo­na­les, infec­cio­nes del cue­ro cabe­llu­do, emba­ra­zo, estrés extre­mo, adic­cio­nes y enfer­me­da­des. Ciertas enfer­me­da­des como la tiroi­des y las infec­cio­nes fún­gi­cas, así como los rin­gli­chen­cans tam­bién pue­den con­tri­buir a la pér­di­da de cabe­llo.

Hay cier­tos medi­ca­men­tos que pue­den des­en­ca­de­nar la pér­di­da de cabe­llo, como medi­ca­men­tos para la gota, anti­coa­gu­lan­tes y píl­do­ras anti­con­cep­ti­vas. Este tipo de pér­di­da de cabe­llo es gene­ral­men­te muy repen­ti­na y se pue­de tra­tar.

Otras cau­sas que pue­den con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo inclu­yen qui­mio­te­ra­pia, cam­bios hor­mo­na­les como la meno­pau­sia, die­tas de cho­que y radia­ción. También los lla­ma­dos estre­so­res pue­den con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo, por ejem­plo, el uso de cole­tas apre­ta­das, hile­ras, bobi­nas y tren­zas, que tiran del cabe­llo, cica­tri­ces en el cue­ro cabe­llu­do y matan las raí­ces. Esto pue­de con­du­cir a la pér­di­da per­ma­nen­te del cabe­llo tan pron­to como las raí­ces se dañan.

Por últi­mo, hay una serie de tra­ta­mien­tos de belle­za que sólo dañan los folícu­los pilo­sos. ¡Y en reali­dad paga­mos por estos tra­ta­mien­tos! Los tra­ta­mien­tos con acei­te calien­te, tin­tes quí­mi­cos, agen­tes de rela­ja­ción, ondas per­ma­nen­tes y otras for­mas de tra­ta­mien­to capi­lar pue­den con­du­cir a la infla­ma­ción de los folícu­los pilo­sos. Esto con­du­ce a cica­tri­ces y pér­di­da de cabe­llo.

A menos que su pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo es here­di­tal, la pér­di­da de cabe­llo pue­de ser un signo de una for­ma de des­equi­li­brio en el cuer­po. Usted nece­si­ta lle­gar a las manos con la situa­ción y ver a su médi­co pri­me­ro. Una vez identificada(s) la(s) causa(s), se deben hacer cam­bios en la die­ta.

Lo mejor es eli­mi­nar todos los ali­men­tos con alto con­te­ni­do de sodio, gra­sa y azú­car; Sí, eso por des­gra­cia sig­ni­fi­ca toda la deli­cio­sa comi­da cha­ta­rra, gra­sas pro­ce­sa­das y azú­ca­res refi­na­dos. Esto ayu­da­rá efec­ti­va­men­te a ralen­ti­zar el pro­ce­so de pér­di­da de cabe­llo.

Las mejo­res die­tas son die­tas aptas para el cabe­llo ricas en hie­rro y síli­ce. El hie­rro es útil para des­te­rrar la ane­mia que cau­sa la pér­di­da de cabe­llo. La síli­ce for­ta­le­ce los folícu­los pilo­sos y ayu­da a rege­ne­rar el cabe­llo. Trate de limi­tar la inges­ta de cafeí­na y otras bebi­das azu­ca­ra­dos. Mantenga el con­su­mo de alcohol bajo con­trol y pída­le a su médi­co un suple­men­to vita­mí­ni­co. Si la die­ta es rica en vita­mi­nas, hie­rro, zinc, pota­sio y áci­do fóli­co, por lo gene­ral debe lle­var­se bien en el depar­ta­men­to de cabe­llo.

Prevenir la pérdida de cabello con aceite de oliva

Los oli­vos se remon­tan has­ta don­de se remon­ta al Neolítico, y los bene­fi­cios de este increí­ble árbol han sido trans­mi­ti­dos a lo lar­go de siglos. El acei­te de oli­va, como el poe­ta grie­go Homer lo lla­mó “oro líqui­do”, siem­pre ha sido una fuen­te médi­ca para las per­so­nas. El acei­te de oli­va está estre­cha­men­te rela­cio­na­do con la pre­ven­ción de la pér­di­da de cabe­llo median­te masa­jes de acei­te de oli­va.

Cada uno de noso­tros pier­de una cier­ta can­ti­dad de cabe­llo todos los días, pero si la pér­di­da de cabe­llo va más allá del están­dar acep­ta­do, se con­vier­te en un moti­vo de preo­cu­pa­ción. Hay muchas razo­nes por las que per­de­mos el cabe­llo debi­do al enve­je­ci­mien­to natu­ral, enfer­me­da­des, enfer­me­da­des de la piel, infec­cio­nes y mucho más.

Como ya se ha men­cio­na­do, el acei­te de oli­va pue­de ofre­cer los siguien­tes bene­fi­cios para el cabe­llo:

El acei­te de oli­va tie­ne pro­pie­da­des anti­bac­te­ria­nas natu­ra­les y es rico en anti­oxi­dan­tes que se ha demos­tra­do para blo­quear el pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to del cuer­po. Debido a las pro­pie­da­des anti­bac­te­ria­nas y anti­fún­gi­cas, la pér­di­da de cabe­llo cau­sa­da por los pro­duc­tos quí­mi­cos agre­si­vos común­men­te uti­li­za­dos en los pro­duc­tos para el cabe­llo se pue­de rever­tir y tra­tar. Los tin­tes para el cabe­llo, por ejem­plo, tie­nen sus­tan­cias quí­mi­cas muy fuer­tes; estos pro­duc­tos quí­mi­cos cau­san una reac­ción alér­gi­ca al cue­ro cabe­llu­do y con el tiem­po las raí­ces del cabe­llo se debi­li­tan. El acei­te de oli­va masa­jea­do en el cue­ro cabe­llu­do mini­mi­za el daño y res­tau­ra el equi­li­brio salu­da­ble del cue­ro cabe­llu­do para pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo.

El acei­te de oli­va tie­ne un sumi­nis­tro de nutrien­tes salu­da­ble para pre­ve­nir la for­ma­ción de DHT. DHT o dihi­dro­tes­tos­te­ro­na es una hor­mo­na dañi­na que hace que los folícu­los pilo­sos se enco­jan y el cre­ci­mien­to del cabe­llo es más del­ga­do o ya no está pre­sen­te. El uso regu­lar del acei­te de oli­va blo­quea la for­ma­ción de HDT y pre­vie­ne efi­caz­men­te la caí­da del cabe­llo. El acei­te es natu­ral­men­te rico en varios nutrien­tes, inclu­yen­do vita­mi­na D, bio­ti­na y vita­mi­na E; estos nutrien­tes son esen­cia­les para un cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo. Las raí­ces absor­ben los nutrien­tes que pro­mue­ven el cre­ci­mien­to y pre­vie­nen la caí­da del cabe­llo.

Tratamiento de la caída del cabello con aceite de oliva

  • Utilice acei­te de oli­va vir­gen extra, que se mez­cla en su for­ma más natu­ral con acei­te de coco en una pro­por­ción de 2:1. Tome peque­ñas can­ti­da­des en la pal­ma de la mano y masa­jee el acei­te en el cue­ro cabe­llu­do y el cabe­llo; el masa­je debe ser sua­ve, ya que no ayu­da si saca el cabe­llo en las raí­ces. Masajear duran­te unos 15 minu­tos. Cubre tu cabe­za con una capu­cha de ducha y deja que el acei­te absor­ba en las raí­ces duran­te al menos cua­tro horas, pero mejor duran­te la noche.
  • Usa un cham­pú médi­co para lavar­te el cabe­llo y diluir el cham­pú o usa can­ti­da­des muy peque­ñas de él. Tome un poco de cham­pú en la mano para evi­tar el uso direc­to. El acei­te de oli­va está dis­po­ni­ble libre­men­te, pero un poco caro. Sin embar­go, en aras de man­te­ner un cabe­llo sano y pre­ve­nir la caí­da del cabe­llo, es una inver­sión que vale la pena.

Reponer la pérdida de cabello con mesoterapia

¿Estás ator­men­ta­do por el pro­ble­ma del adel­ga­za­mien­to del cabe­llo? Prueba la meso­te­ra­pia, un tra­ta­mien­to cos­mé­ti­co que inclu­ye una téc­ni­ca no qui­rúr­gi­ca para dete­ner la pér­di­da de cabe­llo. El tra­ta­mien­to con­sis­te en inyec­tar una mez­cla espe­cial de medi­ca­men­tos, extrac­tos natu­ra­les, mine­ra­les y vita­mi­nas direc­ta­men­te en el cue­ro cabe­llu­do. El tra­ta­mien­to hace que los folícu­los pilo­sos sean ali­men­ta­dos con todos los nutrien­tes fal­tan­tes que cau­sa­ron la pér­di­da de cabe­llo en pri­mer lugar.

La meso­te­ra­pia tra­ba­ja para hacer que las raí­ces del cabe­llo sean fuer­tes para con­tro­lar efi­caz­men­te la pér­di­da de cabe­llo. También ayu­da a mejo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea para expan­dir los folícu­los pilo­sos enco­gi­dos. La meso­te­ra­pia pro­mue­ve una con­di­ción favo­ra­ble para el cre­ci­mien­to del cabe­llo para dete­ner la caí­da del cabe­llo y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

Cualquier per­so­na con pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo sabe lo sufi­cien­te­men­te bien, hay muchas cau­sas de pér­di­da de cabe­llo. Esta es pro­ba­ble­men­te la pri­me­ra área don­de ten­de­mos a des­cu­brir por qué nues­tros pre­cio­sos rizos ter­mi­nan en un cepi­llo de pelo y un dre­na­je en el baño. Así como hay varias cau­sas del pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo, tam­bién hay varios tra­ta­mien­tos. La meso­te­ra­pia es un tra­ta­mien­to que se con­si­de­ra segu­ro y efi­caz en el tra­ta­mien­to de varios tipos de pér­di­da de cabe­llo (alo­pe­cia).

El tra­ta­mien­to con­sis­te en una serie de micro­in­yec­cións con peque­ñas dosis de nutrien­tes acti­vos. Las inyec­cio­nes se admi­nis­tran en dife­ren­tes pun­tos del cue­ro cabe­llu­do; la solu­ción nutri­ti­va se pre­sio­na en la capa de gra­sa deba­jo del cue­ro cabe­llu­do, que se lla­ma meso­der­mo, de don­de el tra­ta­mien­to reci­bió su nom­bre. Una pis­to­la espe­cial de meso­te­ra­pia está equi­pa­da con una peque­ña agu­ja esté­ril para inser­tar­la en el cue­ro cabe­llu­do. La agu­ja se empu­ja has­ta una pro­fun­di­dad de 2–3 mm en el cue­ro cabe­llu­do, pero el pro­ce­di­mien­to se rea­li­za sin anes­te­sia. La dura­ción del tra­ta­mien­to osci­la entre unos pocos meses y un año. La dura­ción depen­de de la gra­ve­dad del pro­ble­ma y del núme­ro corres­pon­dien­te de sesio­nes que el pacien­te nece­si­te.

Los pro­ble­mas meno­res de adel­ga­za­mien­to gene­ral­men­te requie­ren 3–8 sesio­nes de meso­te­ra­pia. En caso de pér­di­da de cabe­llo gra­ve, el tra­ta­mien­to pue­de reque­rir 10 o más sesio­nes para resul­tar efi­caz. Las inyec­cio­nes se dis­tri­bu­yen con un inter­va­lo de una sema­na o un mes, depen­dien­do de lo que el médi­co deci­da. Cada sesión dura alre­de­dor de 30–45 minu­tos; para cada sesión, se inyec­ta una par­te dife­ren­te del cue­ro cabe­llu­do.

La meso­te­ra­pia sólo es efi­caz en célu­las vivas; en célu­las muer­tas, el tra­ta­mien­to no fun­cio­na. Por lo tan­to, es mejor con­sul­tar a un médi­co para ver la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del pro­ble­ma y rea­li­zar prue­bas para deter­mi­nar si vale la pena inver­tir en el tra­ta­mien­to. Es un tra­ta­mien­to a lar­go pla­zo y uno no debe espe­rar lograr resul­ta­dos de la noche a la maña­na. Bien pue­de tomar 6 meses para que usted vea el cre­ci­mien­to del cabe­llo nue­vo.

Champú para la caída del cabello

La gen­te sigue pre­gun­tan­do si los cham­pús pue­den des­ha­cer la pér­di­da de cabe­llo. En resu­men, algu­nos cham­pús pue­den tener un impac­to posi­ti­vo en la pér­di­da de cabe­llo al dete­ner la pér­di­da de cabe­llo e inclu­so pro­mo­ver cier­to gra­do de cre­ci­mien­to. En gene­ral, sin embar­go, el ingre­dien­te acti­vo en el cham­pú deter­mi­na la efi­ca­cia del pro­duc­to.

Tenemos que tener cui­da­do al ele­gir un cham­pú basa­do en la infor­ma­ción pro­mo­cio­nal pro­por­cio­na­da para el pro­duc­to. Hay cham­pús médi­cos, pero es mejor bus­car el con­se­jo de su médi­co, por­que no todos los pro­duc­tos son ade­cua­dos para todo el mun­do. Los fac­to­res a con­si­de­rar inclu­yen el tipo de pér­di­da de cabe­llo, la gra­ve­dad de la pér­di­da de cabe­llo, el esta­do actual de salud y cual­quier medi­ca­men­to toma­do.

DHT es una hor­mo­na pro­du­ci­da por una enzi­ma, un sub­pro­duc­to de la hor­mo­na mas­cu­li­na tes­tos­te­ro­na. De hecho, la inves­ti­ga­ción ha demos­tra­do que DHT es en la mayo­ría de los casos la prin­ci­pal cau­sa de pér­di­da de cabe­llo here­di­ta­rio y la cal­vi­cie del patrón mas­cu­lino.

El pép­ti­do timo es un com­po­nen­te acti­vo de los cham­pús para la pér­di­da de cabe­llo. Es efi­caz por­que pene­tra en los folícu­los pilo­sos, lo que lim­pia y libe­ra poros para crear un nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo. Los cham­pús que recla­man efi­ca­cia en el tra­ta­mien­to de la pér­di­da de cabe­llo basan sus afir­ma­cio­nes en el hecho de que la pér­di­da de cabe­llo es una enfer­me­dad auto­in­mu­ne. Los pép­ti­dos en el cham­pú se uti­li­zan para man­te­ner los folícu­los pilo­sos lim­pios y des­blo­quea­dos con el fin de pro­du­cir el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

Hay cham­pús que con­tie­nen sus­tan­cias vege­ta­les que neu­tra­li­zan efi­caz­men­te la hor­mo­na DHT, que blo­quea los folícu­los pilo­sos y por lo tan­to pre­vie­ne el cre­ci­mien­to del cabe­llo. A tra­vés del uso cons­tan­te del cham­pú, nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo comien­za a desa­rro­llar­se den­tro de 4 sema­nas de la tera­pia de cham­pú. El uso de cham­pús con pép­ti­dos timo pri­me­ro ayu­da a dis­mi­nuir la pér­di­da de cabe­llo, y lue­go pro­mue­ve el cre­ci­mien­to del cabe­llo. El nue­vo cre­ci­mien­to del cabe­llo pue­de tar­dar has­ta tres meses en esca­par de los folícu­los.

Los estu­dios clí­ni­cos han demos­tra­do que no todos los cham­pús son efi­ca­ces para todas las per­so­nas. Es una cues­tión de prue­ba y error para encon­trar real­men­te un cham­pú que fun­cio­na para su tipo de pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo.

Hay cham­pús que con­tie­nen tri­chogs, un ingre­dien­te acti­vo que es útil para espe­sar el tallo del cabe­llo. Esto crea la apa­rien­cia de más cabe­llo del que real­men­te está pre­sen­te. Lo que hace es que detie­ne la pér­di­da de cabe­llo con bas­tan­te efi­ca­cia. Hay cham­pús que espe­san el cabe­llo, cubren las áreas de adel­ga­za­mien­to, aumen­tan el volu­men y nutren el cabe­llo exis­ten­te para evi­tar rotu­ras y pér­di­da pre­ma­tu­ra de cabe­llo.

Otra con­si­de­ra­ción al ele­gir un cham­pú es que coin­ci­da con su tipo de cabe­llo. Si tie­nes el cabe­llo gra­so, nece­si­tas ele­gir un cham­pú que sea ade­cua­do para el cabe­llo gra­so. No tie­ne sen­ti­do com­prar un cham­pú para cabe­llo seco si su pro­ble­ma de cabe­llo con­sis­te en sebo exce­si­vo o acei­te.

¿Deberías considerar la cirugía de reducción del cuero cabelludo?

¿Tienes un pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo que con­du­ce a man­chas cal­vas en el cue­ro cabe­llu­do? Podría ser que el cabe­llo se adel­ga­za dra­má­ti­ca­men­te en cier­tos pun­tos del cue­ro cabe­llu­do, por lo que pare­ce casi cal­vo. La ciru­gía para la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do es una for­ma de tra­ta­mien­to que pue­de ayu­dar con el tipo de pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo. Siempre se reco­mien­da que con­sul­te pri­me­ro a un médi­co para tra­tar su pro­ble­ma. Hay espe­cia­lis­tas en cabe­llo que pue­den ayu­dar­te a deter­mi­nar la natu­ra­le­za exac­ta del pro­ble­ma y reco­men­dar el tra­ta­mien­to más ade­cua­do para el pro­ble­ma.

El fun­cio­na­mien­to de la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do se rea­li­za de dos mane­ras dife­ren­tes. Un méto­do es la eli­mi­na­ción de una tira estre­cha del cue­ro cabe­llu­do. La piel a ambos lados de la zona se esti­ra lo más lejos posi­ble para reu­nir­se y coser de nue­vo. Si se va a cubrir un área muy gran­de o la piel es excep­cio­nal­men­te fir­me, se apli­ca el méto­do de expan­sión del teji­do. Este pro­ce­so es bas­tan­te lar­go y requie­re que con­sul­te a su médi­co varias veces a la sema­na. En este pro­ce­di­mien­to, se inser­ta un glo­bo deba­jo del cue­ro cabe­llu­do, que se infla gra­dual­men­te. Esta acción esti­ra la piel del cue­ro cabe­llu­do, de modo que final­men­te hay sufi­cien­te fle­xi­bi­li­dad de la piel y folícu­los sanos dis­po­ni­bles para esti­rar­se sobre la bre­cha. Luego se reti­ra el cue­ro cabe­llu­do de rayas y los lados se cosen jun­tos, pero pri­me­ro se reti­ra el glo­bo.

Este pro­ce­di­mien­to gene­ral­men­te se rea­li­za bajo anes­te­sia local, pero algu­nas per­so­nas piden seda­ción para sen­tir­se tran­qui­lo. Para pro­te­ger el cue­ro cabe­llu­do duran­te el pro­ce­so de cura­ción, se debe usar una gorra espe­cial y se deben tomar anti­bió­ti­cos para pre­ve­nir la infec­ción.

La ciru­gía para la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do gene­ral­men­te se reco­mien­da bajo super­vi­sión médi­ca. Las víc­ti­mas de que­ma­du­ras con cica­tri­ces pue­den bene­fi­ciar­se de este tra­ta­mien­to. En tales casos, las par­tes daña­das del cue­ro cabe­llu­do se eli­mi­nan por com­ple­to con el fin de nor­ma­li­zar la apa­rien­cia de la cabe­za en la medi­da de lo posi­ble. Las per­so­nas que sufren de cal­vi­cie en el cen­tro del cue­ro cabe­llu­do pue­den bene­fi­ciar­se de un vello de cabe­za com­ple­ta con este tipo de tra­ta­mien­to.

Generalmente no se sabe que la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do des­pués de la cica­tri­za­ción natu­ral de la heri­da cau­sa pro­ble­mas a lar­go pla­zo. Si usted tie­ne el hábi­to de usar su cabe­llo muy cor­to debi­do a las man­chas cal­vas, usted debe con­si­de­rar si la cica­tri­za­ción cau­sa­da por la ciru­gía de reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do es un pro­ble­ma.

La ciru­gía para la reduc­ción del cue­ro cabe­llu­do no es bara­ta ni está cubier­ta por el segu­ro. Usted nece­si­ta encon­trar el médi­co o equi­po qui­rúr­gi­co ade­cua­do y com­prar un paque­te todo inclui­do de aten­ción pre-ciru­gía, ciru­gía y post-ciru­gía que sea más ren­ta­ble.

Terapia con células madre para la pérdida de cabello

¿Pueden las célu­las madre ayu­dar a poner fin a la frus­tra­ción dura­de­ra y la ver­guen­za de la cal­vi­cie? Durante años, los cien­tí­fi­cos se han cen­tra­do en explo­rar las posi­bi­li­da­des y pro­me­sas de las célu­las madre en sus inves­ti­ga­cio­nes para encon­trar una cura para la cal­vi­cie mas­cu­li­na y otros tipos de pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo. A tra­vés de una inves­ti­ga­ción tan exten­sa, exis­te la posi­bi­li­dad de que el final esté a la vis­ta.

La teo­ría actual de la inves­ti­ga­ción de célu­las madre para el cre­ci­mien­to del cabe­llo se basa en la teo­ría fac­ti­ble de cómo las célu­las madre de los adul­tos pue­den ayu­dar a pro­du­cir nue­vo cabe­llo. ¿Por qué el énfa­sis espe­cial en las célu­las madre de los adul­tos? ¿No son todas las célu­las igua­les? ¡La ver­dad es que no! Las célu­las madre adul­tas tie­nen la capa­ci­dad de rege­ne­rar­se o reno­var­se. Las célu­las madre pue­den repro­du­cir­se exac­ta­men­te duran­te la rege­ne­ra­ción. Además, las célu­las recién for­ma­das pue­den divi­dir­se y even­tual­men­te con­ver­tir­se en célu­las espe­cia­li­za­das. Por mani­pu­la­ción, las célu­las espe­cia­les se pue­den con­ver­tir en célu­las folícu­los pilo­sos que pro­du­cen cre­ci­mien­to del cabe­llo y reem­pla­zan los folícu­los que ya no pue­den fun­cio­nar.

Se cree que todo el pro­ce­so es lle­va­do a cabo por el cere­bro humano, que emi­te seña­les quí­mi­cas. Cuando las célu­las madre están cer­ca de las célu­las mori­bun­das, como los folícu­los pilo­sos impro­duc­ti­vos, las célu­las reci­ben una señal para migrar a la base del folícu­lo pilo­so mori­bun­do para comen­zar la divi­sión. Algunas célu­las se con­vier­ten en par­te del folícu­lo en sí y algu­nas se con­vier­ten en par­te de la piel que rodea el folícu­lo. Tan pron­to como se com­ple­ta la divi­sión celu­lar y la célu­la espe­cial­men­te desa­rro­lla­da está ter­mi­na­da, nacen los folícu­los pilo­sos sanos.

La cien­cia en su mejor momen­to, ¿no crees? La gen­te real­men­te nece­si­ta un tra­ta­mien­to que real­men­te resuel­va el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo. Aunque la teo­ría bási­ca ya se ha esta­ble­ci­do, se nece­si­tan más inves­ti­ga­cio­nes e infor­ma­ción sobre el pro­ce­so de espe­cia­li­za­ción. Sólo si hay una com­pren­sión cla­ra de lo que real­men­te cau­sa la migra­ción y espe­cia­li­za­ción de las célu­las pue­de la teo­ría de la pér­di­da de cabe­llo de célu­las madre se pue­de desa­rro­llar aún más a un nivel más defi­ni­ti­vo.

Los expe­ri­men­tos con rato­nes han demos­tra­do ser exi­to­sos en el tras­plan­te de célu­las madre sanas en rato­nes para pro­du­cir nue­vos folícu­los pilo­sos. Se obser­vó cre­ci­mien­to capi­lar duran­te la eje­cu­ción de este pro­ce­so. Esto demues­tra que las célu­las madre impli­ca­das en la pro­duc­ción o esti­mu­la­ción del cre­ci­mien­to del cabe­llo han sido ais­la­das. Una vez que el tra­ba­jo sobre las seña­les quí­mi­cas y la mani­pu­la­ción celu­lar está com­ple­to, será el momen­to de pro­bar el tra­ta­mien­to en los seres huma­nos.

Se espe­ra que, dada la velo­ci­dad con la que avan­za la cien­cia y se intro­duz­can nue­vas inno­va­cio­nes médi­cas, la cal­vi­cie dura­de­ra pron­to sea cosa del pasa­do.

La mejor dieta contra la calvicie

¡La cul­tu­ra de comi­da rápi­da de Estados Unidos ha lle­va­do al país a un valle don­de la vida se ha con­ver­ti­do en un solo gran impul­so! El cabe­llo fuer­te y salu­da­ble nece­si­ta una die­ta rica en vita­mi­nas y mine­ra­les para nutrir las raí­ces y el cue­ro cabe­llu­do. Una die­ta rica en gra­sas exce­si­vas y sin nutrien­tes sólo con­du­ce a pro­ble­mas de obe­si­dad y coles­te­rol. Los malos hábi­tos ali­men­ti­cios son la cau­sa de la caí­da del cabe­llo, el adel­ga­za­mien­to del cabe­llo y el cre­ci­mien­to defi­cien­te.

Las fru­tas y ver­du­ras natu­ra­les tie­nen muchas pro­pie­da­des cura­ti­vas que ayu­dan al cuer­po a luchar con­tra la cal­vi­cie. Si los ali­men­tos con­su­mi­dos con­tie­nen la can­ti­dad correc­ta de oli­go­ele­men­tos, vita­mi­nas, mine­ra­les y áci­dos gra­sos esen­cia­les, el cabe­llo se vuel­ve lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para resis­tir los ata­ques al cabe­llo.

DHT es un des­equi­li­brio hor­mo­nal de los nive­les de tes­tos­te­ro­na que pue­de cau­sar cal­vi­cie en hom­bres y muje­res. Si los ali­men­tos con­su­mi­dos son ricos en gra­sas ani­ma­les, nive­les más altos de tes­tos­te­ro­na se libe­ran en el torren­te san­guí­neo. Lo con­tra­rio es el caso cuan­do las per­so­nas con­su­men una die­ta baja en gra­sas. Niveles más bajos de tes­tos­te­ro­na se libe­ran en el torren­te san­guí­neo.

Un estu­dio de hom­bres japo­ne­ses que comen una die­ta muy occi­den­tal encon­tró que tenían pro­ble­mas con la pér­di­da de cabe­llo. Niveles más altos de gra­sa des­en­ca­de­nan un mayor cre­ci­mien­to de las glán­du­las de acei­te pre­sen­tes en los folícu­los pilo­sos. Esto a su vez pro­du­ce más DHT, que a su vez cau­sa más daño al cabe­llo. Por esta razón, se con­clu­yó que una die­ta baja en gra­sas pue­de ayu­dar a redu­cir la pro­duc­ción de DHT y redu­cir sus efec­tos nega­ti­vos sobre el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Controlar la die­ta en com­bi­na­ción con un pro­duc­to para redu­cir la pro­duc­ción de DHT ha demos­tra­do ser un tra­ta­mien­to efi­caz para la pér­di­da de cabe­llo.

El estu­dio encon­tró que evi­tar una die­ta occi­den­ta­li­za­da es una mane­ra de pre­ve­nir la cal­vi­cie. Hay muchas fuen­tes de pro­teí­nas bajas en gra­sa como el pavo, el pollo, la soja y el pes­ca­do bajo en gra­sa. Otros pro­duc­tos como fru­tas, fri­jo­les, ver­du­ras, legum­bres y fru­tos secos son bene­fi­cio­sos debi­do a los áci­dos gra­sos que con­tie­ne, que pro­mue­ven el cre­ci­mien­to del cabe­llo.

La inges­ta de pro­teí­nas en la die­ta esta­dou­ni­den­se está en un nivel lamen­ta­ble­men­te bajo. Esta es una de las razo­nes por las que las per­so­nas en algu­nos paí­ses tie­nen un cre­ci­mien­to den­so del cabe­llo has­ta la vejez, mien­tras que los esta­dou­ni­den­ses sufren de cal­vi­cie.

Evitar ali­men­tos como las papas, el pan y la pas­ta ayu­da a man­te­ner los nive­les de insu­li­na bajo con­trol. Si opta­mos por la pas­ta y el pan, deben estar hechos de tri­go inte­gral. Los ali­men­tos refi­na­dos y pro­ce­sa­dos tam­po­co son opcio­nes salu­da­bles, ya que care­cen de vita­mi­nas esen­cia­les que pro­mue­van un cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo.

No se olvi­de de masa­jear el cue­ro cabe­llu­do dia­ria­men­te para esti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

El vínculo entre la dieta y la caída del cabello

Comencemos con una decla­ra­ción repe­ti­da a menu­do — la pér­di­da de cabe­llo es nor­mal; pue­de haber alre­de­dor de 100 pelos cada día y no hay moti­vo de preo­cu­pa­ción. ¿Escéptico? Según la Clínica Mayo en los Estados Unidos, el cabe­llo vie­jo y muer­to debe fallar para que el cabe­llo nue­vo crez­ca. La pér­di­da de cabe­llo se con­vier­te en un pro­ble­ma si es inhe­ren­te­men­te exce­si­va y se pue­de hacer por varias razo­nes.

Una mane­ra de pre­ve­nir la caí­da del cabe­llo es lle­var una die­ta sana y equi­li­bra­da. Los ali­men­tos que come­mos real­men­te jue­gan un papel muy impor­tan­te en el bien­es­tar de nues­tro cabe­llo. Otra opción es inte­rrum­pir el uso de pro­duc­tos duros para el cabe­llo y evi­tar el seca­do por sopla­do y el pei­na­do con alto calor. Un der­ma­tó­lo­go o un espe­cia­lis­ta cua­li­fi­ca­do en el cabe­llo es el mejor lugar para hacer un diag­nós­ti­co correc­to de la pér­di­da de cabe­llo y obte­ner el tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Una die­ta salu­da­ble sig­ni­fi­ca evi­tar los ali­men­tos que care­cen de la die­ta ade­cua­da. Según la Universidad de Maryland Medical Center, ali­men­tos ricos en anti­oxi­dan­tes y nutrien­tes son la die­ta más salu­da­ble para recor­dar. Las ver­du­ras de hoja ver­de oscu­ro, los cerea­les inte­gra­les, los toma­tes, los pimien­tos, las bayas y otras fuen­tes de pro­teí­nas y hie­rros vege­ta­les y ani­ma­les, la car­ne magra, el pes­ca­do y las len­te­jas deben for­mar par­te de la die­ta nor­mal.

Si adop­ta­mos hábi­tos que arrui­nan el pro­ce­so diges­ti­vo natu­ral, ter­mi­na­mos con malas pro­pie­da­des diges­ti­vas. Esto difi­cul­ta la diges­tión ade­cua­da de los ali­men­tos que come­mos. Las defi­cien­cias de nutrien­tes pue­den ser com­pen­sa­das por pre­pa­ra­cio­nes vita­mí­ni­cos.

La ver­da­de­ra cone­xión entre el cabe­llo y la die­ta es el hecho de que el cabe­llo con­sis­te prin­ci­pal­men­te en pro­teí­nas. Es lógi­co que al con­su­mir más pro­teí­nas poda­mos obte­ner un cabe­llo sano, pero man­ten­ga­mos esta decla­ra­ción en la pers­pec­ti­va correc­ta. Un bis­tec cada noche para la cena no ayu­da­rá. Una die­ta alta en gra­sas aumen­ta­rá los nive­les de tes­tos­te­ro­na del cuer­po, que se ha aso­cia­do con la pér­di­da de cabe­llo. La leche de soja, el tofu, el híga­do de ter­ne­ra, las almen­dras, los hue­vos, el yogur y el que­so bajo en gra­sa son bue­nos ali­men­tos para agre­gar a su die­ta.

Esto es algo que nor­mal­men­te no se oye — la síli­ce es genial para per­mi­tir que el cuer­po absor­ba vita­mi­nas y mine­ra­les. Si el cuer­po no tie­ne una can­ti­dad sufi­cien­te de síli­ce, todos los suple­men­tos vita­mí­ni­cos en el mun­do no ayu­da­rán. Añade bro­tes de fri­jol, papas, pepi­nos y pimien­tos con la piel a tu die­ta. A par­tir de las plán­tu­las, pimien­tos y pepi­nos se pue­de pre­pa­rar una ensa­la­da — el con­su­mo de ensa­la­das cru­das ofre­ce al cuer­po la die­ta más alta posi­ble.

Los efectos de la caída del cabello en los hombres

La pér­di­da de cabe­llo en los seres huma­nos es un pro­ce­so natu­ral, pero la gra­ve­dad de la pér­di­da de cabe­llo varía de per­so­na a per­so­na. Hombres y muje­res se ven afec­ta­dos por la pér­di­da de cabe­llo, pero la mayo­ría de los afec­ta­dos pare­cen ser hom­bres. ¿Por qué los hom­bres pier­den el pelo? Hay varias teo­rías y mucha inves­ti­ga­ción en este cam­po. La inves­ti­ga­ción moder­na pre­sen­ta el pro­ble­ma de la cal­vi­cie como resul­ta­do de un des­equi­li­brio hor­mo­nal o quí­mi­co en el cuer­po.

La pér­di­da de cabe­llo en hom­bres o muje­res pue­de afec­tar seria­men­te la con­fian­za en sí mis­mos, y los casos gra­ves pue­den con­du­cir a depre­sión y otros pro­ble­mas de salud men­tal. Si bien pue­de ser ten­ta­dor sacar una tar­je­ta de cré­di­to y com­prar todo tipo de medios para des­ha­cer­se de este pro­ble­ma humi­llan­te, detén­ga­se por un momen­to para recor­dar que la mayo­ría de los reme­dios para la pér­di­da de cabe­llo aún no han sido pro­ba­dos.

Lo que que­re­mos hacer es abor­dar la raíz de los pro­ble­mas de la cal­vi­cie en los hom­bres y las for­mas en que se pue­de abor­dar el pro­ble­ma.

Tenemos que enten­der que la pér­di­da de cabe­llo es par­te de la cir­cu­la­ción natu­ral y la fun­cio­na­li­dad del cuer­po. Hombres, muje­res e inclu­so niños pier­den el cabe­llo cada día ya que esto pro­mue­ve el cre­ci­mien­to de nue­vo cabe­llo. En la mayo­ría de los casos, alre­de­dor del 90 por cien­to del cabe­llo en la cabe­za de una per­so­na está en un esta­do de cre­ci­mien­to. El otro 10 por cien­to ha cre­ci­do y falla­rá con el tiem­po.

Hay otro lado de la pér­di­da de cabe­llo, a saber, pér­di­da exce­si­va de cabe­llo que va más allá de lo nor­mal. Oficialmente, esto se lla­ma alo­pe­cia; la cal­vi­cie con patrón mas­cu­lino se lla­ma alo­pe­cia andro­gé­ni­ca. Cuando los hom­bres pier­den el cabe­llo, esto es gene­ral­men­te un ras­go here­da­do. Según los estu­dios rea­li­za­dos en esta área, la heren­cia de la cal­vi­cie gené­ti­ca pro­vie­ne del lado materno de la fami­lia. El pro­ble­ma comien­za con un adel­ga­za­mien­to de los tem­plos y lue­go con­ti­núa cubrien­do el res­to de la cabe­za.

Sencillamente, los hom­bres tie­nen un gen espe­cí­fi­co que con­du­ce a la pro­duc­ción de can­ti­da­des exce­si­vas de DHT, un pro­duc­to quí­mi­co que gene­ral­men­te se con­si­de­ra ino­fen­si­vo. Sin embar­go, el exce­so de sus­tan­cia quí­mi­ca reac­cio­na nega­ti­va­men­te con los folícu­los pilo­sos, los mata o los daña y hace que el cabe­llo falle y ya no vuel­va a cre­cer.

Hay nume­ro­sos tra­ta­mien­tos para la cal­vi­cie en los hom­bres, pero no todos han sido pro­ba­dos cien­tí­fi­ca­men­te. Hay medi­ca­men­tos, dis­po­si­ti­vos cos­mé­ti­cos, ciru­gía, medi­ci­na alter­na­ti­va y mucho más. No exis­te una cura cono­ci­da para la cal­vi­cie; todos los tra­ta­mien­tos fun­cio­nan con­tra el pro­ble­ma, pre­vie­nen más pér­di­da de cabe­llo o detie­nen la pér­di­da de cabe­llo; nin­guno real­men­te hace que el cabe­llo crez­ca cuan­do el folícu­lo está com­ple­ta­men­te muer­to.

Pensar fuera de la caja para detener la caída del cabello

Una joven que aca­ba­ba de cum­plir 20 años se sen­tía dema­sia­do joven para hacer fren­te a la ver­guen­za y la ansie­dad aso­cia­das con la pér­di­da seve­ra de cabe­llo. En el trans­cur­so de un año, fue a ver a los médi­cos y pro­bó varios tra­ta­mien­tos que le rece­ta­ron. Incapaz de encon­trar nin­gún ali­vio, deci­dió comen­zar a inves­ti­gar la pér­di­da de cabe­llo para ver si podía ayu­dar­se a sí mis­ma.

Después de meses de ago­nía y tra­ta­mien­tos que incluían el uso tópi­co de rogaí­na y una píl­do­ra, el pro­ble­ma no des­apa­re­ció. Entonces el médi­co comen­zó a lidiar con el des­equi­li­brio hor­mo­nal y los pro­ble­mas de pér­di­da de cabe­llo rela­cio­na­dos con el estrés. Básicamente, el mun­do médi­co a veces es exa­ge­ra­do en sus expec­ta­ti­vas, siem­pre tenien­do en cuen­ta pro­ble­mas com­ple­jos, y dema­sia­do pesi­mis­ta al espe­rar siem­pre lo peor.

La mayo­ría de los médi­cos tien­den a pasar por alto lo que hay en sus nados — el hecho de que una gran par­te de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se no tie­ne una nutri­ción ade­cua­da en sus cuer­pos. Esto se debe a los malos hábi­tos ali­men­ti­cios de las per­so­nas. Si se toman nutrien­tes impor­tan­tes del cuer­po, el cue­ro cabe­llu­do no pue­de obte­ner los ali­men­tos que nece­si­ta. El resul­ta­do es una die­ta pobre o fal­tan­te de folícu­los pilo­sos. ¿Cómo pue­de cre­cer el cabe­llo en tales cir­cuns­tan­cias cuan­do el cuer­po tie­ne una fal­ta de vita­mi­nas?

Si usted sufre de pér­di­da de cabe­llo y está can­sa­do de visi­tar a su médi­co en bus­ca de la solu­ción ideal, inten­te tomar un com­pri­mi­do mul­ti­vi­ta­mí­ni­co. Esto pro­por­cio­na a su cuer­po los nutrien­tes que nece­si­ta. Pídele al médi­co que te reali­ce algu­nas prue­bas para ave­ri­guar si estás ané­mi­co; esta es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de pér­di­da de cabe­llo.

Esta joven era sabia; Comenzó a inves­ti­gar Internet para ave­ri­guar qué cau­só la defi­cien­cia de vita­mi­nas. Aquí pue­de ave­ri­guar que algu­nas de las cau­sas de la defi­cien­cia de vita­mi­nas pue­den deber­se a la enfer­me­dad celía­ca o al sín­dro­me de Leaky Down. Estos pro­ble­mas se ori­gi­nan en el intes­tino del­ga­do y con­du­cen a una mala absor­ción de vita­mi­nas y mine­ra­les en el cuer­po. El sín­dro­me del intes­tino irri­ta­ble tam­bién pue­de pro­vo­car la pér­di­da del cabe­llo.

Una vez que un médi­co ha iden­ti­fi­ca­do la cau­sa espe­cí­fi­ca del pro­ble­ma, se pue­de tomar el tra­ta­mien­to correc­to para resol­ver el pro­ble­ma. Esto con­du­ce inme­dia­ta­men­te a una dis­mi­nu­ción en la inten­si­dad de la pér­di­da de cabe­llo. Un suple­men­to vita­mí­ni­co que pro­por­cio­na las vita­mi­nas y mine­ra­les que fal­tan tam­bién es bene­fi­cio­so.

Esta joven era sabia; Comenzó a inves­ti­gar Internet para ave­ri­guar qué cau­só la defi­cien­cia de vita­mi­nas. Aquí pue­de ave­ri­guar que algu­nas de las cau­sas de la defi­cien­cia de vita­mi­nas pue­den deber­se a la enfer­me­dad celía­ca o al sín­dro­me de Leaky Down. Estos pro­ble­mas se ori­gi­nan en el intes­tino del­ga­do y con­du­cen a una mala absor­ción de vita­mi­nas y mine­ra­les en el cuer­po. El sín­dro­me del intes­tino irri­ta­ble tam­bién pue­de pro­vo­car la pér­di­da del cabe­llo.

Una vez que un médi­co ha iden­ti­fi­ca­do la cau­sa espe­cí­fi­ca del pro­ble­ma, se pue­de tomar el tra­ta­mien­to correc­to para resol­ver el pro­ble­ma. Esto con­du­ce inme­dia­ta­men­te a una dis­mi­nu­ción en la inten­si­dad de la pér­di­da de cabe­llo. Un suple­men­to vita­mí­ni­co que pro­por­cio­na las vita­mi­nas y mine­ra­les que fal­tan tam­bién es bene­fi­cio­so.

La fal­ta de cal­cio, vita­mi­na D y hie­rro pue­de pro­vo­car la pér­di­da de cabe­llo. Otra cosa que vale la pena pro­bar es encon­trar un cham­pú más natu­ral para su cabe­llo, en lugar de uno que está lleno de pro­duc­tos quí­mi­cos y muchas pro­me­sas.

Tratamientos para adelgazar el cabello y la calvicie

¿Empiezas a ver más de tu cue­ro cabe­llu­do todos los días cuan­do te miras en el espe­jo? ¿Condujiste la vida bas­tan­te bien has­ta que un día de repen­te te miras­te al espe­jo y des­cu­bris­te tu cue­ro cabe­llu­do en lugar de tu grue­sa cabe­za de pelo? ¿Tu cepi­llo de pelo tie­ne más pelo todos los días? ¡La pala­bra no es dolo­ro­sa, y no estás solo en tu mise­ria! Dirígete, por­que hay tra­ta­mien­tos que pue­den ayu­dar a resol­ver el pro­ble­ma.

Vamos a abor­dar el pro­ble­ma posi­ti­va­men­te y echar un vis­ta­zo a los dife­ren­tes méto­dos dis­po­ni­bles para des­ha­cer o dejar de adel­ga­zar el cabe­llo y la cal­vi­cie. A medi­da que enve­je­ce­mos, el cabe­llo pue­de vol­ver­se más fino, gris y seco.

La pér­di­da de cabe­llo real y un cue­ro cabe­llu­do cal­vo es una con­di­ción en la que el cabe­llo falla y ya no cre­ce. Hay muchas razo­nes para esto, inclu­yen­do des­equi­li­brios hor­mo­na­les, malos hábi­tos ali­men­ti­cios, un esti­lo de vida dema­sia­do indul­gen­te con alcohol, taba­co y dro­gas. La gené­ti­ca tam­bién pue­de ser una de las cau­sas de la cal­vi­cie, espe­cial­men­te en los hom­bres.

Con la edad, el cabe­llo se seca por­que las glán­du­las de acei­te natu­ral en la piel pro­du­cen menos acei­te para lubri­car la piel. La fal­ta de lubri­ca­ción y pro­tec­ción pue­de hacer que el cabe­llo se vuel­va que­bra­di­zo y sen­si­ble a la rotu­ra. El cabe­llo seco y daña­do pue­de pare­cer más del­ga­do que las hebras en reali­dad. Se ofre­cen tra­ta­mien­tos salu­da­bles para el cabe­llo, como cham­pús y enjua­gues a base de hier­bas, así como enjua­gues capi­la­res.

El cabe­llo fino es el resul­ta­do de que las hebras del cabe­llo se vuel­ven más del­ga­das debi­do a la edad. A la edad de 40 años, por ejem­plo, los tallos del cabe­llo se vuel­ven un 5 por cien­to más del­ga­dos en com­pa­ra­ción con hace 20 años. El cabe­llo con­sis­te prin­ci­pal­men­te en pro­teí­nas; el pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to afec­ta la capa­ci­dad del cuer­po para pro­du­cir pro­teí­nas en la can­ti­dad reque­ri­da, resul­tan­do en cabe­llo muy fino. Cambiar la die­ta y usar pro­duc­tos que dan a los ejes del cabe­llo ple­ni­tud son dos opcio­nes que gene­ral­men­te fun­cio­nan.

La for­ma en que la luz se refle­ja en el cabe­llo cam­bia cuan­do se pier­de el pig­men­to natu­ral del cabe­llo. Las célu­las en la base de los folícu­los pilo­sos cesan su pro­duc­ción de mela­ni­na a medi­da que enve­je­ce­mos. Cuando el cabe­llo se vuel­ve gris o blan­co, el color más cla­ro tam­bién hace que parez­ca más del­ga­do y fino. Esto pue­de hacer que la cal­vi­cie parez­ca exa­ge­ra­da, así que no ten­gas dema­sia­da pri­sa para estre­sar­te. Duke University reali­zó estu­dios que demos­tra­ron que el estrés es un fac­tor impor­tan­te en las canas. Los tin­tes y tin­tes para el cabe­llo cubren tem­po­ral­men­te las canas, pero una die­ta salu­da­ble con­du­ce a un cabe­llo salu­da­ble.

Comprender la caída del cabello en las mujeres

¿Sufres de pérdida de cabello?

¿Necesita urgen­te­men­te la infor­ma­ción y el ase­so­ra­mien­to ade­cua­dos? Usted está en el lugar correc­to para ave­ri­guar acer­ca de la pér­di­da de cabe­llo en el sexo her­mo­so. En pri­mer lugar, es nece­sa­rio enten­der que las muje­res que expe­ri­men­tan pér­di­da de cabe­llo no están solas; este es un pro­ble­ma de pro­por­cio­nes uni­ver­sa­les. Entendemos que la pér­di­da de cabe­llo pue­de ser mucho más trau­má­ti­ca para una mujer que para un hom­bre.

Es hora de des­ha­cer­se de las dudas, mie­dos, con­fu­sio­nes y ver­guen­zas que te ator­men­tan en cada momen­to de vigi­lia y encuen­tres la mejor solu­ción al pro­ble­ma. Antes de lle­gar a este pun­to, pri­me­ro acla­re­mos los mitos que rodean la caí­da del cabe­llo. Sucede que pier­des el cabe­llo debi­do al estrés, pero solo en una situa­ción de agi­ta­ción extre­ma que dura meses sin cesar pue­de pro­du­cir­se una pér­di­da de cabe­llo. Las die­tas para el emba­ra­zo y el acci­den­te pue­den con­du­cir a la pér­di­da de cabe­llo, y se reco­mien­da el tra­ta­mien­to en con­sul­ta con un médi­co.

En las muje­res, los pelos comien­zan a adel­ga­zar en todo el cue­ro cabe­llu­do; esto pue­de ser un even­to menor o muy dra­má­ti­co. Independientemente de la gra­ve­dad de la pér­di­da de cabe­llo, la cau­sa prin­ci­pal es la sen­si­bi­li­dad de los folícu­los pilo­sos a las hor­mo­nas en el cue­ro cabe­llu­do, espe­cial­men­te DHT o dihi­dro-tes­tos­te­ro­na. La mayo­ría de los tra­ta­mien­tos con­tra la pér­di­da de cabe­llo para las muje­res inclu­yen blo­quea­do­res de DHT. Lo mejor es con­sul­tar a un médi­co para encon­trar el mejor tra­ta­mien­to para su pro­ble­ma.

La esca­la Ludwig se uti­li­za a veces para cla­si­fi­car los dife­ren­tes tipos de pér­di­da de cabe­llo feme­nino. Es limi­ta­do en su uso, pero da una ima­gen pre­ci­sa del pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo. La alo­pe­cia andro­ge­né­ti­ca en las muje­res es el tipo de pér­di­da de cabe­llo que se pro­du­ce debi­do a des­equi­li­brios hor­mo­na­les y gene­ral­men­te se carac­te­ri­za por un adel­ga­za­mien­to gene­ral del cabe­llo y no por la pér­di­da de cabe­llo man­cha­do. Las cau­sas comu­nes de la pér­di­da de cabe­llo pue­den sur­gir de la toma o la inte­rrup­ción de los medi­ca­men­tos anti­con­cep­ti­vos, el tiem­po antes y des­pués de la meno­pau­sia, el tiem­po des­pués de la meno­pau­sia y el tiem­po des­pués del naci­mien­to. Con este tipo de alo­pe­cia, las muje­res pue­den al menos ser tran­qui­li­za­das por el hecho de que la cal­vi­cie com­ple­ta es una rare­za. Por lo gene­ral, es más una dis­mi­nu­ción visi­ble en el volu­men del cabe­llo que una cal­vi­cie real.

Usted pue­de estar dema­sia­do depri­mi­do debi­do a la pér­di­da de cabe­llo para dar­se cuen­ta de que hay opcio­nes de tra­ta­mien­to. Es sufi­cien­te visi­tar a un espe­cia­lis­ta cua­li­fi­ca­do en el cabe­llo. Hay una varie­dad de pro­duc­tos, medi­ca­men­tos y tra­ta­mien­tos que un médi­co pue­de rece­tar para tra­tar el pro­ble­ma. Las solu­cio­nes son bas­tan­te sim­ples, pero es nece­sa­rio dar el pri­mer paso para bus­car tra­ta­mien­to.

Uso de aceites para prevenir la caída del cabello

Hay una amplia selec­ción de acei­tes que pue­den ayu­dar a esti­mu­lar los folícu­los para un mejor cre­ci­mien­to del cabe­llo. A nadie le gus­ta per­der el pelo, así que exa­mi­ne­mos algu­nos de los acei­tes que pue­den ayu­dar­nos a man­te­ner nues­tro cabe­llo y pre­ve­nir la cal­vi­cie. En todo momen­to, una varie­dad de acei­tes se uti­li­za­ron para nutrir el cabe­llo y dar­le vita­li­dad y una vida útil.

Definición de aceites

Los acei­tes son una sus­tan­cia repe­len­te al agua que inclu­ye hume­dad den­tro de los tallos del cabe­llo. Cuando los acei­tes esen­cia­les se apli­can direc­ta­men­te en el cue­ro cabe­llu­do, ayu­da a aumen­tar el flu­jo san­guí­neo y pro­por­cio­nar nutrien­tes a los folícu­los pilo­sos.

La apli­ca­ción tópi­ca de acei­tes para el cabe­llo y el cue­ro cabe­llu­do ayu­da a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo esti­mu­lan­do el cue­ro cabe­llu­do y pro­te­gien­do las hebras capi­la­res. Al esti­mu­lar el cue­ro cabe­llu­do, el acei­te ayu­da a pro­mo­ver la for­ma­ción del cabe­llo. Los acei­tes pesa­dos for­ta­le­cen el eje del cabe­llo y evi­tan una rotu­ra fácil. Si se redu­cen los daños en el cabe­llo y la rotu­ra del cabe­llo, se man­tie­ne la vida útil natu­ral del cabe­llo.

Diferentes tipos de aceites para promover el crecimiento del cabello

Aceites pesados:

  • Los acei­tes como el acei­te de coco y el acei­te de ricino son acei­tes pesa­dos que ayu­dan a for­ta­le­cer el eje del cabe­llo y redu­cir la rotu­ra. Los acei­tes tam­bién ayu­dan a for­ta­le­cer el cabe­llo en sí, lo que ayu­da a redu­cir la pér­di­da de cabe­llo.

Aceite de mostaza:

  • Se cree para esti­mu­lar el cue­ro cabe­llu­do para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. El acei­te de mos­ta­za tie­ne un con­te­ni­do muy alto de zinc y sele­nio, que pre­vie­nen la pér­di­da de cabe­llo. Si estas sus­tan­cias esen­cia­les no están pre­sen­tes en el cuer­po, pue­de ocu­rrir pér­di­da de cabe­llo. El acei­te tam­bién es rico en beta­ca­ro­teno y una fuen­te salu­da­ble de nutrien­tes y vita­mi­nas que nutren el cue­ro cabe­llu­do. Cuando el beta­ca­ro­teno se con­vier­te en vita­mi­na A, aumen­ta la salud del cue­ro cabe­llu­do y pro­por­cio­na pro­tec­ción para el cabe­llo.

Aceites esenciales:

  • Hay varios acei­tes esen­cia­les como rome­ro y men­ta que tie­nen pro­pie­da­des esti­mu­lan­tes para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Los acei­tes ayu­dan a pre­ve­nir la pro­duc­ción exce­si­va de sebo, el acei­te natu­ral pro­du­ci­do por el cue­ro cabe­llu­do. Cuando se masa­jean en el cue­ro cabe­llu­do, los acei­tes envían un hor­mi­gueo en el cue­ro cabe­llu­do para mejo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Otros aceites:

  • El acei­te de ger­men de tri­go y el acei­te de oli­va son ingre­dien­tes popu­la­res en los pro­duc­tos para el cui­da­do del cabe­llo. Los acei­tes tie­nen un alto con­te­ni­do de nutrien­tes esen­cia­les como áci­dos gra­sos y vita­mi­nas A, D y E. Los acei­tes son úti­les para cui­dar el cabe­llo y para pro­te­ger con­tra los radi­ca­les libres y el daño que cau­san. El acei­te de ger­men de tri­go es par­ti­cu­lar­men­te útil para pre­ve­nir la pér­di­da de cabe­llo.

Curación para la caída del cabello

Por qué los remedios naturales son buenos para la pérdida de cabello

Ciertamente no hay esca­sez de tra­ta­mien­tos de pér­di­da de cabe­llo dis­po­ni­bles en el mer­ca­do hoy en día. Si fun­cio­nan o no pue­de ser una pre­gun­ta muy dife­ren­te. Si no está intere­sa­do en el ensa­yo y el error para ver lo que fun­cio­na y lo que no, los reme­dios natu­ra­les son la mejor opción. Hay una amplia gama de reme­dios natu­ra­les que ofre­cen tra­ta­mien­tos efi­ca­ces para la pér­di­da de cabe­llo.

La ven­ta­ja de usar reme­dios natu­ra­les es, por supues­to, la ausen­cia de efec­tos secun­da­rios. También nece­si­ta­mos una mejor com­pren­sión de los dife­ren­tes tra­ta­mien­tos, la for­ma en que se deben uti­li­zar los tra­ta­mien­tos y los resul­ta­dos espe­ra­dos de los tra­ta­mien­tos. Es acon­se­ja­ble apren­der tan­to como sea posi­ble sobre los diver­sos reme­dios natu­ra­les, dis­cu­tir con un médi­co el tipo de pro­ble­ma de pér­di­da de cabe­llo que enfren­tas, y el mejor reme­dio natu­ral para el pro­ble­ma.

Los reme­dios natu­ra­les para la pér­di­da de cabe­llo tie­nen bene­fi­cios que inclu­yen la ausen­cia de efec­tos secun­da­rios, no cau­san dolor o males­tar, no son muy caros, se pue­den com­prar fácil­men­te en la mayo­ría de las tien­das de salud o far­ma­cias, e inclu­so admi­nis­trar el tra­ta­mien­to es fácil.

Hierbas y acei­tes esen­cia­les son pro­ba­ble­men­te las for­mas más comu­nes de reme­dios natu­ra­les para la pér­di­da de cabe­llo. Los médi­cos con­ven­cio­na­les han apren­di­do a acep­tar la efi­ca­cia de estos pro­duc­tos, aun­que no hay mucha evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Durante siglos, la gen­te ha esta­do usan­do hier­bas y acei­tes para tra­tar un gran núme­ro de dolen­cias, que es inclu­so la mejor prue­ba de esto.

Estos son algunos ejemplos de remedios naturales conocidos para la pérdida de cabello:

  • El jen­gi­bre es una hier­ba muy útil que se pue­de encon­trar en nues­tras coci­nas en casa. A lo lar­go de la his­to­ria huma­na, el jen­gi­bre se ha uti­li­za­do para curar muchas dolen­cias des­de su des­cu­bri­mien­to. El jen­gi­bre con­tie­ne áci­dos gra­sos que for­ta­le­cen el tallo del cabe­llo y esti­mu­lan el cue­ro cabe­llu­do para pro­du­cir nue­vo cabe­llo.
  • El rome­ro y la sal­via son hier­bas que nece­si­tan ser coci­na­das jun­tas para crear un acon­di­cio­na­dor de cabe­llo. Las hier­bas se empa­pan y el agua se uti­li­za como un enjua­gue des­pués del cham­pú. Las hier­bas actúan sobre los folícu­los y los esti­mu­lan para for­mar cabe­llo. Las hier­bas tam­bién tra­ba­jan para pro­lon­gar la fase de repo­so del ciclo capi­lar, redu­cien­do la pér­di­da de cabe­llo.
  • El pimien­to rojo es una hier­ba que se mez­cla con el agua nor­mal del gri­fo y se pue­de apli­car al cue­ro cabe­llu­do en los luga­res don­de se ha pro­du­ci­do la pér­di­da de cabe­llo. La pimien­ta irri­ta la piel y libe­ra his­ta­mi­nas en las áreas de apli­ca­ción. Las his­ta­mi­nas son capa­ces de cam­biar la divi­sión celu­lar y fomen­tar los folícu­los pilo­sos a la pro­duc­ción de cabe­llo.
  • La adi­ción de hen­na al acon­di­cio­na­dor de cabe­llo que usas pue­de ayu­dar a sanar los folícu­los pilo­sos y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo. La hen­na tam­bién con­tie­ne pro­pie­da­des que sellan la cutí­cu­la capi­lar para hacer­la fuer­te y resis­ten­te al daño.

¿La cirugía de trasplante de cabello detendrá la pérdida de cabello

Cualquier per­so­na que se haya enfren­ta­do a la dolo­ro­sa pér­di­da de una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de cabe­llo duran­te un lar­go perío­do de tiem­po debe con­si­de­rar la posi­bi­li­dad de un tras­plan­te de cabe­llo. Una cal­vi­cie gene­ral­men­te ocu­rre en un patrón en la par­te delan­te­ra o en la cabe­za o en la par­te pos­te­rior de la cabe­za. En el tras­plan­te de cabe­llo, los folícu­los pilo­sos se eli­mi­nan de par­tes del cue­ro cabe­llu­do don­de hay un cre­ci­mien­to salu­da­ble del cabe­llo y se tras­plan­tan en áreas don­de se ha pro­du­ci­do cal­vi­cie.

Durante el tras­plan­te de cabe­llo, el médi­co extrae los folícu­los capi­la­res o los injer­tos capi­la­res y los tras­plan­ta en las áreas del cue­ro cabe­llu­do don­de se detie­ne el cre­ci­mien­to del cabe­llo. Si te estás pre­gun­tan­do qué suce­de con el área de la que se extir­pan los folícu­los, y si esas áreas van a ser cal­vas, la res­pues­ta es no. Solo se eli­mi­nan unos pocos folícu­los pilo­sos de cada gru­po o injer­to sano. El médi­co debe inser­tar miles de folícu­los en las zonas cal­vas para que el tra­ta­mien­to sea efi­caz. El peque­ño gru­po tam­bién hace que la apa­rien­cia sea más natu­ral.

En el tras­plan­te de cabe­llo, cada sesión pue­de durar de 5 a 10 horas, y la per­so­na nece­si­ta­rá al menos dos sesio­nes para lograr resul­ta­dos. Sin embar­go, el núme­ro de sesio­nes reque­ri­das depen­de de la gra­ve­dad del pro­ble­ma, el tama­ño de la cal­vi­cie a tra­tar, la tasa espe­ra­da de cal­vi­cie adi­cio­nal y el núme­ro de injer­tos nece­sa­rios para lograr resul­ta­dos y hacer que la per­so­na parez­ca natu­ral.

La ciru­gía de tras­plan­te de cabe­llo se reco­mien­da para hom­bres y muje­res que sufren de pér­di­da de cabe­llo here­di­ta­ria. El cri­te­rio prin­ci­pal para este tipo de tra­ta­mien­to es la dis­po­ni­bi­li­dad de sufi­cien­te vello de donan­te para que el tra­ta­mien­to ten­ga éxi­to.

Please enter correct post id for Video SEO Post

El color, la tex­tu­ra y el tipo de cabe­llo pue­den mar­car la dife­ren­cia si un can­di­da­to es ade­cua­do para el pro­ce­di­mien­to. Una per­so­na con el pelo riza­do grue­so en un tono oscu­ro es un buen can­di­da­to para un tras­plan­te de cabe­llo. El cabe­llo cubre una par­te más gran­de del cue­ro cabe­llu­do y le da a la per­so­na un aspec­to muy natu­ral. Si hay un gran con­tras­te entre el color del cue­ro cabe­llu­do y el color del cabe­llo, podría haber un pro­ble­ma por­que el tras­plan­te será muy obvio. En tales casos, pue­de ser mejor man­te­ner la apa­rien­cia cal­va que pare­cer obvia­men­te loco.

Un tras­plan­te de cabe­llo es sólo eso; ope­ra­ción y los cos­tes son pro­por­cio­na­les al impor­te del tra­ba­jo rea­li­za­do.

¿Quieres deshacer la pérdida de cabello?

Si su cabe­llo se ha caí­do fue­ra de lugar y usted está subien­do en las pare­des en un esta­do com­ple­ta­men­te para­noi­co, esta pági­na es para usted. Ofrecemos con­se­jos prác­ti­cos y con­se­jos para ayu­dar­te a lidiar con el pro­ble­ma de la caí­da del cabe­llo. No todos esta­mos obse­sio­na­dos con nues­tro cabe­llo o cuer­po, pero inclu­so para la per­so­na más poco exi­gen­te del mun­do, la pér­di­da repen­ti­na de cabe­llo pue­de ser una píl­do­ra difí­cil de tra­gar.

Algunos tipos de pér­di­da de cabe­llo son fáci­les de detec­tar, pero en otros el pro­ble­ma pue­de ocu­rrir debi­do a un pro­ble­ma médi­co sub­ya­cen­te u otros fac­to­res. Por ejem­plo, los exten­sos tra­ta­mien­tos de salón con el tiem­po, en los que el cabe­llo ha esta­do cons­tan­te­men­te expues­to a pro­duc­tos quí­mi­cos agre­si­vos, pue­den con­du­cir a una pér­di­da repen­ti­na de gran­des can­ti­da­des de cabe­llo. Cualquiera que sea la cau­sa del pro­ble­ma, nues­tro úni­co obje­ti­vo de con­su­mo es enfren­tar la terri­ble pers­pec­ti­va de con­se­guir cal­vi­cie en un futu­ro no muy lejano para dete­ner la caí­da del cabe­llo.

Debe enten­der­se al prin­ci­pio que hay cier­tos tipos de pér­di­da de cabe­llo que no se pue­den des­ha­cer. Por ejem­plo, pér­di­da de cabe­llo por razo­nes gené­ti­cas; si la pér­di­da de cabe­llo es here­di­ta­ria, no exis­te una cura cono­ci­da para la rees­truc­tu­ra­ción de genes here­di­ta­rios. Otro pro­ble­ma es que los hom­bres están gené­ti­ca­men­te dise­ña­dos para expe­ri­men­tar una cier­ta can­ti­dad de pér­di­da de cabe­llo con la edad. Esto es debi­do a la hor­mo­na mas­cu­li­na tes­tos­te­ro­na; dema­sia­do de ella y el cabe­llo se hin­cha en el cue­ro cabe­llu­do. Bueno, en reali­dad, dema­sia­da tes­tos­te­ro­na cau­sa el aumen­to en la pro­duc­ción de la hor­mo­na DHT, que impi­de que los folícu­los pilo­sos de pro­du­cir nue­vo cabe­llo.

En las muje­res, gra­cias a Dios, el pro­ble­ma de la pér­di­da de cabe­llo no es tan pro­nun­cia­do como en los hom­bres! Sin embar­go, las enfer­me­da­des, el emba­ra­zo, el par­to, la meno­pau­sia y una varie­dad de otros fac­to­res pue­den des­en­ca­de­nar la pér­di­da de cabe­llo. Cuando las muje­res tie­nen cier­tas enfer­me­da­des y se cor­ta el pelo, ya no pue­den vol­ver a cre­cer.

Tanto para hom­bres como para muje­res, rever­tir la pér­di­da de cabe­llo equi­va­le a hacer cier­tos cam­bios en nues­tras vidas. Es bien sabi­do que un cuer­po sano es sinó­ni­mo de ausen­cia de enfer­me­dad. También se sabe común­men­te que fumar cau­sa cán­cer, así que ¿por qué fumar? Una mala nutri­ción hace que los folícu­los pilo­sos absor­ban muy pocos nutrien­tes y dejen de pro­du­cir cabe­llo nue­vo. El exce­so de alcohol blo­quea la pro­duc­ción salu­da­ble de cabe­llo nue­vo. Todo lo que se dis­fru­ta con mode­ra­ción está bien siem­pre y cuan­do no afec­te el bien­es­tar del cuer­po.

Los hom­bres y las muje­res nece­si­tan ajus­tar su esti­lo de vida para man­te­ner un cuer­po y cue­ro cabe­llu­do salu­da­bles.

Té verde — ¿Ayuda en la lucha contra la pérdida de cabello?

El té ver­de está hecho de hojas de té que se han coci­do al vapor y seca­do sin pasar por el pro­ce­so de fer­men­ta­ción. Estudios recien­tes mues­tran que el té ver­de real­men­te pue­de ayu­dar a com­ba­tir la pér­di­da de cabe­llo de mane­ra efec­ti­va.

Se lle­vó a cabo un expe­ri­men­to en un gru­po de rato­nes que se enfren­tan a la pér­di­da de cabe­llo para pro­bar el efec­to del té ver­de en ellos. Algunos rato­nes reci­bie­ron agua pota­ble, mien­tras que los otros reci­bie­ron té ver­de.

Los resul­ta­dos mos­tra­ron que el té ver­de ayu­dó a todos los rato­nes en este gru­po de prue­ba en par­ti­cu­lar a dete­ner la pér­di­da de cabe­llo. Incluso con­du­jo a un cre­ci­mien­to del cabe­llo des­en­ca­de­na­do.

El gru­po de rato­nes expues­tos al agua pota­ble con­ti­nuó enfren­tan­do la pér­di­da de cabe­llo. Por supues­to, los huma­nos son dife­ren­tes de los rato­nes, y pode­mos reac­cio­nar de mane­ra dife­ren­te a las sus­tan­cias. Si el té ver­de es igual­men­te ade­cua­do para los seres huma­nos en la lucha con­tra la pér­di­da de cabe­llo toda­vía no está cla­ro.

Una razón por qué el té ver­de se con­si­de­ra efi­caz es que con­tie­ne pro­pie­da­des “anti­in­fla­ma­to­rias” que son bene­fi­cio­sas para hom­bres y muje­res que están en ries­go de pér­di­da exce­si­va de cabe­llo. También tie­ne una influen­cia en las hor­mo­nas del cuer­po.

Aumento del con­su­mo de té ver­de con­du­ce a la pro­duc­ción rápi­da de una hor­mo­na lla­ma­da glo­bu­li­na de unión a hor­mo­nas sexua­les (SHBG) en nues­tro torren­te san­guí­neo. SHBG pre­vie­ne la con­ver­sión de tes­tos­te­ro­na en otra hor­mo­na lla­ma­da dihi­dro­tes­tos­te­ro­na (DHT).

DHT ayu­da a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del cabe­llo en los niños. Pero según estu­dios rea­li­za­dos por la American Medical Association (AMA), algu­nos hom­bres y muje­res reac­cio­nan nega­ti­va­men­te a la DHT en una eta­pa pos­te­rior de la vida, lo que pue­de ser un pro­ble­ma gené­ti­co.

Por lo tan­to, el té ver­de podría ayu­dar en la lucha con­tra la pér­di­da de cabe­llo des­pla­zan­do mayo­res can­ti­da­des de SHBG en el torren­te san­guí­neo, que impi­den la for­ma­ción de DHT.

El té ver­de tam­bién se con­si­de­ra muy efi­caz en el cura­do de la cas­pa, que es una de las prin­ci­pa­les razo­nes para la pér­di­da de cabe­llo en niños y adul­tos. También ayu­da a curar la pso­ria­sis, una enfer­me­dad cró­ni­ca en la que el cue­ro cabe­llu­do está infec­ta­do con lesio­nes y man­chas rojas y secas.

El té ver­de regu­la la cas­pa­sa-14, una pro­teí­na res­pon­sa­ble de la repro­duc­ción celu­lar. Esta pro­pie­dad es bene­fi­cio­sa cuan­do se tra­ta de regu­lar la pso­ria­sis.

La cas­pa se pue­de curar con un cham­pú con té ver­de, o pue­des usar té ver­de con tu cham­pú nor­mal. Dado que los cham­pús nor­ma­les tam­bién pue­den con­te­ner algu­nos ele­men­tos que pue­den ser poten­cial­men­te can­ce­rí­ge­nos, siem­pre es mejor ver si su con­di­ción del cue­ro cabe­llu­do mejo­ra des­pués del uso exclu­si­vo de té ver­de.

Incluso si usted encuen­tra muchas refe­ren­cias en línea que expli­can los bene­fi­cios de usar té ver­de, hay algu­nos que creen que no tie­ne nin­gún efec­to obvio en su con­di­ción del cabe­llo. El té blan­co pare­ce ser pre­fe­ri­do por muchos en estos casos.

Otros creen que el con­su­mo pesa­do de té ver­de y soja fer­men­ta­da fun­cio­na­rá mara­vi­llas para su cabe­llo. Con una varie­dad de evi­den­cia y fuen­tes dis­po­ni­bles en línea, pue­de ser difí­cil de creer que el té ver­de no está ayu­dan­do a com­ba­tir la pér­di­da de cabe­llo.

Hay que tener en cuen­ta que no todos los tipos de pér­di­da de cabe­llo son igua­les y no todos se pue­den curar de la mis­ma mane­ra. Siempre es mejor con­sul­tar a una per­so­na exper­ta antes de deci­dir pro­bar algo nue­vo o dife­ren­te.

¿Se deben teñir las canas?

Usted tie­ne nota­ble­men­te muchas canas ? Si es así, podrías pen­sar en teñir­te el cabe­llo. El teñi­do o el lava­do semi­per­ma­nan­tes pue­den ser alter­na­ti­vas si usted no está seve­ra­men­te ate­nua­do. De lo con­tra­rio, la colo­ra­ción per­ma­nen­te del cabe­llo pue­de ser su úni­ca opción. ¿Deberías teñir­te el cabe­llo per­ma­nen­te­men­te o teñir­lo de for­ma natu­ral?

El aspec­to finan­cie­ro es un aspec­to impor­tan­te. Puedes com­prar tin­tes para el cabe­llo para usar­los en casa, pero pue­de ser que con­si­gas menos de los resul­ta­dos desea­dos. La colo­ra­ción pro­fe­sio­nal del cabe­llo pue­de ser cos­to­sa. Para man­te­ner sus raí­ces colo­rea­das, es nece­sa­rio hacer una visi­ta de salón cada cua­tro a ocho sema­nas. Además, es posi­ble que no desee que su cabe­llo ten­ga un solo color en todas par­tes. Las hebras o el cabe­llo oscu­ro se aña­di­rán a tu fac­tu­ra.

¿Tienes cier­to color de pelo en men­te? Desafortunadamente, es posi­ble que su cana no esté colo­rea­da en este tono. Peor aún, te encan­ta el color que tie­nes cuan­do sales del salón, sólo para des­cu­brir en unas sema­nas que tu cabe­llo se ha des­va­ne­ci­do a un tono que no pue­des sopor­tar. Los colo­res rojos son par­ti­cu­lar­men­te pro­pen­sos a des­va­ne­cer­se. También pien­sa en cómo se verán las raí­ces pla­tea­das en com­pa­ra­ción con la som­bra que eli­jas. Los colo­res en la zona rubia a menu­do se mez­clan mejor con raí­ces gri­ses.

Muchos colo­res de cabe­llo no se ven bien con­tra la piel enve­je­ci­da (o algu­nos con­tra cual­quier piel). Tal vez debe­rías orien­tar­te a la natu­ra­le­za y pen­sar en lo que es mejor para ti en este momen­to.

Una con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca tam­bién podría ser una con­si­de­ra­ción. La colo­ra­ción del cabe­llo con­tie­ne algu­nas sus­tan­cias fuer­tes que pro­ba­ble­men­te no son bue­nas para su cuer­po. Finalmente, muchas muje­res emba­ra­za­das dejan de teñir­se el cabe­llo para evi­tar que sus­tan­cias tóxi­cas dañen a sus bebés. ¿Realmente quie­res que estas sus­tan­cias sean absor­bi­das en tu cue­ro cabe­llu­do?

El tiem­po es otro fac­tor. El teñi­do capi­lar pue­de tar­dar de una a dos horas por visi­ta. Dependiendo de la fre­cuen­cia con la que nece­si­te teñir, pue­de pasar mucho tiem­po en el salón.

El cabe­llo gris pue­de ser muy atrac­ti­vo. Muchas muje­res encuen­tran hom­bres con canas que difie­ren en apa­rien­cia. El pelo de pla­ta en las muje­res pue­de ser her­mo­so.

Algunas cul­tu­ras ven las canas como un honor. Los rizos de pla­ta irra­dian madu­rez y sabi­du­ría. Te mere­ces estas canas, ¡así que úsa­lo con orgu­llo!

¿Deberías teñir tus rizos per­ma­nen­te­men­te? Tienes que ele­gir el color de cabe­llo que te hace lucir y sen­tir­te mejor, tenien­do en cuen­ta el cos­to y el esfuer­zo de cui­da­do. Dejar el cabe­llo natu­ral­men­te pue­de ser una bue­na opción para muchos adul­tos con canas.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter.

Por favor, lea antes de enviar
He leído y entendido la política de privacidad. Acepto que mis datos y datos se recopilarán y almacenarán electrónicamente para responder a mi consulta. Tenga en cuenta: Puede revocar su consentimiento en cualquier momento para el futuro enviando un correo electrónico a info@factorhair.de .

Factor Hair

No sueñes con un cabello hermoso y saludable. Con Factor Hair Activator puedes abordar el problema en la raíz y activar el nuevo crecimiento del cabello con una tasa de éxito de más del 93%.

Aproveche nuestra fórmula única, cuyo eficacia ha sido probada por estudios clínicos. Consigue un cabello más grueso, saludable y fuerte de lo que jamás creíste posible.

Factorhair 2019 © todos los derechos reservados.

Initiative: Fairness im Handel

Miembro de la iniciativa "Equidad en el Comercio".
Información sobre la iniciativa: https://www.fairness-im-handel.de

Programa de afiliados Webmaster para productos de belleza exclusivos